El hom­bre tran­qui­lo de la Igle­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. R. G.

«El tal Bláz­quez», ca­li­fi­ca­ción rea­li­za­da por Xa­bier Ar­za­lluz en 1995 cuan­do se con­vir­tió en obis­po de Bilbao, des­pués de ejer­cer co­mo au­xi­liar en San­tia­go, se ha con­ver­ti­do trein­ta años des­pués en el au­tén­ti­co hom­bre fuer­te de la Igle­sia es­pa­ño­la. Sin as­pa­vien­tos, sin un ca­ris­ma arro­lla­dor, asu­me des­de ayer su ter­cer man­da­to al fren­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, al­go de lo que muy po­cos pue­den pre­su­mir. La pri­me­ra vez que ac­ce­dió al car­go fue por sor­pre­sa. Po­cos po­dían ima­gi­nar­se en el 2005 que un sim­ple obis­po pu­die­ra arre­ba­tar el car­go al to­do­po­de­ro­so An­to­nio Ma­ría Rou­co Va­re­la, el hom­bre fuer­te en Es­pa­ña de Juan Pa­blo II y Be­ne­dic­to XVI, que has­ta en­ton­ces ha­bía di­ri­gi­do con mano fé­rrea a los pur­pu­ra­dos es­pa­ño­les. Cuen­tan que am­bos pa­pas con­si­de­ra­ban que Ri­car­do Bláz­quez (Vi­lla­nue­va del Cam­pi­llo, Ávi­la, 1942) era demasiado blan­do co­mo pa­ra di­ri­gir la cru­za­da que la San­ta Se­de y la pro­pia Igle­sia es­pa­ño­la ha­bían ini­cia­do con­tra las po­lí- ti­cas «an­ti­ecle­siás­ti­cas» del por aquel en­ton­ces pre­si­den­te so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. La fric­ción lle­gó a su mo­men­to crí­ti­co, con la his­tó­ri­ca foto de los ar­zo­bis­pos al fren­te de la ma­ni­fes­ta­ción en con­tra del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual.

Des­de la se­gun­da lí­nea

Bláz­quez, prudente, se man­te­nía en una dis­cre­ta se­gun­da lí­nea, en la som­bra. Has­ta que tras la sor­pre­si­va elec­ción de su pri­mer man­da­to hi­zo va­ler las cua­li­da­des de los que cre­ye­ron en él, las que ha­blan de un hom­bre tran­qui­lo, dia­lo­gan­te y con­ci­lia­dor, pe­ro fir­me a la vez. Son las vir­tu­des que aún hoy ate­so­ra des­de su ver­bo pau­sa­do, sin una pa­la­bra más al­ta que la otra. Bláz­quez rehú­ye las po­lé­mi­cas y busca el con­sen­so, una tác­ti­ca que le fun­cio­nó y con la que fue ca­paz du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de su car­go de aman­sar las tur­bu­len­tas aguas de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Es­pa­ña. Es cier­to que Rou­co Va­re­la re­cu­pe­ró tres años des­pués, en el 2008, la pre­si­den­cia de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, pe­ro Bláz­quez ha­bía afian­za­do en torno a sí a un nu­tri­do gru­po de fie­les que cre­ye­ron en él. Fue­ron los que le de­vol­vie­ron el po­der en el 2014. Y los mis­mos que aho­ra le aca­ban de re­no­var la con­fian­za con 52 vo­tos, por los 20 del car­de­nal An­to­nio Ca­ñi­za­res, que tam­bién ha­bía si­do su se­gun­do en­tre el 2005 y el 2008. Pe­ro am­bos son muy dis­tin­tos. Mien­tras que el ar­zo­bis­po de Va­len­cia es­tá con­si­de­ra­do co­mo el guar­dián del dog­ma, en la lí­nea de su be­ne­fac­tor, Be­ne­dic­to XVI, Bláz­quez si­gue sien­do el mis­mo hom­bre con­ci­lia­dor. Pe­ro el abu­len­se, que fue nom­bra­do ar­zo­bis­po en el 2010 y car­de­nal ha­ce dos años por el pa­pa Fran­cis­co, tam­bién tie­ne crí­ti­cos en­tre los que no ocu­pan las po­si­cio­nes más ex­tre­mas de la Igle­sia. Le acha­can que, le­jos de ser un re­for­ma­dor, no to­ca­rá na­da. Man­ten­drá to­do igual. Y muy pro­ba­ble­men­te tam­bién eche en fal­ta al que fue su se­gun­do en los úl­ti­mos tres años, el ar­zo­bis­po de Ma­drid, Car­los Oso­ro, el hom­bre de Fran­cis­co en Es­pa­ña, que ya no ocu­pa­rá la vi­ce­pre­si­den­cia.

DIE­GO CRESPO

Ri­car­do Bláz­quez fue re­ci­bi­do ayer por Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.