Por una Ga­li­cia más in­ter­na­cio­na­li­za­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ha­ce unos días ce­le­brá­ba­mos el da­to his­tó­ri­co de que nues­tras ex­por­ta­cio­nes en 2016 su­pe­raron los 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en el 2016, un 6,4% más que en el 2015, con Ga­li­cia co­mo ter­ce­ra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en ni­vel de cre­ci­mien­to, sien­do el del con­jun­to de Es­pa­ña un 1,7 % (ex­por­ta­cio­nes por un va­lor de 254.000 mi­llo­nes de eu­ros). Y de­be­mos ale­grar­nos de es­te cre­ci­mien­to que su­po­ne pa­ra Ga­li­cia el 8 % del to­tal de las del con­jun­to del Es­ta­do cuan­do su PIB no lle­ga al 6 % y la po­bla­ción tam­po­co. En cuan­to a las mer­can­cías de ma­yor in­ci­den­cia, con­ti­núan con­cen­trán­do­se en au­to­mo­ción, tex­til-con­fec­ción y bu­ques; y los des­ti­nos, en Fran­cia, Por­tu­gal, Ita­lia, Reino Uni­do y Ale­ma­nia con al­gún li­ge­ro cre­ci­mien­to en Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos y la In­dia.

Con­vie­ne re­cor­dar que la internacionalización tam­bién com­pren­de los ser­vi­cios co­mo tu­ris­mo, lo­gís­ti­ca, trans­por­te, di­se­ño o ase­so­ra­mien­to, así co­mo la lo­ca­li­za­ción o des­lo­ca­li­za­ción de pro­ce­sos de pro­duc­ción que su­po­nen la cap­ta­ción de in­ver­sio­nes del ex­te­rior o rea­li­za­ción de in­ver­sio­nes ga­lle­gas en el ex­tran­je­ro.

No ca­be du­da de que, en mo­men­tos de des­ace­le­ra­ción del co­mer­cio mun­dial, cre­cer en nues­tras ex­por­ta­cio­nes es alen­ta­dor, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar la in­fluen­cia po­si­ti­va que su­po­ne la apre­cia­ción del dó­lar res­pec­to al eu­ro, que sin du­da te­ne­mos que apro­ve­char, la par­te de in­cre­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de­ri­va­da de unos sa­la­rios la­men­ta­ble­men­te más ba­jos por la cri­sis (a pe­sar de ha­ber subido la pro­duc­ti­vi­dad) y la re­duc­ción re­la­ti­va de la de­man­da in­ter­na que obli­ga a las empresas a bus­car nue­vos mer­ca­dos.

Y es­tas cir­cuns­tan­cias no van a per­ma­ne­cer mu- cho tiem­po, al me­nos en su to­ta­li­dad, por lo que de- be­mos apro­ve­char es­te vien­to de co­la pa­ra in­tro­du- cir con ce­le­ri­dad los cam­bios es­truc­tu­ra­les que me- jo­ren los con­di­cio­nes pa­ra que un ma­yor nú­me­ro de nues­tras empresas ad­quie­ran ta­ma­ños más com­pe­ti­ti­vos e in­cre­men­ten las es­tra­te­gias de internacionalización en su sen­ti­do más am­plio, tan­to en cuan­to a una ma­yor di­ver­si­dad de mer­can­cías y ser­vi­cios (nues­tros re­cur­sos en­dó­ge­nos son muy im­por­tan­tes, pe­ro ne­ce­si­ta­mos in­cre­men­tar el pro­ce­so de aña­dir­les va­lor) co­mo en una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción de los des­ti­nos. Ade­más de man­te­ner nues­tros mer­ca­dos en la UE (in­de­pen­dien­te­men­te del bre­xit, que no nos pue­de pa­rar, y los po­pu­lis­mos que in­cre­men­tan la in­cer­ti­dum­bre), te­ne­mos que orien­tar más nues­tros es­fuer­zos a paí­ses cu­ya de­man­da in­ter­na cre­ce con más in­ten­si­dad que la me­dia del mer­ca­do glo­bal, es­pe­cial­men­te Chi­na, In­dia, In­do­ne­sia, la Eu­ro­pa no co­mu­ni­ta­ria, La­ti­noa­mé­ri­ca y Orien­te Me­dio y, des­de lue­go, Ja­pón, Ca­na­dá, Aus­tra­lia o Es­ta­dos Uni­dos (a pe­sar del hi­po­té­ti­co pro­tec­cio­nis­mo del pre­si­den­te Trump que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ten­drá que re­con­du­cir).

