Mas im­po­ne a un pe­rio­dis­ta afín al fren­te de TV3 pa­ra ta­par la co­rrup­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - E. C.

Aco­rra­la­do por el ca­so del 3 % e in­ha­bi­li­ta­do du­ran­te dos años por des­obe­de­cer al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en la con­sul­ta del 9N, Ar­tur Mas se jue­ga su su­per­vi­ven­cia. Al­gu­nos le con­si­de­ran ya un ca­dá­ver po­lí­ti­co, pe­ro el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no es­tá dis­pues­to a arro­jar la toa­lla y quie­re ju­gar a fon­do la car­ta de már­tir del Es­ta­do. Co­mo pie­za bá­si­ca de su es­tra­te­gia de re­sis­ten­cia y con­tra­ata­que ha mo­vi­do fi­cha. Y lo ha he­cho im­po­nien­do el nom­bra­mien­to de un pe­rio­dis­ta afín, Vi­cent Sanchis, co­mo di­rec­tor de la ca­de­na pú­bli­ca au­to­nó­mi­ca TV3, que se­rá el en­car­ga­do de pi­lo­tar­la en lo que los in­de­pen­den­tis­tas con­si­de­ran fa­se final del pro­ce­so. Los ana­lis­tas con­si­de­ran que el mo­vi- mien­to de Mas de­mues­tra su de­ses­pe­ra­ción e in­di­ca que la an­ti­gua Convergència quie­re to­mar po­si­cio­nes an­te unas even­tua­les elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Des­de ha­ce más de 20 años Sanchis ha si­do el hom­bre ele­gi­do por los con­ver­gen­tes pa­ra con­tro­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en di­fe­ren­tes eta­pas. Era has­ta aho­ra di­rec­tor ad­jun­to del digital El Món y fue di­rec­tor de El Ob­ser­va­dor (1990-93), el pe­rió­di­co del pu­jo­lis­mo, de Avui du­ran­te más de una dé­ca­da y de Ba­rça TV. Es co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual en ter­tu­lias de di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en las que de­fien­de sin com­ple­jos la in­de­pen­den­cia. Siem­pre en la ór­bi­ta con­ver­gen­te, fue in­te­gran­te del clan de Lluís Pre­na­fe­ta, el que fue mano de­re­cha de Pu­jol en sus pri­me­ras

le­gis­la­tu­ras y que es­tá sien­do juz­ga­do por el ca­so Pre­to­ria. Sanchis ha es­cri­to dos li­bros con Pre­na­fe­ta, al que re­le­vó al fren­te de la Fun­da­ció Ca­ta­lun­ya Ober­ta. Tam­bién fue vi­ce­pre­si­den­te de Òm­nium Cul­tu­ral, una de las dos en­ti­da­des de re­fe­ren­cia del so­be­ra­nis­mo. Su lle­ga­da en sus­ti­tu­ción de Jau­me Pe­ral, quien ha du­ra­do po­co más de un año en el car­go, es con­se­cuen­cia del en­fa­do de Mas y su vie­ja guar­dia con la co­ber­tu­ra que es­ta­ba ha­cien­do TV3 de los ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan a la ex­tin­gui­da Convergència.

Re­par­to de car­gos

Con­cre­ta­men­te se que­ja­ban de que se abrie­ran los in­for­ma­ti­vos con una no­ti­cia so­bre el 3 % y que se ci­ta­ra una in­for­ma­ción de El Mun­do. El PDECat y ERC se re­par­ten los car­gos di­rec­ti­vos de la te­le­vi­sión y la ra­dio pú­bli­cas. El ac­tual di­rec­tor de in­for­ma­ti­vos de TV3 es Da­vid Bas­sa, de­sig­na­do por los re­pu­bli­ca­nos.

Los tra­ba­ja­do­res de la ca­de­na, el co­mi­té de em­pre­sa y del con­se­jo pro­fe­sio­nal de la Cor­po­ra­ción Ca­ta­la­na de Me­dios Au­dio­vi­sua­les cri­ti­ca­ron el nom­bra­mien­to, que se con­su­mó el pa­sa­do lu­nes, por­que con­si­de­ran que mi­na la cre­di­bi­li­dad del ca­nal al ha­ber­se pro­du­ci­do sin te­ner en cuen­ta cri­te­rios pro­fe­sio­na­les y per­mi­te a la an­ti­gua Con­ver­gen­cia ejer­cer su con­trol po­lí­ti­co. La de­sig­na­ción ha pro­vo­ca­do una tor­men­ta po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña, ya que to­da la opo­si­ción, in­clui­da la CUP, ha mos­tra­do su desacuer­do.

Sanchis de­fen­dió ayer la plu­ra­li­dad de TV3, que di­jo «nun­ca ha si­do una te­le­vi­sión gu­ber­na­men­tal». En to­do ca­so, el pe­rio­dis­ta va­len­ciano ad­mi­tió que TV3 «es un ar­te­fac­to po­lí­ti­co por­que es una te­le­vi­sión pú­bli­ca que de­pen­de del Par­la­men­to ca­ta­lán», Y apos­ti­lló: «Es que sin po­lí­ti­ca no ha­bría te­le­vi­sio­nes pú­bli­cas, ca­si di­ría que no ha­bría ni pa­pel de vá­ter».

Sanchis ad­mi­tió que TV3 es un «ar­te­fac­to po­lí­ti­co».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.