Co­lec­ta pa­ra re­cons­truir la ca­sa que vo­ló el ase­sino de Se­sé

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Los ami­gos de Ma­ría Jo­sé Ma­teo, la mu­jer ase­si­na­da por su ma­ri­do el pa­sa­do mes de fe­bre­ro en Cha­pe­la, lo­ca­li­dad re­don­de­la­na cer­ca­na a Vi­go, han ini­cia­do una cam­pa­ña des­ti­na­da a re­unir di­ne­ro pa­ra re­cons­truir la ca­sa en la que vi­vía. El ho­gar de la mu­jer, co­no­ci­da por sus alle­ga­dos co­mo Se­sé, que­dó gra­ve­men­te da­ña­do por la ex­plo­sión de gas ace­le­ra­da con ga­so­li­na. Fue el mé­to­do que su ex­pa­re­ja, Emi­lio Fer­nán­dez Cas­tro, eli­gió pa­ra aca­bar con su vi­da y la de su es­po­sa, de la que es­ta­ba en trá­mi­tes de se­pa­ra­ción y con la que te­nía un hi­jo.

Co­mo con­se­cuen­cia, vo­ló la plan­ta su­pe­rior de la ca­sa, que se apun­ta­ló y pre­cin­tó tras el su­ce­so. La ma­dre de la víc­ti­ma tu­vo que mu­dar­se al ba­jo de la vi­vien­da con su otra hi­ja. Ba­jo el mis­mo te­cho vi­ve el hi­jo de los dos fa­lle­ci­dos. Los téc­ni­cos del Con­ce­llo de Re­don­de­la, in­clui­do el ar­qui­tec­to mu­ni­ci­pal, con­clu­ye­ron que la ca­sa era ha­bi­ta­ble y que no ha­bía da­ños es­truc­tu­ra­les, pe­ro el due­ño, un fa­mi­liar re­si­den­te en Ba­lea­res, cree que la par­te de arri­ba ten­drá que ser de­mo­li­da.

La fa­mi­lia es­tá aho­ra en una pe­no­sa si­tua­ción y ade­más de ha­ber per­di­do a un miem­bro en un su­ce­so te­rri­ble, el in­mue­ble es­tá en muy mal es­ta­do. Por es­te mo­ti­vo, ami­gos, ve­ci­nos y alle­ga­dos de Se­sé, que era una per­so­na muy que­ri­da en to­do su en­torno, han pues­to en mar­cha una cam­pa­ña des­ti­na­da a re­ca­bar fon­dos pa­ra re­cons­truir el ho­gar, al me­nos en su as­pec­to ma­te­rial. A la ac­ción se han su­ma­do en los úl­ti­mos días nu­me­ro­sos ne­go­cios y es­ta­ble­ci­mien­tos de Vi­go y Re­don­de­la que ade­más han di­fun­di­do es­ta pro­pues­ta a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra, en­tre to­dos, su­mar apo­yos y lle­gar, al me­nos, a la can­ti­dad que cal­cu­lan que se po­dría ne­ce­si­tar, que ron­da los 40.000 eu­ros.

El sis­te­ma que han idea­do es la pues­ta en cir­cu­la­ción de unos bo­nos nu­me­ra­dos que tie­nen un pre­cio de dos eu­ros co­mo do­na­ti­vo. En la pa­pe­le­ta se ex­pli­ca que se tra­ta de bo­nos «de apoio pa­ra re­cons­truír a ca­sa da fa­mi­lia de Ma­ría Jo­sé Ma­teo Gar­cía, des­fei­ta po­la vio­len­cia ma­chis­ta».

Por aho­ra se pue­den con­se­guir en lo­ca­les de Vi­go, en el bar La Jua­ki­na, el Prin­ce­sa, el Ca­fé Badía, Mis­tu­ra Teis, la se­de de la CIG, Sa­ra Gar­cía Pe­luq Art y The Glo­be School of En­glish. En Cha­pe­la tam­bién se des­pa­chan en el es­tan­co, el cen­tro cul­tu­ral y la pe­lu­que­ría Lo­li.

Se­gún el in­for­me pre­li­mi­nar de la au­top­sia, Emi­lio Fer­nán­dez y Ma­ría Jo­sé Ma­teo, Se­sé, mu­rie­ron por una do­ble cau­sa: un cho­que tér­mi­co y una in­to­xi­ca­ción de mo­nó­xi­do de car­bono. La po­li­cía cree que fue un cri­men ma­chis­ta pla­ni­fi­ca­do y eje­cu­ta­do a san­gre fría por el hom­bre, que cor­tó las man­gue­ras de dos bom­bo­nas de bu­tano que ha­bía en la vi­vien­da, ge­ne­ró una fu­ga y ver­tió ga­so­li­na al sue­lo. Al en­trar la ex­mu­jer, la at­mós­fe­ra era al­ta­men­te tó­xi­ca, él la re­tu­vo con la puer­ta ce­rra­da y en­cen­dió un me­che­ro, lo que in­fla­mó el gas y ge­ne­ró un in­cen­dio y una bo­la de fue­go de mil gra­dos. La ca­sa su­frió im­por­tan­tes da­ños de­bi­do a la ex­plo­sión.

M. MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.