De Pes­ca­no­va a Pes­ca­no­va, cua­tro años

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ga­li­cia ha si­do afor­tu­na­da por te­ner em­pre­sa­rios que en­ten­die­ron sus in­dus­trias co­mo pro­yec­tos sin­di­ca­dos des­de co­mien­zos del si­glo XX. La exis­ten­cia de esos lob­bies em­pre­sa­ria­les es­tá en el ori­gen de la Ga­li­cia Ma­ri­ñei­ra em­pren­de­do­ra y de su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar­se has­ta con­fi­gu­rar la reali­dad de nues­tros días. De la ca­pa­ci­dad de esos lí­de­res em­pre­sa­ria­les, co­mo Jo­sé Fer­nán­dez, Ál­va­ro Gil o Va­len­tín Paz An­dra­de, na­ció Pes­ca­no­va. Pes­ca­no­va ha si­do mar­ca re­fe­ren­cial en el mar y la eco­no­mía de Ga­li­cia, y ha ju­ga­do un pa­pel trac­tor en el desa­rro­llo de nues­tra in­dus­tria pes­que­ra y ali­men­ta­ria des­de los años se­sen­ta. Por su ca­rác­ter mul­ti­na­cio­nal e in­te­gra­do, su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción, su es­tra­te­gia de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, la asun­ción de las 200 mi­llas en el le­jano 1974 y las em­pre­sas mix­tas co­mo al­ter­na­ti­va.

La de­ba­cle de Pes­ca­no­va, co­man­da­da por el en­ton­ces pre­si­den­te y su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, ha­ce aho­ra cua­tro años se con­fi­gu­ra­ba co­mo una nue­va fuen­te de in­cer­ti­dum­bres y desa­so­sie­gos en la eco­no­mía de Ga­li­cia. A las som­bras de As­tano, Ba­rre­ras, As­cón, Ba­zán, Fe­no­sa, la Fá­bri­ca de Ar­mas, o la de Ta­ba­co, pa­re­cía que fue­ra a se­guir­les la mí­ti­ca Pes­ca­no­va. Tan ga­lle­ga que, has­ta en su flo­ta de los ma­res le­ja­nos, el ran­cho de los do­min­gos eran la em­pa­na­da y el la­cón con gre­los. Un an­ti­ci­po del «vi­va­mos co­mo ga­le­gos».

Sor­pren­den­te­men­te cua­tro años des­pués, y aún sin sus­tan­ciar po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les o ci­vi­les de sus ges­to­res de an­ta­ño, Pes­ca­no­va ca­mi­na rum­bo a la sol­ven­cia. Co­mo se­ña­la­ba M. Sío, en una de sus acer­ta­das crónicas em­pre­sa­ria­les y eco­nó­mi­cas en La Voz de Ga­li­cia, «po­cas em­pre­sas que ha­yan caí­do en un agu­je­ro de 4.000 mi­llo­nes han lo­gra­do sa­lir con vi­da. Pes­ca­no­va es una de esas ex­cep­cio­nes que ya se es­tu­dian co­mo ca­so de éxi­to en el De­re­cho Con­cur­sal».

