Er­do­gan echa más le­ña al fue­go y cul­pa a Holanda de la ma­tan­za de Sre­bre­ni­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA ALONSO

Re­cep Tay­yip Er­do­gan no es­tá dis­pues­to a apla­car la cri­sis abier­ta con Holanda por im­pe­dir la en­tra­da de sus mi­nis­tros, y ayer si­guió su­bien­do el tono. Así, acu­só a los ho­lan­de­ses de prac­ti­car «te­rro­ris­mo de Es­ta­do» y de la ma­sa­cre de Sre­bre­ni­ca de 1995. Que los cas­cos azu­les de ese país no evi­ta­ran el ase­si­na­to de 8.000 bos­nios mu­sul­ma­nes a ma­nos de las fuer­zas ser­bias, la peor ma­tan­za co­me­ti­da en Eu­ro­pa des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, si­gue sien­do un te­ma muy sen­si­ble en los Paí­ses Ba­jos.

«Co­no­ce­mos a Holanda y los ho­lan­de­ses des­de la ma­sa­cre de Sre­bre­ni­ca. Co­no­ce­mos su ca­rác­ter co­rrup­to y estamos fa­mi­lia­ri­za­dos con có­mo ma­sa­cra­ron a 8.000 bos­nios», di­jo. El pri­mer mi­nis­tro ho­lan­dés, Mark Rut­te, ca­li­fi­có esas de­cla­ra­cio­nes de «mentira his­tó­ri­ca re­pug­nan­te» y la­men­tó el «tono his­té­ri­co» del pre­si­den­te tur­co.

A la sus­pen­sión de las re­la­cio­nes «al más al­to ni­vel» con La Ha­ya, An­ka­ra pre­vé aña­dir san­cio­nes eco­nó­mi­cas has­ta que «Holanda com­pen­se lo que ha he­cho», anun­ció el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, Nu­man Kur­tul­mus.

No vo­tar a Go­bier­nos ra­cis­tas

Er­do­gan tam­bién cri­ti­có el apo­yo de An­ge­la Mer­kel a Holanda, y le acu­só de pro­te­ger a te­rro­ris­tas por no aten­der los 4.500 ex­pe­dien­tes de sos­pe­cho­sos que An­ka­ra le ha­bría he­cho lle­gar. «Sa­be­mos que no eres di­fe­ren­te a ellos. No es­pe­rá­ba­mos otra co­sa», di­jo, ca­li­fi­can­do la ac­ti­tud ale­ma­na de «neo­na­zis­mo». Apro­ve­chó pa­ra pe­dir a los emi­gran­tes tur­cos que no vo­ten por los «Go­bier­nos ra­cis­tas» en las pró­xi­mas elec­cio­nes en Eu­ro­pa.

Berlín ase­gu­ró no te­ner in­ten­ción de «par­ti­ci­par en un con­cur­so de acu­sa­cio­nes» que con­si­de­ra par­te de la es­tra­te­gia de vic­ti­mis­mo de Tur­quía pa­ra in­fluir en el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do, a día de hoy muy ajus­ta­do. No obs­tan­te, el Go­bierno ger­mano ac­tua­li­zó las re­co­men­da­cio­nes de via­jar a Tur­quía, ad­vir­tien­do de po­si­bles pro­tes­tas «con­tra Ale­ma­nia», mien­tras el es­ta­do de Sa­rre anun­ció la prohi­bi­ción de mí­ti­nes de po­lí­ti­cos tur­cos. Has­ta el mo­men­to so­lo los ha­bían prohi­bi­do los ayun­ta­mien­tos, ale­gan­do mo­ti­vos de se­gu­ri­dad. Se­gún el dia­rio Bild, ha­bía pro­gra­ma­dos 15 mí­ti­nes en sue­lo ale­mán en apo­yo de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal im­pul­sa­da por Er­do­gan pa­ra re­for­zar sus po­de­res.

En Ale­ma­nia, un mi­llón y me­dio de re­si­den­tes tur­cos tie­nen de­re­cho a vo­tar y po­drían ju­gar un pa­pel de­ci­si­vo en la apro­ba­ción del re­fe­ren­do del 16 de abril. En Holanda ron­dan los 250.000.

Tur­quía ha­ce oí­dos sor­dos al lla­ma­mien­to de la Unión Europea pa­ra que se abs­ten­ga de «de­cla­ra­cio­nes y ac­cio­nes ex­ce­si­vas que ame­na­zan con em­peo­rar la si­tua­ción». Pa­ra el mi­nis­tro tur­co de Ex­te­rio­res, Me­vlut Ca­vu­so­glu, la re­co­men­da­ción «no tie­ne va­lor» y úni­ca­men­te «ali­men­ta la xe­no­fo­bia y los sen­ti­mien­tos an­ti­tur­cos». De­jó en­tre­ver que, si la UE no cum­ple con lo pac­ta­do y no eli­mi­na la ne­ce­si­dad de vi­sa­do pa­ra los tur­cos, el acuer­do mi­gra­to­rio po­dría can­ce­lar­se.

TUMAY BERKIN EFE

Par­ti­da­rios de Er­do­gan se ma­ni­fies­tan de­lan­te de la em­ba­ja­da ho­lan­de­sa en An­ka­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.