Un ve­cino de Re­don­de­la se libra de la cár­cel tras con­fe­sar que abu­só de sus hi­jas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PI­TA

Un bra­si­le­ño re­si­den­te en Re­don­de­la se ha li­bra­do de ir a pri­sión tras con­fe­sar en una vis­ta de con­for­mi­dad en Vi­go que ha­bía abu­sa­do una vez de su hi­ja me­nor de edad du­ran­te las va­ca­cio­nes y que ha­bía rea­li­za­do abu­sos con­ti­nua­dos so­bre la her­ma­na ma­yor.

El acu­sa­do acep­tó una pe­na to­tal de dos años de cár­cel, pe­ro la Sec­ción Quin­ta de la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, con se­de en Vi­go, sus­pen­dió su in­gre­so en pri­sión a con­di­ción de que no de­lin­ca y que pa­gue sen­das in­dem­ni­za­cio­nes de 1.500 eu­ros a las víc­ti­mas.

La Fis­ca­lía so­li­ci­ta­ba ini­cial­men­te do­ce años de cár­cel, pe­ro lue­go re­du­jo su pe­ti­ción a dos años, uno por ca­da de­li­to, al te­ner en cuen­ta la ate­nuan­te de con­fe­sión de los he­chos.

La con­de­na aca­rrea la pér­di­da du­ran­te seis años de la pa­tria po­tes­tad de las me­no­res, aho­ra tu­te­la­das por la Xun­ta, y diez de ale­ja­mien­to.

La ma­dre, en re­bel­día

La ma­dre y ex­mu­jer, acu­sa­da de ha­ber con­sen­ti­do los abu­sos a las pe­que­ñas, no se pre­sen­tó al jui­cio y la sa­la la ha de­cla­ra­do en re­bel­día y or­de­na­do su busca y cap­tu­ra.

Se­gún la Fis­ca­lía, en­tre abril del 2008 y di­ciem­bre del 2011 el acu­sa­do se apro­ve­chó de la con­fian­za pro­pia de la re­la­ción fa­mi­liar y del afec­to que le pro­fe­sa­ban sus hi­jas de cor­ta edad, de en­tre 3 y 5 años, cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos. Así, de for­ma re­pe­ti­da, las lle­va­ba a la ca­ma a am­bas y les rea­li­za­ba to­ca­mien­tos. Los he­chos su­ce­die­ron en su do­mi­ci­lio fa­mi­liar, en el par­ti­do ju­di­cial de Re­don­de­la. El im­pli­ca­do apro­ve­cha­da la con­vi­ven­cia pro­pia de la fa­mi­lia y, tras el di­vor­cio, las vi­si­tas que las me­no­res rea­li­za­ban al do­mi­ci­lio del acu­sa­do. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Car­men Avendaño (Vi­go, 1954) desea que Lau­reano Ou­bi­ña, co­mo cual­quier pre­so, se reha­bi­li­te. Lo du­da, aun­que su de­seo es que lle­ve una vi­da nor­ma­li­za­da. Eso sí, le­jos de ella y de su fa­mi­lia. —¿Con­si­de­ra que Ou­bi­ña, tras 21 años en pri­sión, es­tá reha­bi­li­ta­do? —Lau­reano Ou­bi­ña ha cum­pli­do el ré­gi­men pe­ni­ten­cia­rio im­pues­to, co­mo cual­quier otra per­so­na. La ver­dad es que 21 años de cár­cel es una can­ti­dad im­por­tan­te, pe­ro no pue­do ase­gu­rar que no de­lin­ca nue­va­men­te, ni mu­chí­si­mo me­nos. Ou­bi­ña tie­ne po­cos es­crú­pu­los, afán de os­ten­ta­ción y ri­que­za y es­tá cla­ro que siem­pre exis­te un ries­go. Es una per­so­na que tie­ne de­re­cho a esa li­ber­tad, no la cues­tiono y creo en la re­in­ser­ción, pe­ro de la de él du­do. Aun­que yo tam­po­co creo que las pe­nas de cár­cel muy lar­gas, o la ca­de­na per­pe­tua, sean la me­jor —Ha­bla­mos de un hom­bre muy tem­pe­ra­men­tal, con las ideas muy fi­jas y bas­tan­te obs­ti­na­do. Aun­que su­pon­go que es­tos años de cár­cel tam­bién le ha­brán he­cho re­fle­xio­nar, y tam­po­co tie­ne una edad y una sa­lud co­mo pa­ra pa­sar más tiem­po en pri­sión. —Y cuan­do re­gre­se a Ga­li­cia, ¿arras­tra­rá el es­tig­ma? —Se­gui­rá sien­do co­no­ci­do, pe­ro no creo que ten­ga re­mor­di­mien­to al­guno por su pa­sa­do. —Ou­bi­ña di­jo na­da más sa­lir de la cár­cel que en las pri­sio­nes se mue­ve mu­cho di­ne­ro... —Lo mo­ve­rá él, que lo tie­ne, pe­ro el 99 % de la gen­te que es­tá ahí son per­so­nas en si­tua­ción de pre­ca­rie­dad to­tal, y sus fa­mi­lias, lo mis­mo. —¿Ha­bla de di­ne­ro de la dro­ga? —Me ima­gino. Ha­ce mu­chos años, es­te se­ñor te­nía so­lo un ca­mión y de la na­da hi­zo mu­cho di­ne­ro. Pri­me­ro se de­di­có al ta­ba­co y des-

