De la ci­ma del BNG a rom­per el car­né

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

A na­die le ha sor­pren­di­do su adiós. Xa­vier Ven­ce De­za se ha­bía que­da­do com­ple­ta­men­te so­lo en el Blo­que, arrin­co­na­do, sin ape­nas mar­gen de ma­nio­bra. De he­cho, era una de las úl­ti­mas vo­ces crí­ti­cas que que­da­ban por ir­se del fren­te, in­mer­so aho­ra en un au­to­pro­cla­ma­do pro­ce­so de re­fun­da­ción, y que en reali­dad más bien po­dría de­fi­nir­se co­mo un pro­ce­so de re­afir­ma­ción. En lo sus­tan­cial, na­da ha cam­bia­do en el pro­yec­to que se fun­dó en Ria­zor en 1982. Ni su mar­ca, ni su mo­de­lo, ni sus prin­ci­pios. Sim­ple­men­te, ha en­con­tra­do una nue­va lí­der, Ana Pon­tón, que ha si­do ca­paz de fre­nar una caí­da elec­to­ral jus­to cuan­do to­do pa­re­cía in­di­car que iba de­re­cho a es­tre­llar­se en la más ab­so­lu­ta irre­le­van­cia elec­to­ral. El adiós de Ven­ce su­po­ne que el Blo­que pier­de a su ter­cer por­ta­voz na­cio­nal en ape­nas un lus­tro, un he­cho in­só­li­to en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co com­pa­ra­do. Pri­me­ro fue Bei­ras, que se mar­chó tras la con­vul­sa asam­blea de Amio de enero del 2012; y lue­go An­xo Quin­ta­na, que for­ma­li­zó su adiós ha­ce tan so­lo un año, mu­cho tiem­po des­pués de que pa­sa­ra al os­tra­cis­mo po­lí­ti­co tras el re­vés elec­to­ral de abril del 2009, cuan­do el bi­par­ti­to per­dió la Xun­ta.

El adiós de Ven­ce se da­ba por he­cho des­pués del re­sul­ta­do de las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas. La cla­ve era sa­ber cuán­do se ofi­cia­li­za­ría. En es­tos ca­sos, el mo­men­to ele­gi­do nun­ca es una cues­tión ba­la­dí. El ex por­ta­voz na­cio­nal en­vió la car­ta pa­ra so­li­ci­tar su ba­ja el pa­sa­do lu­nes, es de­cir, a so­lo dos se­ma­nas de una asam­blea na­cio­nal en la que el Blo­que, sin ape­nas di­si­den­cia, ex­hi­bi­rá una cohe­sión in­ter­na iné­di­ta y que tam­bién ser­vi­rá, prin­ci­pal­men­te, pa­ra con­so­li­dar la emer­gen­te fi­gu­ra de Ana Pon­tón. En­via­da la car­ta, la no­ti­cia de su ba­ja ya no es­ta­ba en sus ma­nos. Y co­mo sue­le ocu­rrir en es­te ti­po de ca­sos, aca­ba tras­cen­dien­do más tar­de o más tem­prano.

Ven­ce lle­gó a la por­ta­vo­cía na­cio­nal del Blo­que en mar­zo del 2013, un año des­pués de la frac­tu­ra his­tó­ri­ca del fren­te. Su­ce­día en el man­do a Gui­ller­me Váz­quez y fue el ros­tro que aban­de­ró el gi­ro so­be­ra­nis­ta del Blo­que. En­ton­ces no exis­tían ni Po­de­mos ni las ma­reas, pe­ro ha­bía apa­re­ci­do en es­ce­na el em­brión de to­do aque­llo. Al­ter­na­ti­va Ga­le­ga de Es­quer­da, una alianza li­de­ra­da por Bei­ras en la que una par­te del na­cio­na­lis­mo pac­ta­ba con la iz­quier­da es­pa­ño­la, ha­bía lo­gra­do su­pe­rar en es­ca­ños al Blo­que me­ses an­tes y re­le­gar­lo a la cuar­ta po­si­ción en las au­to­nó­mi­cas ce­le­bra­das en el oto­ño del 2012. La res­pues­ta del fren­te fue más na­cio­na­lis­mo, y más so­be­ra­nis­mo, y quien pu­so ca­ra a aquel gi­ro fue el pro­pio Ven­ce, que ha­bía es­ta­do vin­cu­la­do has­ta en­ton­ces a la or­ga­ni­za­ción, pe­ro que era mu­cho más co­no­ci­do por su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca en la cien­cia eco­nó­mi­ca. El desen­la­ce pos­te­rior de los he­chos pu­so en evi­den­cia que aque­lla es­tra­te­gia no sir­vió pa­ra fre­nar la ver­ti­gi­no­sa pér­di­da de apo­yo elec­to­ral. Al con­tra­rio, más bien pa­re­cía ace­le­rar­la. Así que, con Ven­ce al man­do, el BNG fue co­se­chan­do más re­ve­ses. El co­ro­la­rio de aque­lla de­ri­va fue la pér­di­da de re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so por vez pri­me­ra des­de 1996, un se­rio con­tra­tiem­po que se con­su­mó en las ge­ne­ra­les de di­ciem­bre del 2015 y en su re­pe­ti­ción en ju­nio del 2016. In­ter­na­men­te, es cier­to que Ven­ce lle­va­ba ya mu­cho tiem­po li­bran­do un pul­so con la UPG pa­ra in­tro­du­cir cam­bios, pe­ro el par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio se mos­tra­ba ina­mo­vi­ble en sus prin­ci­pios.

Ven­ce de­jó la por­ta­vo­cía ha­ce un año, y el car­go pa­só a ma­nos de Ana Pon­tón. En­ton­ces, en el ho­ri­zon­te so­lo se veían som­bras. Pe­ro el ex por­ta­voz na­cio­nal hi­zo un úl­ti­mo in­ten­to de cam­biar las co­sas en ve­rano, an­tes de las au­to­nó­mi­cas, jus­to des­pués de que se con­su­ma­ra la de­ba­cle de la pér­di­da de re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so.

Ven­ce li­de­ró el Cha­ma­men­to de Vi­dán, una pro­pues­ta que abo­ga­ba por un acer­ca­mien­to con la ma­rea. En­ton­ces, ha­bía gen­te a su la­do. Pe­ro el ines­pe­ra­do re­sul­ta­do elec­to­ral, que per­mi­tió al Blo­que con­ser­var el gru­po pro­pio en O Hó­rreo, no so­lo re­afir­mó a la lí­nea ofi­cial en su ne­ga­ti­va a pac­tar con fuer­zas de obe­dien­cia es­ta­tal, sino que hi­zo que al­gu­nos de los que es­ta­ban con él en su cau­sa lo aban­do­na­ran. Sin apo­yo, so­lo le que­da­ba co­ger la puer­ta de sa­li­da.

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.