Los ex­di­rec­ti­vos del Ban­co de Es­pa­ña in­for­ma­ron a la cú­pu­la de los co­rreos so­bre Ban­kia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - A. BALSEIRO

La de ayer fue una jor­na­da cla­ve en el ca­so de la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia, que in­ves­ti­ga la Au­dien­cia Na­cio­nal, ya que Pe­dro Co­mín y Pe­dro Gon­zá­lez, ex­res­pon­sa­bles de ins­pec­ción en el Ban­co de Es­pa­ña en el 2011 y aho­ra in­ves­ti­ga­dos en la cau­sa, de­cla­ra­ron an­te el juez An­dreu so­bre los po­lé­mi­cos cua­tro co­rreos elec­tró­ni­cos en los que el ins­pec­tor Jo­sé An­to­nio Ca­saus aler­ta­ba de la in­via­bi­li­dad de Ban­kia y de los gra­ves per­jui­cios que su­pon­dría sa­car­la a co­ti­zar. Aun­que am­bos ne­ga­ron ha­ber re­en­via­do los co­rreos a sus su­pe­rio­res —crean­do una teó­ri­ca ba­rre­ra de con­ten­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des—, Gon­zá­lez di­jo es­tar con­ven­ci­do de que «la vi­sión del equi­po de ins­pec­ción ha­bía lle­ga­do» a la cú­pu­la del Ban­co de Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te al sub­go­ber­na­dor, Ja­vier Aríz­te­gui, por la re­la­ción más flui­da que man­te­nían y por­que el go­ber­na­dor, Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, «es­ta­ba más a otras co­sas», se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes pre­sen­tes en los in­te­rro­ga­to­rios.

Ca­saus, lla­ma­do a de­cla­rar

El ins­truc­tor lla­mó ayer de ur­gen­cia al pro­pio Ca­saus a que de­cla­re, co­mo tes­ti­go, ma­ña­na mis­mo.

Co­mín, que era el des­ti­na­ta­rio di­rec­to de los co­rreos de Ca­saus y que de­cla­ró por es­pa­cio de ho­ra y me­dia, res­tó im­por­tan­cia a las ad­ver­ten­cias que con­te­nían. Ca­li­fi­có los men­sa­jes de «opi­nio­nes de fu­tu­ro que con­te­nían erro­res» y sos­tu­vo que fue­ron «pre­ci­pi­ta­dos» y que «no es­ta­ban su­fi­cien­te­men­te pen­sa­dos», des­mar­cán­do­se de sus con­clu­sio­nes ca­tas­tro­fis­tas, pe­se a que aca­ba­ron cum­plién­do­se. Se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas, de­fen­dió que «Ban­kia es­ta­ba en una có­mo­da si­tua­ción an­tes de la sa­li­da a bol­sa» y que Ca­saus «se equi­vo­ca­ba en el mar­gen de ex­plo­ta­ción, por­que Ban­kia ga­na­ba di­ne­ro».

El has­ta ha­ce un mes di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to de su­per­vi­sión del Ban­co de Es­pa­ña y coor­di­na­dor de ins­pec­ción cuan­do la en­ti­dad sa­lió a bol­sa ne­gó ha­ber re­en­via­do los co­rreos re­ci­bi­dos. Sin em­bar­go, pe­se a no ha­ber­los re­bo­ta­do ni si­quie­ra a su su­pe­rior di­rec­to, Pe­dro Gon­zá­lez, eso no im­pi­dió que am­bos «ana­li­za­ran y de­ba­tie­ran su con­te­ni­do ad nau­seam», co­mo ex­pli­có.

Gon­zá­lez res­pal­dó la ver­sión: «No re­ci­bí los co­rreos, pe­ro los as­pec­tos más re­le­van­tes los ha­bla­mos». Di­jo que no le cons­ta­ba que se los hu­bie­ran en­via­do a la cú­pu­la, pe­ro in­di­có que es­ta es­ta­ba al tan­to de su con­te­ni­do, de la pos­tu­ra crí­ti­ca del equi­po de ins­pec­ción so­bre la sa­li­da al par­qué de Ban­kia. Es de­cir, que los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la ins­ti­tu­ción sa­bían la si­tua­ción de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, las ob­je­cio­nes de los ins­pec­to­res y, aun así, die­ron luz ver­de a la ope­ra­ción.

Fal­ta co­no­cer la ver­sión de Or­dó­ñez y de Aríz­te­gui —tam­bién impu­tados—, que de­cla­ra­rán ma­ña­na an­te An­dreu. La con­se­llei­ra de Me­dio Ru­ral y el de­le­ga­do del Go­bierno abor­da­ron ayer en A Co­ru­ña las me­di­das a to­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.