El nar­co­tra­fi­can­te cum­pli­rá en el CIS los 60 días sin per­mi­sos por el mal as­pec­to de su bar­ba

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - J. R.

El fu­tu­ro de Lau­reano Ou­bi­ña, en los pró­xi­mos 60 días há­bi­les, es­ta­rá con­di­cio­na­do por una san­ción que arras­tra de su pa­so por la cár­cel de Na­val­car­ne­ro. ¿El mo­ti­vo? Un al­ter­ca­do con un fun­cio­na­rio del ci­ta­do pe­nal que le re­cri­mi­nó el mal as­pec­to de su bar­ba por es­tar demasiado lar­ga. Se tra­ta de un ex­pe­dien­te que el cam­ba­dés no ha lo­gra­do es­qui­var (aun­que pre­sen­tó re­cur­so) y cu­ya san­ción, de dos me­ses sin per­mi­sos, se ha­rá efec­ti­va en el cen­tro de in­ser­ción so­cial (CIS) en el que ya re­si­de. La no­ti­cia no ha sen­ta­do bien en su en­torno, que siem­pre ha con­si­de­ra­do el ci­ta­do al­ter­ca­do co­mo una prue­ba más del tra­to ar­bi­tra­rio que, con­si­de­ran sus alle­ga­dos, re­ci­bió du­ran­te los 21 años que es­tu­vo en­tre re­jas. Y lo ar­gu­men­tan al re­cor­dar que en el mo­men­to del ci­ta­do al­ter­ca­do Ou­bi­ña ve­nía de ha­cer­se una biop­sia por los dos cán­ce­res que tie­ne diag­nos­ti­ca­dos.

Pe­ro más allá de las in­ter­pre­ta­cio­nes, el cam­ba­dés sa­be que no tie­ne más re­me­dio que aca­tar la san­ción, por lo que en los pró­xi­mos 60 días no po­drá sa­lir del CIS pa­ra na­da más que tra­ba­jar. Es­te, en prin­ci­pio, es el es­ce­na­rio al que ten­drá que adap­tar­se el arou­sano a fal­ta de que hoy se reúna, de for­ma or­di­na­ria co­mo ca­da miér­co­les, la jun­ta del CIS pa­ra dar luz ver­de, re­cha­zar o mo­di­fi­car los ho­ra­rios de en­tra­da y sa­li­da de lu­nes a vier­nes de es­te cen­tro y los per­mi­sos de fi­nes de se­ma­na que po­drá dis­fru­tar una vez fi­na­li­za­da la san­ción pe­ni­ten­cia­ria.

Ayer Ou­bi­ña pa­só su se­gun­do día en el CIS adap­tán­do­se a la ru­ti­na in­ter­na de es­te cen­tro y a la es­pe­ra de que hoy la jun­ta dé luz ver­de a la que, en prin­ci­pio, se­rá su nue­va vi­da. Tu­vo una en­tre­vis­ta con la psi­có­lo­ga del cen­tro pa­ra so­me­ter­se a una eva­lua­ción, re­vi­só la pren­sa, vio la te­le­vi­sión y re­co­no­ció a su en­torno que su ha­bi­ta­ción ac­tual es mu­cho me­jor que la de cual­quier cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.