¿Por qué es­tás preo­cu­pa­da, Ho­lan­da?

País abier­to y li­be­ral en otro tiem­po, ha gi­ra­do a po­si­cio­nes más con­ser­va­do­ras

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

¿Qué em­pu­ja a un país tan abier­to y li­be­ral co­mo Ho­lan­da a eri­gir al par­ti­do del xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders co­mo una de las prin­ci­pa­les fuer­zas? ¿De­ses­pe­ra­ción? Con una eco­no­mía cre­cien­do al 2 %, con una ten­den­cia al al­za de los sa­la­rios, unas cuen­tas sa­nea­das, una ba­lan­za co­mer­cial del 8 % y cifras de em­pleo en­vi­dia­bles pa­ra cual­quier país eu­ro­peo, ha­bría que bus­car res­pues­tas en otro la­do. Si se atien­de a los pro­gra­mas elec­to­ra­les y a las de­cla­ra­cio­nes de los lí­de­res de to­do el es­pec­tro, hay dos ejes que ver­te­bran el ma­les­tar de los ho­lan­de­ses: la pér­di­da de iden­ti­dad y la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes.

¿Es­tá fun­da­do el mie­do a per­der sus raí­ces?

Se­gún la ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­ca ho­lan­de­sa, de los 17 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­tan en Ho­lan­da, 3.800.000 son de ori­gen ex­tran­je­ro, lo que vie­ne a ser el 22.1 % de la po­bla­ción. La en­tra­da de mi­gran­tes se acen­tuó a par­tir del año 2000, coin­ci­dien­do con el des­per­tar de los mo­vi­mien­tos xe­nó­fo­bos. La po­bla­ción na­ti­va se en­cuen­tra hoy en ni­ve­les que no se veían des­de 1871 La prin­ci­pal co­mu­ni­dad ex­tran­je­ra es la tur­ca (397.000) se­gui­da de la ma­rro­quí (386.000), dos de las co­mu­ni­da­des que me­nos con­tac­to es­ta­ble­cen con los na­ti­vos.

¿Exis­te un pro­ble­ma de in­te­gra­ción?

La idea de que exis­te un pro­ble­ma de in­te­gra­ción ha ca­la­do en un país don­de ha fa­lla­do el mo­de­lo mix­to, a ca­ba­llo en­tre el bri­tá­ni­co y el fran­cés. Has­ta el 40% de los ma­rro­quíes y tur­cos, in­clu­so los nacidos en Ho­lan­da, ase­gu­ran no sen­tir­se ho­lan­de­ses. La ex­clu­sión se ob­ser­va en to­dos los ám­bi­tos, in­clui­do el po­lí­ti­co, co­mo se pu­do com­pro­bar tras la es­ci­sión de una par­te del par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta Pv­dA, que aca­bó con­cu­rrien­do a las elec­cio­nes bajo la de­no­mi­na­ción Denk pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de la po­bla­ción in­mi­gran­te a la que se ha hos­ti­ga­do to­da la cam­pa­ña. Un tur­co tie­ne el tri­ple de pro­ba­bi­li­da­des de es­tar des­em­plea­do en com­pa­ra­ción con un ho­lan­dés. El desempleo en­tre los jó­ve­nes na­ti­vos es del 9 % fren­te al 23 % de los de ori­gen no oc­ci­den­tal. Tam­bién tie­nen de me­dia sa­la­rios más ba­jos, lo que les obli­ga a re­cu­rrir con ma­yor fre­cuen­cia a las pres­ta­cio­nes so­cia­les. Un 15 % de los ma­rro­quíes y el 10 % de los tur­cos so­li­ci­tan ayu­das fren­te al 2.2 % de los ho­lan­de­ses. Las bre­chas y la ex­clu­sión son cal­do de cul­ti­vo pa­ra los ac­tos de­lic­ti­vos. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, un ciu­da­dano de ori­gen ma­rro­quí tie­ne una pro­ba­bi­li­dad has­ta seis ve­ces ma­yor de co­me­ter un cri­men que un ho­lan­dés na­ti­vo.

¿Có­mo in­flu­yó el de­ba­te a la ho­ra de vo­tar?

Aun­que siem­pre se sue­len atri­buir a Wil­ders y a su par­ti­do los ata­ques a la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te, otros par­ti­dos co­mo el VVD de Rut­te, la Unión Cris­tia­na o los cal­vi­nis­tas del SGP han apun­ta­do a la mis­ma dia­na sin que el elec­to­ra­do les pa­sa­ra fac­tu­ra. No es de ex­tra­ñar. Se­gún un es­tu­dio del think tank Ifo, al 63% de los vo­tan­tes de Wil­ders les preo­cu­pa la pér­di­da de iden­ti­dad fru­to de la in­mi­gra­ción. Un por­cen­ta­je no muy ale­ja­do del de los vo­tan­tes so­cial­de­mó­cra­tas del Pv­dA (56 %), o del 51 % de los li­be­ra­les del VVD.

ROBIN UTRECHT EFE

Va­rios agen­tes de se­gu­ri­dad cus­to­dian la lle­ga­da del ul­tra­de­re­chis­ta Geert Wil­ders al co­le­gio don­de de­po­si­tó su vo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.