La OCDE acon­se­ja me­nos pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad

Re­co­mien­da que se li­mi­ten a los ca­sos de «ver­da­de­ra ne­ce­si­dad», y pi­de sa­la­rios más al­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - M. M., D. V. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Di­ce la OCDE en su úl­ti­mo in­for­me so­bre Es­pa­ña que el país «dis­fru­ta de una só­li­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca». Es una de las frases que en­ca­be­zan el do­cu­men­to. Pe­ro, bas­ta con es­car­bar un po­co en él pa­ra com­pro­bar que no es oro to­do lo que re­lu­ce. Y eso por­que los mis­mos ex­per­tos que man­tie­nen esa afir­ma­ción di­bu­jan, tan so­lo unas lí­neas más ade­lan­te, un pa­no­ra­ma mu­cho más som­brío. «El des­em­pleo si­gue si­tuán­do­se en ni­ve­les muy al­tos, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes y los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción», di­cen. Y aña­den: «La po­bre­za tam­bién ha aumentado, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a la fal­ta de em­pleo de ca­li­dad que pro­por­cio­ne su­fi­cien­tes ho­ras de tra­ba­jo y unos in­gre­sos ade­cua­dos».

Que es lo mis­mo que de­cir que la re­cu­pe­ra­ción, por muy só­li­da que la pin­ten en la pri­me­ra fra­se, no lo es tan­to. O por lo me­nos no es­tá lle­gan­do a to­dos. Y con esos mim­bres, po­dría ve­nir­se aba­jo.

Es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te le pa­re­ce a la OCDE la la­cra de la po­bre­za in­fan­til. Por­que —otra vez que­da cla­ro— hay si­tios en los que la re­cu­pe­ra­ción es un es­pe­jis­mo. Ni es­tá ni se la es­pe­ra. O ca­si.

De acuer­do con los da­tos que ma­ne­ja el club de los paí­ses más ri­cos, ca­si uno de ca­da cua­tro ni­ños es­pa­ño­les es­tá en ries­go de po­bre­za, una ci­fra muy al­ta, y muy su­pe­rior a la me­dia de la OCDE , que es ne­ce­sa­rio ata­jar.

En es­te con­tex­to, la or­ga­ni­za­ción cri­ti­ca: «Las ayu­das pú­bli­cas pa­ra las fa­mi­lias son es­ca­sas», «el gas­to so­cial por ni­ño es in­fe­rior al pro­me­dio de la OCDE y es es­pe­cial­men­te ba­jo en la pri­me­ra in­fan­cia» y los apo­yos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas «es­ca­sos» y de «una efi­ca­cia li­mi­ta­da».

Por lo de­más, el or­ga­nis­mo que pi­lo­ta Ángel Gu­rría, el en­car­ga­do de pre­sen­tar ayer en Ma­drid el in­for­me jun­to a Luis De Guin­dos, ala­ba las re­for­mas lle­va­das a ca­bo por Es­pa­ña, pe­ro pi­de más. En­tre los de­be­res que le ha pues­to al Eje­cu­ti­vo hay mu­cho del re­ce­ta­rio tra­di­cio­nal: su­bir el IVA y los im­pues­tos ver­des —hay que en­du­re­cer, so­bre to­do, la fis­ca­li­dad de los hi­dro­car­bu­ros— y re­ba­jar más el cos­te del des­pi­do; pe­ro en el me­nú hay tam­bién pla­tos nue­vos.

En­tre las nue­vas re­co­men­da­cio­nes es­tá la de res­trin­gir el ac­ce­so a las pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad a los ca­sos de «ver­da­de­ra ne­ce­si­dad». Es­to es, que so­lo las co­bren aque­llas per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

Aho­ra las pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad su­po­nen unos 24.000 mi­llo­nes de eu­ros y Em­pleo ya ha in­si­nua­do que po­drían pa­sar a su­fra­gar­se me­dian­te los Pre­su­pues­tos. En cual­quier ca­so, la OCDE tam­bién apues­ta por fi­nan­ciar­las me­dian­te im­pues­tos, co­mo de­fien­den los sin­di­ca­tos o el PSOE. Sin em­bar­go, el or­ga­nis­mo que aglu­ti­na a las eco­no­mías desa­rro­lla­das no con­si­de­ra que un au­men­to de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les sea la so­lu­ción. Es­ti­ma que ya son muy ele­va­das (28 % de los cos­tes la­bo­ra­les en com­pa­ra­ción con un pro­me­dio en la OCDE del 22,4 %).

Un cre­ci­mien­to del 2,5 %

En cuan­to a la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la en el 2017, la or­ga­ni­za­ción la ele­va dos dé­ci­mas, has­ta el 2,5%. Y es­ti­ma que la ta­sa de pa­ro ba­ja­rá has­ta el 17,5 %, lo que tam­bién su­po­ne dos dé­ci­mas me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.