«En un ge­riá­tri­co de Vi­go no me con­tra­ta­ban si lle­va­ba velo»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - L. G. V.

«Ave­ces las per­so­nas ma­yo­res a las que atien­do en el hos­pi­tal se des­co­lo­can un po­co, pe­ro les ha­blo en ga­lle­go y me gano su con­fian­za». Na­wen Nahil tie­ne 31 años, lle­va to­da su vi­da en Es­pa­ña y es téc­ni­ca de ra­dio­lo­gía en el Ál­va­ro Cun­quei­ro de Vi­go. Es una chi­ca más, o así se sien­te ella, sal­vo en ex­cep­cio­nes, que con­si­de­ra «muy con­ta­das», por ser mu­sul­ma­na y lle­var velo. Tam­bién en el tra­ba­jo. «A los ni­ños tam­bién les cues­ta un po­co, pe­ro una son­ri­sa arre­gla cual­quier co­sa», ex­pli­ca.

Con esa son­ri­sa cuen­ta que, en to­dos los años que lle­va tra­ba­jan­do, so­lo re­cuer­da una oca­sión en la que el dog­ma fue in­com­pa­ti­ble con el ám­bi­to la­bo­ral. «En­vié mi cu­rrícu­lo a un ge­riá­tri­co de Vi­go que es­ta­ba a pun­to de abrir. Las con­di­cio­nes eran bue­ní­si­mas: buen ho­ra­rio, buen suel­do... Pe­ro cuan­do lle­gué a la en­tre­vis­ta me di­je­ron que pa­ra tra­ba­jar ahí te­nía que qui­tar­me el velo. Así que ya ni les de­jé ar­gu­men­tar sus ra­zo­nes, les di­je que eso no iba a su­ce­der y me fui».

El he­cho de ha­ber vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na es­ta «dis­cri­mi­na­ción», y te­ner ami­gas que han pa­sa­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res — «so­bre to­do en tra­ba­jos de ca­ra al pú­bli­co», pun­tua­li­za— ha­ce que le hier­va la san­gre con la no­ti­cia de que Eu­ro­pa avala a las empresas que prohí­ben el uso de ele­men­tos re­li­gio­sos en el tra­ba­jo. «Es que no me lo pue­do creer. Nues­tros de­re­chos ter­mi­nan don­de em­pie­zan los del otro. Por una pren­da no soy peor tra­ba­ja­do­ra», man­tie­ne. Y lo di­ce aho­ra, con­ven­ci­da de que tie­ne sus ra­zo­nes pa­ra lle­var la ca­be­za cu­bier­ta to­dos los días. «Has­ta que es­tu­ve se­gu­ra de que que­ría lle­var velo no me lo pu­se. En el co­le­gio una pro­fe­so­ra me pre­gun­tó por qué no lo lle­va­ba, y le di­je que no te­nía cla­ro lo que sig­ni­fi­ca­ba».

«Mis pa­dres me edu­ca­ron en el res­pe­to. Y res­pe­to es lo que me tie­nen mis com­pa­ñe­ros y je­fes. So­lo pi­do que es­to sea así pa­ra to­das». «Si nos de­jan li­ber­tad es­ta­re­mos más a gus­to y tra­ba­ja­re­mos me­jor», pun­tua­li­za.

XOÁN CAR­LOS GIL

Na­wen Nahil co­men­zó a lle­var velo a los 18 años; «cuan­do su­pe de ver­dad lo que sig­ni­fi­ca­ba es­te sím­bo­lo», ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.