El exal­cal­de de San­ta Co­lo­ma de Gra­ma­net nie­ga ha­ber fa­vo­re­ci­do a la tra­ma Pre­to­ria

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

El exal­cal­de so­cia­lis­ta de San­ta Co­lo­ma de Gra­ma­net ne­gó ayer, en la se­gun­da se­sión del jui­cio del ca­so Pre­to­ria que tie­ne lu­gar en la Au­dien­cia Na­cio­nal, cual­quier tra­to de fa­vor a los im­pli­ca­dos en la tra­ma de co­rrup­ción ur­ba­nís­ti­ca que ac­tuó en­tre los años 2000 y 2009 en tres ayun­ta­mien­tos ca­ta­la­nes y que, se­gún la acu­sa­ción, de­frau­dó 45 mi­llo­nes de eu­ros.

Bar­to­meu Mu­ñoz, Bar­tu pa­ra sus ami­gos, pa­ra quien el fis­cal pi­de seis años y diez me­ses de pri­sión por dos de­li­tos de cohe­cho, ase­gu­ró que «nun­ca» ma­ni­pu­ló los con­cur­sos pú­bli­cos ni co­bró co­mi­sio­nes. Su fun­ción al fren­te del Ayun­ta­mien­to era la de «di­ri­gir los pro­ce­sos po­lí­ti­cos», y «man­te­ner­se apar­ta­do» de los pro­ce­sos téc­ni­cos. «La fun­ción de con­trol —di­jo— no es fun­ción del al­cal­de».

Ne­gó asi­mis­mo que el ex­dipu­tado au­to­nó­mi­co so­cia­lis­ta Luis An­drés Gar­cía, Lui­gi, que se en­fren­ta a ocho años de cár­cel, lo ase­so­ra­ra en esos te­mas. «Nun­ca ha te­ni­do nin­gún pa­pel» en el Ayun­ta­mien­to, apun­tó.

Lui­gi es el pre­sun­to con­se­gui­dor de la tra­ma co­rrup­ta, y de­cla­ró du­ran­te la ins­truc­ción que co­la­bo­ra­ba con el en­ton­ces al­cal­de de San­ta Co­lo­ma. En la vis­ta de ayer se es­cu­cha­ron gra­ba­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas en­tre Mu­ñoz y Gar­cía en las que ha­bla­ban de plie­gos de con­di­cio­nes de con­cur­sos ur­ba­nís­ti­cos que, por las fe­chas que ma­ne­ja el mi­nis­te­rio pú­bli­co, per­mi­ten su­po­ner que Lui­gi dis­po­nía de esos do­cu­men­tos an­tes de que se hi­cie­ran pú­bli­cos y que en­tre am­bos los mo­di­fi­ca­ban pa­ra be­ne­fi­ciar a empresas de con­fian­za.

Bar­tu no ne­gó que ha­bla­ra fre­cuen­te­men­te con Lui­gi, por su «pro­fun­da amis­tad» des­de ha­ce de­ce­nios, pe­ro sí des­car­tó que arre­gla­ran ad­ju­di­ca­cio­nes de obras pa­ra be­ne­fi­ciar­se. Al con­tra­rio que en otros mo­men­tos del jui­cio, el exal­cal­de se abs­tu­vo de con­tes­tar a las pre­gun­tas que se le hi­cie­ron so­bre es­tas gra­ba­cio­nes, si­guien­do así la es­tra­te­gia de la de­fen­sa, que ya en la pri­me­ra se­sión del jui­cio pi­dió la nu­li­dad de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.