El desafío so­be­ra­nis­ta de Mas aca­ba con su ca­rre­ra y hun­de a su par­ti­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - G. BAREÑO

El ma­za­zo que su­po­ne la con­de­na que lo in­ha­bi­li­ta du­ran­te dos años pa­ra ejer­cer cual­quier car­go pú­bli­co y pa­ra ser can­di­da­to en unas elec­cio­nes es so­lo el pri­mer epi­so­dio del ne­gro pa­no­ra­ma po­lí­ti­co y ju­di­cial al que se en­fren­ta Ar­tur Mas, quien po­dría es­tar vi­vien­do su oca­so co­mo re­fe­ren­te del so­be­ra­nis­mo ca­ta­lán. En los úl­ti­mos me­ses, el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ini­ció una cam­pa­ña pa­ra vol­ver a ser can­di­da­to en sus­ti­tu­ción de Car­les Puig­de­mont —que ya ha anun­cia­do que no lo se­rá—, y re­to­mar así el li­de­raz­go del pro­ce­so ha­cia la in­de­pen­den­cia. Pe­ro él mis­mo asu­me ya que, tras la sen­ten­cia que lo in­ha­bi­li­ta, so­lo po­dría ser ca­be­za de car­tel en unos co­mi­cios que se ce­le­bra­ran en una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te. Si el Tri­bu­nal Su­pre­mo des­es­ti­ma su re­cur­so, lo que pa­re­ce más que pro­ba­ble, su úni­ca po­si­bi­li­dad de ser de nuevo can­di­da­to se­ría que se ago­ta­ra la ac­tual le­gis­la­tu­ra ca­ta­la­na, lle­gan­do así has­ta el 2019, cuan­do su con­de­na de in­ha­bi­li­ta­ción es­tu­vie­ra ya cum­pli­da. Pe­ro na­die, ni en su par­ti­do, el PDECat, ni en ERC, con­fía en que eso su­ce­da.

La ten­sión en­tre los dos so­cios de Go­bierno va en au­men­to por­que el lí­der de los re­pu­bli­ca­nos, Oriol Jun­que­ras, te­me ver­se arras­tra­do por los ca­sos de co­rrup­ción en los que es­tán im­pli­ca­dos des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes del PDECat. To­do apun­ta a que, gra­cias a las re­ve­la­cio­nes de acu­sa­dos arre­pen­ti­dos en los ca­sos Pa­lau y Pre­to­ria, el pro­pio Mas aca­ba­rá re­sul­tan­do im­pli­ca­do en el es­cán­da­lo de las co­mi­sio­nes del 3 % que co­bra­ba CDC. Sec­to­res de ERC apues­tan por ello por rom­per ya con PDECat y for­zar unas nue­vas elec­cio­nes en las que Mas que­da­ría fue­ra de jue­go. Jun­que­ras es­tá con­ven­ci­do de que, con sus so­cios des­ca­be­za­dos, ERC ga­na­ría esos co­mi­cios y él asu­mi­ría el ti­món del lla­ma­do pro­cés. Por el con­tra­rio, afron­tar la cam­pa­ña del re­fe­ren­do de la mano de un par­ti­do in­fes­ta­do por la co­rrup­ción las­tra­ría la cre­di­bi­li­dad y el fu­tu­ro de ERC.

Pe­ro es que, ade­más, en su pro­pio par­ti­do con­si­de­ran que el ci­clo de Ar­tur Mas es­tá ago­ta­do. Y, por ello, la pre­sión so­bre Puig­de­mont pa­ra que re­con­si­de­re su de­ci­sión de re­ti­rar­se va en au­men­to. La coor­di­na­do­ra del PDECat, Mar­ta Pas­cal, dio mues­tras el pa­sa­do do­min­go de que­rer rom­per con el las­tre de la co­rrup­ción al pe­dir ayu­da a la mi­li­tan­cia pa­ra for­jar un par­ti­do «que reivin­di­que la ho­nes­ti­dad» y que ten­ga en su pri­me­ra lí­nea a «la gen­te que se lo tra­ba­ja, y no a los que to­can». Un dis­cur­so en el que di­fí­cil­men­te en­ca­ja Mas.

Pe­ro lo más pro­ba­ble es que tam­po­co Puig­de­mont sea el can­di­da­to, por­que ha em­pe­ña­do su pa­la­bra en la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do. La hi­pó­te­sis más pro­ba­ble es que lle­gue a con­vo­car­lo y que sea in­me­dia­ta­men­te in­ha­bi­li­ta­do cau­te­lar­men­te por ello por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, lo que lle­va­ría a la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas an­ti­ci­pa­das, que se pre­sen­ta­rían co­mo ple­bis­ci­ta­rias. Un es­ce­na­rio en el que ERC y la CUP ten­drían to­das las de ga­nar y que, de con­fir­mar­se, cons­ta­ta­ría que Ar­tur Mas no so­lo ha arrui­na­do su pro­pia ca­rre­ra po­lí­ti­ca con su de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta y su errá­ti­ca ges­tión, sino que ha hun­di­do tam­bién a su pro­pio par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.