«Good bye», Mas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Si la sen­ten­cia que con­de­na a Mas y a sus dos ex­con­se­je­ras se hu­bie­ra dic­ta­do a los seis me­ses del re­fe­ren­do ile­gal del 9 de no­viem­bre y no dos años y me­dio des­pués de pro­du­cir­se es muy pro­ba­ble que las co­sas mar­cha­ran hoy en Ca­ta­lu­ña bas­tan­te me­jor de lo que van.

¿Por qué? Fá­cil: por­que mu­chos de los que se han pues­to al ser­vi­cio del mo­tín de las ins­ti­tu­cio­nes con­tra el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co se lo ha­brían pen­sa­do an­tes de pa­sar a en­gro­sar ale­gre­men­te las fi­las de la su­ble­va­ción. Y es que to­das las ideo­lo­gías sec­ta­rias, con el na­cio­na­lis­mo a la ca­be­za, aca­ban por pro­du­cir un efec­to per­ver­so en­tre quie­nes las com­par­ten: con­ver­tir en ver­dad irre­fu­ta­ble, que so­lo se atre­ven a po­ner en du­da los trai­do­res, las pro­pias fan­ta­sías y men­ti­ras.

En­tre las alu­ci­na­cio­nes más ne­cias de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes es­tá la que sos­tie­ne que en reali­dad las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co son una co­ña, que ellos,

ver­da­de­ros pa­trio­tas, pue­den to­mar­se a cu­chu­fle­ta, nin­gu­neán­do­las, co­mo si fue­ran el pi­to del se­reno. Pa­ra el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, echa­do al mon­te pe­se a ha­ber go­ber­na­do du­ran­te tres dé­ca­das, ni Es­pa­ña exis­te, ni su Es­ta­do es otra co­sa que un ni­do de ca­gones que tie­ne la ba­ta­lla per­di­da de an­te­mano fren­te a un (su­pues­to) pue­blo que (su­pues­ta­men­te) se le­van­ta pa­ra al­can­zar su (su­pues­ta) li­ber­tad. El na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán es­tá con­ven­ci­do de que los Es­ta­dos (to­dos, sal­vo aquel que él pre­ten­de cons­truir) su­po­nen una re­li­quia de­ca­den­te, ar­cai­ca, reac­cio­na­ria y que las na­cio­nes —las que no tie­nen Es­ta­do, cla­ro es­tá, por­que las otras son una in­ven­ción— cons­ti­tu­yen el fu­tu­ro del mun­do, una co­sa fe­tén de la le­rén y las úni­cas ga­ran­tes de la fe­li­ci­dad de los pue­blos aso­ba­lla­dos por Es­ta­dos que los odian.

Por su­pues­to es igual que la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad du­ran­te las dos úl­ti­mas cen­tu­rias sea el más ro­tun­do men­tís a ta­les ma­ja­de­rías. De he­cho so­lo a par­tir de to­da esa ca­ta­ra­ta de es­pe­jis­mos, par­te­ra de au­tén­ti­cos desas­tres, ca­be en­ten­der la cie­ga con­fian­za del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán en que pue­de echar­le un pul­so al Es­ta­do de­mo­crá­ti­co que a buen se­gu­ro ga­na­rá. Sí, sí, que ga­na­rá por­que ese Es­ta­do aca­ba­rá por arru­gar­se fren­te al desafío de los amo­ti­na­dos que, pe­se a su ac­tua­ción pe­nal­men­te delictiva y cons­ti­tu­cio­nal­men­te des­leal, son una fuer­za arro­lla­do­ra.

Pues ha si­do que no. Ha bas­ta­do con que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, en uso de sus atri­bu­cio­nes, dic­te una sen­ten­cia de in­ha­bi­li­ta­ción, in­com­pren­si­ble­men­te más be­né­vo­la que la que los he­chos que en ella se dan por pro­ba­dos exi­gían, pa­ra que a un ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que trai­cio­nó con ale­vo­sía sus pro­me­sas de cum­plir la ley y la Cons­ti­tu­ción se le ha­yan ido los hu­mos de ga­lli­to de la se­ce­sión a ha­cer pu­ñe­tas. Good bye, Mas. Que to­men no­ta sus com­pin­ches. Por­que eso, el im­pe­rio de la ley, es lo que a to­dos ellos les es­pe­ra si se em­pe­ci­nan en vio­lar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.