Pe­ro, ade­más, en lo que te­ne­mos que plan­tear es­tra­te­gias lle­nas de crea­ti­vi­dad con ges­tio­nes y ac­cio­nes ri­gu­ro­sas y cons­tan­tes por par­te de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y las empresas es en la cap­ta­ción de in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas en Ga­li­cia pro­ce­den­tes del ex­te­rior, ver­da­de­ro ta­lón de Aqui­les de nues­tra internacionalización. Ade­más de es­ti­mu­lar a los in­ver­so­res y em­pre­sa­rios ga­lle­gos pa­ra que in­cre­men­ten sus in­ver­sio­nes en nues­tra tie­rra, te­ne­mos que po­ner Ga­li­cia a tono pa­ra cap­tar con mu­cha más in­ten­si­dad in­ver­sión pro­duc­ti­va de em­pre­sa­rios ex­tran­je­ros. Eso sí que es una Ga­li­cia in­ter­na­cio­na­li­za­da de ver­dad. So­lo in­cre­men­tan­do la lo­ca­li­za­ción em­pre­sa­rial en Ga­li­cia, con el con­se­cuen­te cre­ci­mien­to más ace­le­ra­do de nues­tro va­lor aña­di­do glo­bal, es po­si­ble crear más em­pleo pa­ra nues­tra gen­te y pa­ra una in­mi­gra­ción ade­cua­da en can­ti­dad, ca­li­dad e in­te­gra­ción que nos ayu­de a co­rre­gir nues­tro ma­yor pro­ble­ma, la si­tua­ción des­equi­li­bra­da de nues­tra de­mo­gra­fía. To­dos te­ne­mos que ser cons­cien­tes de que sin una pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal equi­li­bra­da, no hay país. Des­de ha­ce unos me­ses, es­tán sa­lien­do a la luz al­gu­nos ca­sos de es­ta­fa por par­te de unos in­de­sea­bles que, apro­ve­chan­do la so­li­da­ri­dad que por for­tu­na abun­da en­tre los es­pa­ño­les, fin­gen una en­fer­me­dad pro­pia o en su en­torno más cer­cano pa­ra ha­cer su agos­to par­ti­cu­lar. Lo peor de es­tas pre­sun­tas es­ta­fas es que re­per­cu­ti­rán ne­ga­ti­va­men­te en quien de ver­dad ne­ce­si­te ayu­da eco­nó­mi­ca en un fu­tu­ro in­me­dia­to.

El ar­gu­men­to más re­cu­rren­te que em­plean pa­ra per­sua­dir y sen­si­bi­li­zar a la gen­te es que tie­nen que via­jar a Es­ta­dos Uni­dos por­que allí, di­cen, se pue­den cu­rar to­das las en­fer­me­da­des. En mi hu­mil­de opi­nión, la sa­ni­dad es­pa­ño­la es equi­pa­ra­ble a las me­jo­res del mun­do. Me ex­pli­co.

El aba­jo fir­man­te es­tu­vo in­gre­sa­do en un hos­pi­tal de Ne­wark (Nue­va Jer­sey, EE.UU.) en ma­yo de 1996 por una gra­ve en­fer­me­dad. El equi­po mé­di­co y el per­so­nal hos­pi­ta­la­rio tu­vie­ron con­mi­go un com­por­ta­mien­to ex­ce­len­te. Des­pués de tres días in­gre­sa­do, me di­je­ron que si no se con­se­guía do­nan­te de mé­du­la com­pa­ti­ble con la mía, to­do aca­ba­ría fa­tal pa­ra mí. Me me­di­ca­ron pa­ra ha­cer el via­je has­ta el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ga­li­cia en San­tia­go, con la es­pe­ran­za de en­con­trar do­nan­te com­pa­ti­ble. No fue po­si­ble, ni si­quie­ra en­tre mis her­ma­nos. En­ton­ces el equi­po de he­ma­to­lo­gía lo in­ten­tó por otros cau­ces, hi­cie­ron to­do lo que es­ta­ba en sus ma­nos y el re­sul­ta­do fue ex­ce­len­te; vein­tiún años des­pués pue­do co­rro­bo­rar­lo.

Cier­to es que hay erro­res hu­ma­nos y fa­llos pun­tua­les en nues­tra sa­ni­dad, y que­da to­da­vía mu­cho que me­jo­rar, pe­ro a pe­sar de que al­gu­nas vo­ces in­ten­tan des­pres­ti­giar­la, si­gue sien­do sino la me­jor, de las me­jo­res del mun­do. De­je­mos de fla­ge­lar­nos. MA­NUEL ABEIJÓN VA­RA. Nos las pro­me­tía­mos muy fe­li­ces con el anun­cia­do pac­to edu­ca­ti­vo que re­to­ca­ría los as­pec­tos más con­tro­ver­ti­dos de la Lom­ce. Pe­ro ve­mos có­mo van pa­san­do las se­ma­nas y no se con­cre­ta en na­da aquel anun­cio.

¿Se­rá que el pac­to edu­ca­ti­vo tam­bién era un pla­to de len­te­jas, de esas que di­ce Maí­llo que o a las co­mes o las de­jas? ¿Se­rá el pac­to edu­ca­ti­vo tan efí­me­ro co­mo el pac­to an­ti­co­rrup­ción fir­ma­do con Ciu­da­da­nos? AN­DREA MAR­TÍ­NEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.