El Su­pre­mo avala que los clien­tes de una em­pre­sa en huel­ga sub­con­tra­ten los ser­vi­cios a un ter­ce­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - G. L.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo avala que los clien­tes de una em­pre­sa afec­ta­da por una huel­ga pue­dan sub­con­tra­tar los ser­vi­cios con ter­ce­ras com­pa­ñías y elu­dir así los efec­tos del pa­ro. Así lo es­ta­ble­ce una re­cien­te sen­ten­cia en la que el al­to tri­bu­nal ma­ti­za los lí­mi­tes del de­re­cho a la huel­ga al dic­ta­mi­nar que la pro­tec­ción de es­te no se pue­de lle­var a ex­tre­mos que li­mi­ten la li­ber­tad de de­ci­sión de otras fir­mas que no for­men gru­po de empresas con aque­lla que su­fre el pa­ro.

El Su­pre­mo se pro­nun­cia so­bre el ca­so de Al­trad, una em­pre­sa de Ta­rra­go­na de­di­ca­da al mon­ta­je de an­da­mios cu­ya plan­ti­lla de­ci­dió ir a la huel­ga tras anun­ciar la di­rec­ción un plan de re­es­truc­tu­ra­ción pa­ra re­du­cir cos­tes. Du­ran­te ese pa­ro, pa­ra el que no se fi­ja­ron ser­vi­cios mí­ni­mos, dos de las com­pa­ñías que te­nían con­tra­ta­dos tra­ba­jos con Al­trad de­ci­die­ron en­car­gár­se­los a otras empresas del sec­tor. Co­mo en ese pro­ce­so se ma­ni­pu­la­ron ma­te­ria­les de la fir­ma, el co­mi­té en­ten­dió que se tra­ta­ba de un ac­to de es­qui­ro­la­je que so­ca­va­ba el de­re­cho a la huel­ga y por tan­to anu­la­ba el plan de re­es­truc­tu­ra­ción apli­ca­do por la em­pre­sa.

Una in­ter­pre­ta­ción que asu­mió la Au­dien­cia Na­cio­nal, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia otros ca­sos so­na­dos, co­mo el de la em­bo­te­lla­do­ra de Co­ca-Co­la en Es­pa­ña, en el que la sus­ti­tu­ción de tra­ba­ja­do­res du­ran­te la huel­ga pro­vo­có la anu­la­ción del ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo. Pe­ro el Su­pre­mo en­tien­de que los ca­sos no son com­pa­ra­bles, por­que en es­te ca­so no es la em­pre­sa en la que se con­vo­ca la huel­ga la que de­ci­de sus­ti­tuir a los tra­ba­ja­do­res que se­cun­dan el pa­ro por otros pa­ra neu­tra­li­zar el efec­to de la pro­tes­ta. Se­gún la sen­ten­cia, Al­trad «se li­mi­tó a co­mu­ni­car a sus clien­tes que no po­dría rea­li­zar los tra­ba­jos com­pro­me­ti­dos», pe­ro no tie­ne vin­cu­la­ción «que le per­mi­ta co­de­ci­dir con ellas la rea­li­za­ción de esos tra­ba­jos por ter­ce­ras empresas de la com­pe­ten­cia, ni es­ta­ba en con­di­cio­nes de im­pe­dir que sus clien­tes las con­tra­ta­sen con ter­ce­ros ni tam­po­co se be­ne­fi­ció de ello», por­que no co­bró los ser­vi­cios.

Con­se­cuen­cias «exor­bi­tan­tes»

Sos­tie­ne el al­to tri­bu­nal que, si en aras de la pro­tec­ción del de­re­cho a la huel­ga se im­pi­die­ra a un clien­te con­tra­tar con otra com­pa­ñía el ser­vi­cio que su pro­vee­dor no le pue­de fa­ci­li­tar por un pa­ro la­bo­ral, se­ría co­mo «que los con­su­mi­do­res ha­bi­tua­les de un co­mer­cio no pu­die­ran com­prar en otro en ca­so de huel­ga». Con­se­cuen­cias «to­tal­men­te exor­bi­tan­tes», con­clu­ye.

Pa­ra el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá, el fa­llo del al­to tri­bu­nal con­tri­bu­ye a que no exis­tan des­equi­li­brios en­tre el de­re­cho de huel­ga y el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, de for­ma que las empresas que con­tra­ten los ser­vi­cios de otras no es­tén «vin­cu­la­das es­tric­ta­men­te» a los pa­ros que pue­dan ha­cer esos pro­vee­do­res.

Des­de los sin­di­ca­tos, CC. OO. ne­gó que con es­ta sen­ten­cia el Su­pre­mo es­té ad­mi­tien­do «sin más» el es­qui­ro­la­je o que es­té co­rri­gien­do su doc­tri­na so­bre el de­re­cho de huel­ga. Se­gún la cen­tral, en el ca­so ana­li­za­do no pue­de impu­tar­se una con­duc­ta que ha­ya dis­mi­nui­do los efec­tos de la huel­ga o me­nos­ca­ba­do la po­si­ción ne­go­cia­do­ra de los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.