Des­de la to­ma del con­trol por los sie­te ban­cos acree­do­res, que asu­mie­ron la ma­yor par­te de la qui­ta, ha­ce año y me­dio, la Nue­va Pes­ca­no­va tie­ne es­tra­te­gias pa­ra el fu­tu­ro. Por más que en el ca­mino ha­ya que­da­do Chi­le, o in­ver­sio­nes en otros paí­ses, y una re­for­mu­la­ción de su ac­ti­vi­dad en acui­cul­tu­ra. Pe­ro las di­fi­cul­ta­des no han des­apa­re­ci­do, la Nue­va Pes­ca­no­va se en­fren­ta es­tos días a la pri­me­ra huel­ga des­de 1960 de sus plan­tas en tie­rra de Vi­go y Po­rri­ño. Al pa­re­cer, por desacuer­dos en el nuevo con­ve­nio, en una si­tua­ción de la em­pre­sa to­da­vía no con­so­li­da­da. O en la am­plia­ción de ca­pi­tal pro­pues­ta, a la que se opo­ne por to­dos los me­dios, in­clui­do el ju­di­cial, la vie­ja Pes­ca­no­va SA, con la co­ti­za­ción sus­pen­di­da y don­de re­sis­ten los nue­ve mil ac­cio­nis­tas, en­tre ellos el an­te­rior pre­si­den­te y sus con­se­je­ros, por no ver di­lui­do su 20 % de par­ti­ci­pa­ción ac­tual. Am­plia­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra que se pue­da abor­dar la re­no­va­ción de flo­tas y plan­tas de pro­ce­sa­do y aten­der a la es­tra­te­gia co­mer­cial. O cons­truir un fu­tu­ro pa­ra Pes­ca­no­va, co­mo in­dus­tria ali­men­ta­ria, in­clui­do su re­cu­pe­ra­do Ro­dol­fo Lan­gos­tino.

Ayer se cum­plie­ron seis años des­de el ini­cio de la gue­rra ci­vil en Siria. Seis años de des­truc­ción y ho­rror, de des­gas­te e in­hu­ma­ni­dad. Seis años de in­com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal pa­ra to­mar una po­si­ción y apo­yar de ma­ne­ra cla­ra a quie­nes quie­ren li­be­rar­se del yu­go de los Asad, su cohor­te alauí y el par­ti­do Baaz.

Sin em­bar­go, tras el anun­cio de que Es­ta­dos Unidos en­via­rá a 400 ma­ri­nes y ran­gers pa­ra co­la­bo­rar con las tro­pas de las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias —SDF, se­gún sus si­glas en in­glés—, una coa­li­ción de tro­pas ára­bes y la YPG, la mi­li­cia kur­da, en su avan­ce ha­cia la lo­ca­li­dad de Ra­qa, bas­tión del Es­ta­do Is­lá­mi­co, pue­de pro­du­cir­se un cam­bio tras­cen­den­tal en es­te con­flic­to que, qui­zás, agi­li­ce su re­so­lu­ción. Un cam­bio que, por pri­me­ra vez, in­cli­ne la ba­lan­za ha­cia quien más su­fre: la po­bla­ción ci­vil. Un cam­bio que, por su­pues­to, pro­du­ce ur­ti­ca­ria a va­rios de los ban­dos que han man­te­ni­do vi­va es­ta san­gría, es­pe­cial­men­te Tur­quía.

Y es que a Er­do­gan le ha fal­ta­do tiem­po pa­ra re­cha­zar es­ta co­la­bo­ra­ción que res­pal­da la ac­tua­ción de los kur­dos en es­te con­flic­to y su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to de que su lu­cha na­da tie­ne que ver con el te­rro­ris­mo, del que les ha ve­ni­do acu­san­do y que ha uti­li­za­do pa­ra ma­sa­crar­los tan­to en te­rri­to­rio si­rio co­mo en el tur­co e in­clu­so el ira­quí.

Ade­más, Tur­quía, siem­pre hos­til al ré­gi­men de Asad —no so­lo por su de­fen­sa del lai­cis­mo, sino por la vin­cu­la­ción con Irán, bas­tión del chiis­mo, con­fe­sión con la que man­tie­ne una lu­cha se­cu­lar—, no quie­re que Ra­qa, feu­do de los su­níes del Es­ta­do Is­lá­mi­co, sea li­be­ra­da. Y es que la su­pre­sión del EI re­equi­li­bra­ría las fuer­zas que com­po­nen el com­ple­jo puz­le si­rio, y la ne­go­cia­ción de la paz po­dría mer­mar se­ria­men­te la in­fluen­cia en la re­gión que Tur­quía tan­to ha pe­lea­do por con­ser­var y, por lo tan­to, los pla­nes de sul­ta­na­to de Er­do­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.