Fe­rraz abre con­sul­tas pa­ra po­ner fin al va­cío de po­der en el PSOE ga­lle­go

La di­rec­ción federal de­ci­di­rá «en unos días» si nom­bra una nue­va ges­to­ra en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - DOMINGOS SAMPEDRO

La di­rec­ción federal del PSOE ha de­ci­di­do mo­ver fi­cha pa­ra in­ten­tar re­sol­ver «en unos días» la si­tua­ción com­ple­ta­men­te anó­ma­la en que ha que­da­do el par­ti­do en Ga­li­cia, des­pués de que el pa­sa­do día 9 se ago­ta­ra el man­da­to de la co­mi­sión ges­to­ra que pre­si­de la dipu­tada com­pos­te­la­na Pi­lar Can­ce­la. Des­de Fe­rraz han abier­to ya una ron­da de con­sul­tas con va­rios re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les del PS­deG con el fin de po­ner­le fin al va­cío de po­der que aho­ra mis­mo im­pe­ra en el par­ti­do, pues la ges­to­ra es­tá in­ca­pa­ci­ta­da pa­ra re­unir­se y to­mar de­ci­sio­nes con res­pal­do le­gal. Las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el nom­bra­mien­to de una nue­va di­rec­ción en Ga­li­cia vuel­ven a la agen­da, pe­ro es­ta vez el al­cal­de de Vi­go, Abel Ca­ba­lle­ro, acla­ra que la pro­pues­ta pa­ra que la pre­si­da Car­me­la Sil­va «es his­to­ria».

La ges­to­ra federal del par­ti­do, ca­pi­ta­nea­da por el as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez, es­tá lla­ma­da a to­mar una de­ci­sión «en unos días», apun­tan fuen­tes pró­xi­mas a Fe­rraz, que o bien pa­sa­rá por re­no­var el man­da­to al equi­po de Pi­lar Can­ce­la, con el fin de que con­duz­ca el PS­deG has­ta la ce­le­bra­ción del pró­xi­mo con­gre­so ga­lle­go, o bien con­sis­ti­rá en el nom­bra­mien­to de una ges­to­ra nue­va pa­ra asu­mir es­te co­me­ti­do.

La de­ci­sión, ya sea en un sen­ti­do o en otro, pue­de al­te­rar los equi­li­brios in­ter­nos del par­ti­do en Ga­li­cia en vís­pe­ras de que se ce­le­bren las pri­ma­rias a ni­vel federal pa­ra ele­gir al nuevo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, de ahí que des­de Ma­drid pre­fie­ran ac­tuar con cau­te­la y con­sul­tar a va­rios di­ri­gen­tes ga­lle­gos con el fin de en­he­brar una so­lu­ción en la que ca­si to­das las fa­mi­lias del par­ti­do pue­dan sen­tir­se có­mo­das.

Ges­to­ra afín a Bes­tei­ro

La ac­tual ges­to­ra fue nom­bra­da en mar­zo del 2016 pa­ra cu­brir el hue­co de­ja­do por Jo­sé Ra­món Gó­mez Bes­tei­ro, tras di­mi­tir co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS­deG de­bi­do a la de­ce­na de impu­tacio­nes ju­di­cia­les que le ca­ye­ron en­ci­ma. Se tra­ta de una co­mi­sión de diez per­so­nas, tan afín al pro­pio Bes­tei­ro que in­clu­so se per­mi­tió de­sig­nar al fren­te de la mis­ma a Pi­lar Can­ce­la, la que fue su nú­me­ro dos en el par­ti­do, y a Luís Ángel La­go La­ge, su res­pon­sa­ble de fi­nan­zas y ad­mi­nis­tra­ción, a quien Bes­tei­ro ya ha­bía co­lo­ca­do an­tes —en no­viem­bre del 2015— al fren­te de la ges­to­ra pro­vin­cial de Lu­go.

El man­da­to de es­ta di­rec­ción pro­vi­sio­nal ga­lle­ga, con vi­gen­cia ini­cial de seis me­ses, ex­pi­ra­ba du­ran­te la cam­pa­ña de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas, de ahí que Fe­rraz, to­da­vía con Cé­sar Lue­na al fren­te de la se­cre­ta­ría de or­ga­ni­za­ción, la re­no­va­ra por seis me­ses más, sin te­ner en cuen­ta la con­tes­ta­ción que la fi­gu­ra de Can­ce­la y su equi­po ya ha­bían des­per­ta­do en Ga­li­cia, es­pe­cial­men­te en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y en el en­torno de Abel Ca­ba­lle­ro, que lle­ga­ron a pe­dir for­mal­men­te la di­mi­sión de la nú­me­ro uno del PS­deG.

Tras la de­fe­nes­tra­ción de Pe­dro Sán­chez en Fe­rraz y la lle­ga­da del equi­po de Ja­vier Fer­nán­dez, el al­cal­de de Vi­go vio hue­co y pa­tro­ci­nó una ope­ra­ción pa­ra in­ten­tar cam­biar la ges­to­ra ga­lle­ga por otra pre­si­di­da por Car­me­la Sil­va, que to­ma­ría así el con­trol de la com­pos­te­la­na rúa de O Pino, don­de se ubi­ca la se­de cen­tral del PS­deG.

El freno de Ma­drid

El asal­to de Ca­ba­lle­ro no fue vis­to con bue­nos ojos en Fe­rraz, ni tam­po­co por al­gu­nos que com­par­tie­ron trin­che­ra con él en las pri­ma­rias ga­lle­gas, co­mo Jo­sé Blan­co, Xo­sé Sán­chez Bu­ga­llo o Ri­car­do Va­re­la, que en­ton­ces de­ci­die­ron po­ner­se de per­fil, mien­tras otros re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les del par­ti­do, ca­so de Gon­zá­lez For­mo­so, Da­río Cam­pos o Ju­lio Sa­cris­tán, se apea­ron abier­ta­men­te de la pro­pues­ta im­pul­sa­da des­de Vi­go.

A par­tir de ese mo­men­to, Ma­drid en­frió to­da po­si­bi­li­dad de un cam­bio or­gá­ni­co en Ga­li­cia, mien­tras Ca­ba­lle­ro se re­fu­gió en el con­fort de su for­tín po­lí­ti­co de Vi­go y de la FEMP.

Con to­do, el im­pás al que se lle­gó en el PS­deG, con una ges­to­ra des­pres­ti­gia­da e in­ca­paz de mar­car el rumbo es­tra­té­gi­co del par­ti­do, vol­vie­ron a po­ner so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de ha­cer al­gu­na co­rrec­ción. Y el ago­ta­mien­to del man­da­to de la ges­to­ra le abre a Fe­rraz una opor­tu­ni­dad pa­ra in­ter­ve­nir y son­dear la po­si­bi­li­dad de nom­brar una nue­va di­rec­ción más só­li­da y plu­ral, pe­ro con un en­car­go muy ta­sa­do, co­mo es el de con­du­cir el par­ti­do has­ta el pró­xi­mo con­gre­so ga­lle­go. En pa­ra­le­lo, Fe­rraz tam­bién es­tá lla­ma­do a de­ci­dir so­bre la si­tua­ción anó­ma­la crea­da en la pro­vin­cia de Lu­go, di­ri­gi­da por una ges­to­ra des­de ya ha­ce año y me­dio.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Car­me­la Sil­va y Abel Ca­ba­lle­ro en una ima­gen de ar­chi­vo tras la fir­ma de un pro­to­co­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.