Pre­mio a la «jus­ti­cia ur­ba­nís­ti­ca»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MAR­COS GAGO

MA­RÍN / LA VOZ

Los ve­ci­nos del edi­fi­cio Pin­tos, en Loureiro (Bueu), son el al­ma de la aso­cia­ción Aga­de Ga­li­cia que agru­pa a los pro­pie­ta­rios de edi­fi­cios afec­ta­dos por sen­ten­cias ju­di­cia­les que con­si­de­ran in­jus­tas por­que na­die les co­mu­ni­có, an­tes de ad­qui­rir­las, de que se tra­ta­ba de in­mue­bles ile­ga­les. Aho­ra, jun­to a otras dos aso­cia­cio­nes —Ama, de Can­ta­bria, y Auan, de Al­me­ría— han con­vo­ca­do el pre­mio Jus­ti­cia en el Ur­ba­nis­mo, una for­ma de dar ma­yor vi­si­bi­li­dad a su cau­sa y que se les ten­ga en cuen­ta a la ho­ra de le­gis­lar y ac­tuar des­de los tri­bu­na­les. Han ele­gi­do es­te mo­men­to por­que coin­ci­de con el se­gun­do aniver­sa­rio de los cam­bios en el Se­na­do pa­ra pro­te­ger a los par­ti­cu­la­res que com­pra­ron una vi­vien­da sin sa­ber de su com­ple­ja si­tua­ción ju­di­cial y que aho­ra se en­cuen­tran con que la pi­que­ta ame­na­za sus pi­sos y la eco­no­mía de sus fa­mi­lias. Con es­te pre­mio a la Jus­ti­cia en el Ur­ba­nis­mo, es­tas tres aso­cia­cio­nes quie­ren «re­co­no­cer a las per­so­nas, or­ga­nis­mos o en­ti­da­des que ha­yan con­tri­bui­do de ma­ne­ra des­ta­ca­ble a me­jo­rar la jus­ti­cia ur­ba­nís­ti­ca den­tro de la so­cie­dad, lo­gran­do la me­jor de­fen­sa y pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos».

La con­vo­ca­to­ria de es­te pre­mio se­rá anual y su fa­llo lo ha­rá pú­bli­co una coor­di­na­do­ra na­cio­nal de aso­cia­cio­nes de afec­ta­dos por es­ta pro­ble­má­ti­ca le­gal.

El por­ta­voz de Aga­de Ga­li­cia y afec­ta­do del edi­fi­cio Pin­tos, Jo­sé Ma­ría Alén, ex­pli­có que el ga­na­dor re­ci­bi­rá una es­ta­tui­lla di­se­ña­da por la ar­tis­ta al­me­rien­se Ele­na Ti­nic­ka­ya, a su­ge­ren­cia del abo­ga­do Gerardo Váz­quez, di­ri­gen­te de Auan.

Un ejem­plo en­tre mu­chos

El ca­so del edi­fi­cio Pin­tos es el más fa­mo­so de los que exis­ten en la co­mar­ca de Pon­te­ve­dra, en­tre otras co­sas por su lar­ga tra­yec­to­ria ju­di­cial, que co­men­zó a prin­ci­pios de los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do y que to­da­vía

si­gue abier­ta. En la ac­tua­li­dad exis­te una or­den de de­mo­li­ción de par­te de la fa­cha­da que de­ja­ría in­ha­bi­ta­bles las 19 vi­vien­das de las que se com­po­ne el in­mue­ble. Los afec­ta­dos se­ña­lan que, en su ca­so, se en­te­ra­ron de es­ta de­ri­va ju­di­cial del fu­tu­ro de sus vi­vien­das cuan­do el pro­ce­so es­ta­ba fi­na­li­za­do. Ni el Con­ce­llo, ni tam­po­co el pro­mo­tor les ad­vir­tie­ron de qué es­ta­ba pa­san­do y cuan­do qui­sie­ron ape­lar la sen­ten­cia pa­ra que se re­tro­tra­je­se a un pun­to don­de po­der de­fen­der­se, ya era demasiado tar­de, por­que los pla­zos se ha­bían ce­rra­do.

Los ve­ci­nos lle­ga­ron a re­ci­bir una car­ta del Con­ce­llo don­de se les no­ti­fi­ca­ba el des­alo­jo de sus pi­sos y que sus en­se­res, si no los qui­ta­ban ellos, los de­ja­rían

en una lo­na en la ca­lle, de ahí el nom­bre que asu­mie­ron co­mo co­lec­ti­vo, la Lo­na de la Ver­güen­za. Esa de­ci­sión tan drás­ti­ca se lo­gró evi­tar, pe­ro el cal­va­rio ju­di­cial con­ti­núa.

En es­tos mo­men­tos, en el ca­so del Pin­tos, exis­te un ex­pe­dien­te de res­pon­sa­bi­li­dad pa­tri­mo­nial an­te el Con­ce­llo de Bueu, que se en­cuen­tra en fa­se ad­mi­nis­tra­ti­va. Asi­mis­mo, el abo­ga­do de los ve­ci­nos pre­sen­tó ayer un re­cur­so en ca­sa­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo so­bre otro de los nu­me­ro­sos asun­tos re­la­cio­na­dos con es­te ca­so. Por otra par­te, los ve­ci­nos es­tán a la es­pe­ra de que en­tre en vi­gor a tiem­po la apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va del PXOM, lo que per­mi­ti­ría la le­ga­li­za­ción del in­mue­ble cues­tio­na­do. La aso­cia­ción Aga­de Ga­li­cia se coor­di­na con otros co­lec­ti­vos es­pa­ño­les pa­ra de­fen­der sus de­re­chos y vi­vien­das

RA­MÓN LEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.