De­te­ni­do el cuar­to her­mano de una fa­mi­lia de ma­rro­quíes yiha­dis­tas re­si­den­tes en Ge­ro­na

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - M. S. P.

Cua­tro her­ma­nos ma­rro­quíes re­si­den­tes en Es­pa­ña des­de el 2000 y los cua­tro miem­bros ac­ti­vos del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Los ser­vi­cios an­ti­te­rro­ris­tas de la Guar­dia Ci­vil de­tu­vie­ron ayer al úl­ti­mo de la fa­mi­lia tan­ge­ri­na de El Je­laly que que­da­ba en li­ber­tad, Moha­med, de 43 años. En ju­lio del pa­sa­do año, ha­bían cap­tu­ra­do a dos de sus her­ma­nos me­no­res, Ab­del­hak y Omar, de 33 y 22 años.

Los tres se de­di­ca­ban a fi­nan­ciar, me­dian­te el en­vío siem­pre en pe­que­ñas can­ti­da­des, al de­no­mi­na­do ca­li­fa­to por el EI, pa­ra su­fra­gar via­jes de mu­yahi­di­nes a la «tie­rra pro­me­ti­da». El tra­ba­jo de los tres era una suer­te de ho­me­na­je a Ba­chir, el cuar­to de los her­ma­nos, que mu­rió com­ba­tien­do en Pal­mi­ra, Siria, a fi­na­les del 2015. Ba­chir, un ex­con­duc­tor de au­to­bu­ses y exem­plea­do de ga­so­li­ne­ra, emi­gró al ca­li­fa­to en fe­bre­ro del 2015 con su mu­jer y sus dos hi­jos me­no­res tras ven­der la car­ni­ce­ría ha­lal que el clan ha­bía re­gen­ta­do en Ar­bu­cias (Ge­ro­na) du­ran­te años. Su muer­te lo ha­bía con­ver­ti­do a ojos de sus her­ma­nos en un már­tir, cu­ya me­mo­ria se de­di­ca­ban a hon­rar fi­nan­cian­do a sus com­pa­ñe­ros de ar­mas.

Moha­med, cap­tu­ra­do en Santa Co­lo­ma de Far­ners (Ge­ro­na), don­de vi­vía con su mu­jer y sus tres hi­jos de en­tre 5 y 8 años, se ha­bía he­cho con el con­trol de la red de fi­nan­cia­ción del EI cuan­do Ab­del­hak y Omar fue­ron en­via­dos el pa­sa­do ve­rano a la cár­cel, el pri­me­ro por per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta y el se­gun­do co­mo fi­nan­cia­dor del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Has­ta en­ton­ces Moha­med no ha­bía es­ta­do «di­rec­ta­men­te im­pli­ca­do» en el en­vío de re­me­sas que pre­pa­ra­ba Omar. Sin em­bar­go, pa­ra él era una «cues­tión de ho­nor» se­guir con la la­bor de su her­mano. En su me­mo­ria se­guía la ima­gen de már­tir de Ba­chir. La mis­ma que ha­bía lle­va­do a Ab­del­hak, un ex­sol­da­dor y pro­fe­sor de kick bo­xing, a pre­pa­rar un via­je a Siria con sus dos hi­jas, que so­lo su de­ten­ción abor­tó. Su mu­jer, es­pa­ño­la, ya pa­ra en­ton­ces que­ría se­pa­rar­se a cau­sa de su ra­di­ca­li­za­ción.

La pri­me­ra fa­mi­lia de yiha­dis­tas de Es­pa­ña nun­ca ha­bía lla­ma­do la aten­ción de sus ve­ci­nos de Santa Co­lo­ma ni de Ar­bu­cias, don­de vi­vie­ron unos años. Es­ta­ban apa­ren­te­men­te in­te­gra­dos. Ha­bla­ban cas­te­llano y ca­ta­lán, y sus hi­jos es­ta­ban es­co­la­ri­za­dos. Pe­ro la reali­dad era otra: Moha­med, un pin­tor de bro­cha gor­da apa­ren­te­men­te dis­tan­cia­do de la ra­di­ca­li­dad de sus her­ma­nos, in­clu­so en­via­ba par­te de su exi­guo suel­do a Siria. Sus mo­vi­mien­tos eran mo­ni­to­ri­za­dos ha­ce me­ses por los es­pe­cia­lis­tas del CNI y de Eu­ro­pol. Luis An­drés Gar­cía, ex­dipu­tado del PSC y pre­sun­to ce­re­bro de la tra­ma Pre­to­ria, en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.