«La lí­nea nun­ca te­nía que ha­ber­se pues­to en ser­vi­cio en esas con­di­cio­nes»

«Es­toy con­ven­ci­do de que los téc­ni­cos que di­se­ña­ron es­to sa­ben que co­me­tie­ron un error gra­ví­si­mo», di­ce Ma­nuel Prie­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

Ma­nuel Prie­to se ha de­ja­do la piel en es­te ca­so pa­ra que su de­fen­di­do, el ma­qui­nis­ta Fran­cis­co Jo­sé Gar­zón Amo, no fue­ra con­si­de­ra­do el úni­co cul­pa­ble en la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial del ac­ci­den­te del Al­via. —¿Se es­pe­ra­ba es­te au­to? —Pues sí. Creo que ha­bía ele­men­tos su­fi­cien­tes en los in­for­mes pe­ri­cia­les y en el au­to de la Au­dien­cia pa­ra que hu­bie­ra una impu­tación, co­mo mí­ni­mo una. —¿Por qué? —El au­to de la Au­dien­cia de A Co­ru­ña de­jó cla­ro el asun­to de la eva­lua­ción de ries­gos y to­dos los pe­ri­tos ha­bían de­ter­mi­na­do que no se hi­zo la eva­lua­ción in­te­gral. Na­die ha di­cho que téc­ni­ca­men­te no fue­ra obli­ga­to­rio y la ma­yo­ría con­clu­ye­ron que nor­ma­ti­va­men­te era obli­ga­to­rio. Era ob­vio que ha­bía que impu­tar a los res­pon­sa­bles de no ha­ber­lo he­cho. Pe­ro hay que re­cor­dar que si no hu­bié­ra­mos re­cu­rri­do es­ta­ría­mos aho­ra pen­dien­tes del jui­cio. Se ha­bría ce­rra­do en fal­so. —Se va a impu­tar a al­guien que en reali­dad es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­do des­de el prin­ci­pio. Era al­go anó­ma­lo que no hu­bie­ra de­cla­ra­do. —Fue impu­tado dos ve­ces, la pri­me­ra se re­vo­có el au­to an­tes de que de­cla­ra­ra, y la se­gun­da se ne­gó a de­cla­rar, co­mo el res­to de los impu­tados. Y ya en la pri­me­ra oca­sión la Au­dien­cia de­jó cla­ro que, en ca­so de ha­ber impu­tacio­nes, de­bían di­ri­gir­se con­tra el res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad y el

pre­si­den­te del ADIF. —Pe­ro va a ser di­fí­cil bus­car res­pon­sa­bi­li­da­des más arri­ba. Los pre­si­den­tes del ADIF de­le­gan las com­pe­ten­cias de se­gu­ri­dad en per­so­nas co­mo Cor­ta­bi­tar­te, qui­zás pa­ra evi­tar que los im­pli­quen en ac­ci­den­tes. —Sí, pa­re­ce que tie­ne to­do de­le­ga­do, lo que no sé es si eso im­pli­ca que pue­de de­ci­dir to­do. Eso lo ten­drá que ex­pli­car él. Pe­ro pa­re­ce cla­ro que au­to­ri­zó la pues­ta en ser­vi­cio de la lí­nea en esas con­di­cio­nes, la des­co­ne­xión del ERTMS em­bar­ca­do y no hi­zo la eva­lua­ción de ries­go. ¿To­do eso lo hi­zo por su cuen­ta o por man­da­to? Lo ten­drá que acla­rar. —¿Hay un fac­tor po­lí­ti­co? ¿Qui­zás las pri­sas por inau­gu­rar? —Hu­bo un car­go que de­cla­ró que la de­ci­sión de cam­biar el pro­yec­to ori­gi­nal, y por tan­to de re­du­cir la se­gu­ri­dad, vino del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to. Si es así hay una de­ci­sión po­lí­ti­ca, y qui­zás fue­ra pa­ra acor­tar los pla­zos. Pe­ro los téc­ni­cos de­ben es­tar por la se­gu­ri­dad, y por mu­cho que di­ga un po­lí­ti­co de­be­rían ha­ber­se

