Así tra­ta­rá Fa­ce­book las no­ti­cias fal­sas

La red so­cial em­pie­za a im­plan­tar su he­rra­mien­ta de ve­ri­fi­ca­ción de con­te­ni­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - L. M.

Fa­ce­book des­mien­te que le be­ne­fi­cien las no­ti­cias fal­sas que ali­men­tan los clics. Es más, su ar­tí­fi­ce con­fie­sa que su red so­cial es una víc­ti­ma más de los bu­los sin con­tras­tar que cir­cu­lan en­tre los usua­rios. Mark Zuc­ker­berg se ha pro­pues­to pa­sar es­te año por to­dos los es­ta­dos de EE.UU. pa­ra re­unir­se con la gen­te y co­no­cer cuá­les son sus in­tere­ses. El pa­sa­do lu­nes, el crea­dor de Fa­ce­book ofre­ció una char­la pa­ra los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad A&T Sta­te de Ca­ro­li­na del Nor­te y una de las pri­me­ras pre­gun­tas a las que tu­vo que res­pon­der fue la que ha­cía re­fe­ren­cia a las no­ti­cias fal­sas, una cues­tión que, se­gún re­co­no­ció, no era fá­cil. «La des­in­for­ma­ción es un gran asun­to», ad­mi­tió.

Zuc­ker­berg res­pi­ró y cen­tró sus es­fuer­zos en des­men­tir la teo­ría se­gún la cual a Fa­ce­book le be­ne­fi­cian las no­ti­cias fal­sas por lo que im­pli­can de más trá­fi­co de usua­rios y ava­lan­cha de clics. «Eso es ab­sur­do», se­ña­ló Zuc­ker­berg a los es­tu­dian­tes. «No­so­tros tam­bién so­mos víc­ti­mas y no las que­re­mos en nues­tro ser­vi­cio», di­jo.

«Se les ocu­rre al­go lo­co, co­mo, por ejem­plo, que Johnny Depp ha muer­to de un in­far­to al co­ra­zón, pa­ra que la gen­te ha­ga clic. Lo ha­cen y eso los lle­va a una web con pu­bli­ci­dad, pa­ra que esa gen­te ga­ne di­ne­ro con los anun­cios», ex­pli­có el crea­dor, que re­co­no­ció que si el pú­bli­co se sien­te de­cep­cio­na­do con los con­te­ni­dos es el pro­pio Fa­ce­book el que pier­de cre­di­bi­li­dad.

«Estamos en con­tra de las no­ti­cias fal­sas y de la des­in­for­ma­ción. Estamos ali­nea­dos con la Zuc­ker­berg ase­gu­ra que Fa­ce­book es una víc­ti­ma de las no­ti­cias fal­sas.

co­mu­ni­dad pa­ra que ese con­te­ni­do no se di­fun­da», afir­mó Zuc­ker­berg, quien se­ña­ló, no obs­tan­te, que no exis­te una lí­nea cla­ra que de­li­mi­te con­te­ni­dos. «Lo que al­gu­na gen­te de­no­mi­na no­ti­cias fal­sas son so­lo opi­nio­nes con las que al­guien no es­tá de acuer­do —re­fle­xio­nó Zuc­ker­berg—. Te­ne­mos que te­ner cui­da­do con no prohi­bir con­te­ni­dos so­lo por­que hie­ren los sen­ti­mien­tos de al­guien o por­que al­guien no es­tá de acuer­do»

Aun­que las no­ti­cias fal­sas han si­do des­de ha­ce tiem­po uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla de las re­des so­cia­les, la di­fu­sión el pa­sa­do oto­ño de no­ti­cias in­ven­ta­das du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos fue se­ña­la­da co­mo una de las cau­sas que be­ne­fi­cia­ron al ac­tual pre­si­den­te, Do­nald

Trump, pa­ra su triun­fo. Po­co des­pués, Fa­ce­book anun­ció que re­for­za­rá su in­ten­ción de ejer­cer de cor­ta­fue­gos de no­ti­cias po­co fia­bles y que aña­di­ría una se­ñal a las in­for­ma­cio­nes cu­ya ve­ra­ci­dad es­té en en­tre­di­cho pa­ra ad­ver­tir a los usua­rios que pue­dan leer o com­par­tir in­for­ma­cio­nes fal­sas y fre­nar de ese mo­do la di­fu­sión de bu­los.

Des­de ha­ce unos días la red so­cial man­tie­ne ac­ti­va pa­ra un gru­po de usua­rios la po­si­bi­li­dad de in­cluir una ban­de­ra o una eti­que­ta ro­ja con un signo de ex­cla­ma­ción jun­to a las no­ti­cias de ve­ra­ci­dad du­do­sa. Cuan­do va­rios usua­rios las se­ña­len con ese sím­bo­lo, es­tas son en­via­das a su­per­vi­so­res ex­ter­nos de ve­ri­fi­ca­ción de da­tos con los que Fa­ce­book ha lle­ga­do a acuer­dos, co­mo ABC News, As­so­cia­ted Press, Fac­tCheck.org, Po­li­ti­fact and Sno­pes.

Las no­ti­cias o pá­gi­nas que no pa­sen el fact check (com­pro­ba­ción de da­tos) se po­drán ver, pe­ro se­rán mar­ca­das pú­bli­ca­men­te co­mo «cues­tio­na­da por com­pro­ba­do­res ex­ter­nos». Si pin­chan en ese víncu­lo, los in­ter­nau­tas po­drán sa­ber por qué su ve­ra­ci­dad es­tá en cues­tión. Ade­más, es­tas his­to­rias se re­le­ga­rán a pues­tos se­cun­da­rios en el news­feed (lis­ta­do de no­ti­cias). Tam­bién se tra­ba­ja en di­fe­ren­ciar las no­ti­cias que son com­par­ti­das por los usua­rios des­pués de leer so­lo el ti­tu­lar y aque­llas que son com­par­ti­das des­pués de leer el tex­to com­ple­to, ya que es­to úl­ti­mo pue­de ser un in­di­ca­ti­vo de que el re­la­to es cohe­ren­te.

STEPHEN LAM REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.