Ga­li­cia per­dió 4.300 em­pleos pú­bli­cos en sie­te años, de las que más en Es­pa­ña

Can­ta­bria tam­po­co con­vo­ca­rá opo­si­cio­nes es­te año, co­mo otras 11 co­mu­ni­da­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - J. CAPEÁNS, T. MON­TE­RO

En enero del 2010, con la cri­sis ha­cien­do su tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to, Ga­li­cia con­ta­ba con 91.190 efec­ti­vos en la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca. A fi­na­les de ju­lio del año pa­sa­do eran 86.818, ca­si un 5 % me­nos, lo que la con­vier­te en la quin­ta co­mu­ni­dad es­pa­ño­la que más re­du­jo su por­cen­ta­je de efec­ti­vos au­to­nó­mi­cos vin­cu­la­dos, en esen­cia, a la sa­ni­dad, a la edu­ca­ción y a la pro­pia Xun­ta. La re­duc­ción de per­so­nal pú­bli­co en el con­jun­to de las co­mu­ni­da­des fue de un 3,7 %, y las que más acu­sa­ron la des­apa­ri­ción de pla­zas fue­ron Cas­ti­lla-La Man­cha (-10,8 %) y Mur­cia (-9,7 %).

Se­gún un in­for­me rea­li­za­do por Adams, em­pre­sa de for­ma­ción con pre­sen­cia en Ga­li­cia y en las prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las, y que coin­ci­de con los da­tos que ma­ne­ja la Xun­ta, el pe­so de los fun­cio­na­rios vin­cu­la­dos a la sa­ni­dad y la edu­ca­ción es coin­ci­den­te, un 39 % del to­tal, mien­tras que los em­plea­dos pú­bli­cos que tra­ba­jan pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral y sus or­ga­nis­mos re­pre­sen­tan 18,4 %; los de Xus­ti­za son un 2,94 % del to­tal.

Ga­li­cia ocu­pa el sex­to pues­to en nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos por ca­da mil ha­bi­tan­tes si se tie­nen en cuen­ta las Ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­tal, au­to­nó­mi­ca, lo­cal y las uni­ver­si­da­des. Así, la co­mu­ni­dad ga­lle­ga re­quie­re 54 fun­cio­na­rios por ca­da mil ha­bi­tan­tes pa­ra aten­der ser­vi­cios co­mo la sa­ni­dad, la edu­ca­ción a to­dos los ni­ve­les o la se­gu­ri­dad, lo cual es­tá en la me­dia na­cio­nal y se equi­pa­ra con An­da­lu­cía, mien­tras que Ca­ta­lu­ña es la que tie­ne una ra­tio me­nor, con tan so­lo 40. Al mar­gen de Ceu­ta y Me­li­lla, cu­ya pro­por­ción se dis­pa­ra por sus es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas, Ex­tre­ma­du­ra es la co­mu­ni­dad que tie­ne más pla­zas pú­bli­cas cu­bier­tas y 80 de ca­da mil ha­bi­tan­tes son fun­cio­na­rios.

Ga­li­cia y Ma­drid, en el lim­bo

Mien­tras tan­to, el sai­ne­te si­gue en las opo­si­cio­nes de edu­ca­ción. Co­mo es­ta­ba pre­vis­to, Can­ta­bria ha anun­cia­do que tam­po­co con­vo­ca­rá es­te año, con lo que ya son 11 las co­mu­ni­da­des que han desis­ti­do de su ofer­ta de em­pleo pú­bli­co. En el lim­bo per­ma­ne­cen tan so­lo Ga­li­cia y Ma­drid. Y Ga­li­cia se­gui­rá ade­lan­te cuan­do ha­ya co­ber­tu­ra le­gal pa­ra su con­vo­ca­to­ria. El con­se­llei­ro Ro­mán Ro­drí­guez in­sis­tió ayer, una vez más, en que «queda mar­xe» pa­ra lle­var ade­lan­te di­cha con­vo­ca­to­ria, que el pla­zo se pue­de apu­rar has­ta me­dia­dos de abril y que les cons­ta que «den­de o ám­bi­to es­ta­tal se es­tá tra­ba­llan­do nes­ta li­ña». Ade­más, re­cor­dó que la si­tua­ción ga­lle­ga es dis­tin­ta a la de As­tu­rias y Can­ta­bria: el idio­ma pro­pio li­mi­ta la ava­lan­cha de opo­si­to­res.

To­ma­ba el con­se­llei­ro la pa­la­bra po­co an­tes de que la CIG se con­cen­tra­se an­te la con­se­lle­ría pa­ra exi­gir la in­me­dia­ta con­vo­ca­to­ria de opo­si­cio­nes y el fin de una si­tua­ción «per­ver­sa e in­de­cen­te» en la que se es­tá «xo­gan­do cos opo­si­to­res», de­nun­ció

An­xo Lou­zao. Su po­si­ción ha si­do res­pal­da­da por el res­to de las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les: Ve­rí­si­mo Pa­zos, de CC.OO., de­fien­de que el Go­bierno se tie­ne que acla­rar y so­lu­cio­nar la «in­cer­te­za» de los opo­si­to­res; Pau­la Ca­rrei­ro, de UGT, exi­ge que la de­ci­sión se to­me es­te mes. El sin­di­ca­to ANPE ya ha­bía es­ta­ble­ci­do la lí­nea ro­ja en la se­ma­na pa­sa­da pa­ra que la Xun­ta diga si ha­brá o no ofer­ta pú­bli­ca de em­pleo.

Una ofer­ta que in­clu­ye 23 pla­zas en con­ser­va­to­rios que han sem­bra­do la dis­cor­dia. Los so­cia­lis­tas pi­die­ron ayer que Edu­ca­ción de­je de «ve­tar» a los in­te­ri­nos y sa­que pla­zas y acu­só a la Xun­ta de usar ar­gu­men­tos «fa­la­ces» co­mo que hu­bo una ma­la pla­ni­fi­ca­ción en las pla­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.