plan­ta­do y dis­po­ner unas me­di­das de se­gu­ri­dad muy sim­ples que sí se pu­sie­ron des­pués del ac­ci­den­te. Sí. Pue­de ha­ber una do­ble res­pon­sa­bi­li­dad. —¿La ha­brá o se que­da­rá to­do en la es­fe­ra téc­ni­ca? —De­pen­de de lo que de­cla­re. La lí­nea nun­ca te­nía que ha­ber­se pues­to en ser­vi­cio en esas con­di­cio­nes. Si eso no de­pen­de ex­clu­si­va­men­te del di­rec­tor de Se­gu­ri­dad en la Cir­cu­la­ción, ten­drá que ha­ber más impu­tados. —¿De­cla­ra­rá? —Se co­men­ta­ba que no es­ta­ba de acuer­do con la es­tra­te­gia de no de­cla­rar la úl­ti­ma vez. Es­pe­ro que aho­ra lo ha­ga. —El juez ex­po­ne que la res­pon­sa­bi­li­dad de Cor­ta­bi­tar­te es­tá al mis­mo ni­vel que la de su de­fen­di­do. Su­pon­go que us­ted no pien­sa lo mis­mo. —Ese asun­to no me preo­cu­pa en ab­so­lu­to aho­ra. Lo es­tu­dia­re­mos cuan­do se cie­rre la ins­truc­ción. Lo im­por­tan­te es que aho­ra se de­ter­mi­nen to­das las cau­sas y to­dos los res­pon­sa­bles. Des­pués se ve­rá el ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno. Pe­ro es ob­vio que aquí hay al­guien em­pu­ja­do a un des­pis­te en cues­tión de se­gun­dos por fal­ta de se­gu­ri­dad en la vía. Y hay otros, en su des­pa­cho, con mu­cho tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que no se to­ma­ron. Pa­ra mí hay una di­fe­ren­cia. —¿Có­mo es­tá Gar­zón? —Bien. Ha­cien­do su vi­da más o me­nos nor­mal, tra­ba­jan­do en el pues­to que se le asig­nó con­for­me al pro­to­co­lo que hay en es­tos ca­sos [en el man­te­ni­mien­to de ma­te­rial ro­dan­te]. —Los pe­ri­tos han si­do cla­ves. In­clu­so el juez da im­por­tan­cia a la fra­se fi­nal del in­for­me de Jo­sé Mauel La­me­la, que so­lo es­tu­dió el ma­te­rial ro­dan­te. —Sí. La­me­la se ha­ce una pre­gun­ta que se ha­ce to­do el mun­do. ¿Có­mo es po­si­ble que un tren ten­ga que pa­sar de 200 a 80 por ho­ra sin nin­gu­na me­di­da de se­gu­ri­dad? No lo en­tien­de na­die. El in­for­me de Ma­ri­ñas es muy com­ple­to. Y el de Car­ba­llei­ra... él so­lo se des­cu­bre. No en­tra en los asun­tos téc­ni­cos, que es pa­ra lo que es pe­ri­to ju­di­cial. —Tam­bién ha si­do cru­cial la po­si­ción de la ase­gu­ra­do­ra de Ren­fe. Hay mu­cho di­ne­ro en jue­go. —Sí. Sus pe­ri­ta­jes han si­do cla­ves pa­ra el au­to de la Au­dien­cia. Y sin du­da man­ten­drá esa po­si­ción en la cau­sa. Estamos ha­blan­do de que la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil se re­par­ti­ría en­tre las dos ase­gu­ra­do­ras. —¿Cree que los téc­ni­cos que di­se­ña­ron la lí­nea son cons­cien­tes aho­ra de que se equi­vo­ca­ron? —Yo creo que sí. Es­toy con­ven­ci­do de que sa­ben que se equi­vo­ca­ron, que co­me­tie­ron un error gra­ví­si­mo. De in­me­dia­to pu­sie­ron las ba­li­zas que hu­bie­ran evi­ta­do el ac­ci­den­te. —¿Va a pe­dir una nue­va de­cla­ra­ción de su de­fen­di­do? —En prin­ci­pio, no. Aun­que su pri­me­ra de­cla­ra­ción se hi­zo en unas cir­cuns­tan­cias te­rri­bles.

BENITO OR­DÓ­ÑEZ

Prie­to es­pe­ra­ba que el juez se de­ci­die­se a impu­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.