pués a otros me­nes­te­res. Su­pon­go que le ha­brán qui­ta­do di­ne­ro, pe­ro que si­gue te­nien­do mu­cho, es­toy con­ven­ci­da de que sí. Y que yo se­pa nun­ca tu­vo una ac­ti­vi­dad hon­ra­da. —Am­bos las tu­vie­ron tie­sas, pe­ro tras más de dos dé­ca­das, ¿se­ría ca­paz de dia­lo­gar con él o im­pe­ra el ren­cor? —Quie­ro de­jar cla­ra una co­sa. Es­te se­ñor, las ve­ces que se ha di­ri­gi­do a mí fue pa­ra in­sul­tar­me y ca­lum­niar a mis hi­jos, y no ten­go na­da que ha­blar con él. Eso no quie­re de­cir que le guar­de ren­cor. Oja­lá que no vuel­va a acor­dar­me de Ou­bi­ña y que él no sal­ga más en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Oja­lá que pue­da ha­cer una vi­da nor­ma­li­za­da, aun­que no me gus­ta su for­ma de ser ni su chu­le­ría. —Tres con­de­nas por trá­fi­co de ha­chís y otra por blan­queo de ca­pi­ta­les. Pe­ro se le con­si­de­ra

res­pon­sa­ble de muer­tes por so­bre­do­sis de he­roí­na o co­caí­na: ¿es cohe­ren­te la acu­sa­ción? —Él re­pi­te cons­tan­te­men­te que so­lo tra­fi­có con ha­chís, co­mo dis­cul­pán­do­se por tra­tar­se de una dro­ga me­nos no­ci­va. Yo no pue­do de­cir, por fal­ta de prue­bas, que tra­fi­ca­ra con co­caí­na o he­roí­na, pe­ro es­tá cla­ro que él es­ta­ba me­ti­do en el mun­do y en las or­ga­ni­za­cio­nes de Arou­sa que aca­ba­ron tra­fi­can­do con las dro­gas más du­ras, por­que da­ban más be­ne­fi­cios que el ha­chís. —Lle­va más de tres dé­ca­das li­de­ran­do la lu­cha con­tra las dro­gas en Ga­li­cia: ¿echa en fal­ta la res­pues­ta so­cial que ha­bía al prin­ci­pio? —Creo que en­ton­ces se pu­so una ba­se só­li­da que hoy si­gue fun­cio­nan­do. El pro­ble­ma es que aho­ra el con­su­mo de al­cohol y de ma­rihua­na se ha nor­ma­li­za­do tan­to que asus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.