Wil­ders no era la es­tre­lla

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

Se com­pren­de el in­te­rés y la preo­cu­pa­ción que des­pier­ta in­ter­na­cio­nal­men­te Geert Wil­ders. Pe­ro se­ría un error re­du­cir las elec­cio­nes de ayer en Ho­lan­da a una no­ble jus­ta en­tre xe­nó­fo­bos ver­sus eu­ro­peís­tas. Apar­te de que el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ho­lan­dés es tan frag­men­ta­rio que no se pue­den for­mar dos blo­ques de opi­nión sin más, esos gran­des te­mas, la UE y la in­mi­gra­ción, son dos asun­tos so­bre los que ya exis­tía un cier­to con­sen­so so­cial an­tes de que se abrie­sen las ur­nas. Y ese con­sen­so va a te­ner que desa­rro­llar­lo en su po­lí­ti­ca el pró­xi­mo go­bierno, sea cual sea su con­fi­gu­ra­ción. Lo que preo­cu­pa a los elec­to­res ho­lan­de­ses son otras co­sas.

A Wil­ders se le con­si­de­ra un pro­vo­ca­dor y un ex­tre­mis­ta, pe­ro la idea de que es ne­ce­sa­rio un con­trol de la in­mi­gra­ción y un es­fuer­zo ma­yor de in­te­gra­ción por par­te de la po­bla­ción ex­tran­je­ra la com­par­ten des­de ha­ce tiem­po ca­si to­dos los par­ti­dos. En su an­sia de de­jar­lo cla­ro, al pri­mer mi­nis­tro li­be­ral, Mark Rut­te, se le fue la mano al co­mien­zo de la cam­pa­ña cuan­do pu­bli­có un anun­cio en to­da la pren­sa del país que po­dría ha­ber fir­ma­do el pro­pio Wil­ders («com­por­ta­ros co­mo los de­más o lar­gaos», de­cía se­ca­men­te a los in­mi­gran­tes). In­clu­so los so­cial­de­mó­cra­tas lle­van en su pro­gra­ma una re­vi­sión del de­re­cho a la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas que, en su opi­nión, es­tá da­ñan­do los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res.

Pre­ci­sa­men­te, la cri­sis del par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta es qui­zás tan re­ve­la­do­ra co­mo el fe­nó­meno Wil­ders de los cam­bios que se es­tán ope­ran­do en es­ta so­cie­dad. Los so­cial­de­mó­cra­tas han su­fri­do una se­ce­sión en­ca­be­za­da por dos de sus dipu­tados de ori­gen in­mi­gran­te pa­ra crear un nuevo par­ti­do, Denk, que pre­ten­de re­pre­sen­tar a las mi­no­rías ét­ni­cas fren­te a lo que con­si­de­ran una cul­tu­ra ho­lan­de­sa «es­truc­tu­ral­men­te ra­cis­ta». Denk re­cha­za abier­ta­men­te la idea de in­te­gra­ción y re­cla­ma la «acep­ta­ción» co­mo al­ter­na­ti­va. Es­to pa­re­ce apun­tar a una pau­la­ti­na sus­ti­tu­ción de la tra­di­cio­nal di­vi­so­ria iz­quier­da-de­re­cha por otra en­tre co­mu­ni­da­des ét­ni­cas y re­li­gio­sas, no so­lo ya en la de­re­cha sino tam­bién en la iz­quier­da.

La cues­tión eu­ro­pea es otro ejem­plo de con­sen­so pre­vio a las ur­nas. Ho­lan­da ya vo­tó con­tra la Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea en 2005. Pe­ro no se tra­ta de an­ti-eu­ro­peís­mo. De he­cho, el po­co apo­yo que po­día te­ner en Ho­lan­da la idea de aban­do­nar la UE se ha re­du­ci­do tras el re­fe­ren­do bri­tá­ni­co del bre­xit; pe­ro exis­te en el país un fuer­te en­fa­do con lo que se per­ci­be co­mo fal­ta de trans­pa­ren­cia y de de­mo­cra­cia en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Hay una fuer­te opo­si­ción a nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes a la UE, y no so­lo a la de Tur­quía. El año pa­sa­do, los ho­lan­de­ses re­cha­za­ron en un re­fe­ren­do el acuer­do de aso­cia­ción en­tre Ucra­nia y la UE por­que sos­pe­cha­ban (co­rrec­ta­men­te) que era un pri­mer paso pa­ra la in­te­gra­ción. Se for­me el go­bierno que se for­me, por tan­to, lo más pro­ba­ble es que Ho­lan­da to­me una lí­nea crí­ti­ca con Bruselas y pro­mue­va una re­for­ma mi­gra­to­ria. Y es­to ten­drá po­co que ver con Wil­ders y sus exa­brup­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.