Los re­pu­bli­ca­nos no ha­llan prue­bas del es­pio­na­je de Oba­ma a Trump

El pre­si­den­te de­cla­ró cien mi­llo­nes en pér­di­das pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos en el 2005

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Va­rios pe­sos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano pe­sa­dos mar­ca­ron ayer dis­tan­cias con un pre­si­den­te en­vuel­to en la po­lé­mi­ca per­ma­nen­te y cu­ya fal­ta de con­ten­ción le po­dría pa­sar fac­tu­ra en los pró­xi­mos días. La acu­sa­ción de Do­nald Trump de que Ba­rack Oba­ma le es­pió du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral ob­tu­vo ayer la re­pro­ba­ción del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Los con­gre­sis­tas con­clu­ye­ron que no hay evi­den­cia al­gu­na de pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos en la To­rre Trump. «No he vis­to nin­gu­na prue­ba que lo res­pal­de», di­jo su pre­si­den­te, De­vin Nu­nes. In­clu­so apun­tó que, si se asu­me la li­te­ra­li­dad de los men­sa­jes acu­sa­to­rios de Trump, «cla­ra­men­te el pre­si­den­te es­ta­ba equi­vo­ca­do».

So­bre es­te asun­to se le pre­gun­ta­rá el lu­nes al di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, quien jun­to al je­fe de la NSA, Mi­ke Ro­gers, com­pa­re­ce­rá en el Ca­pi­to­lio pa­ra ha­blar de la su­pues­ta injerencia ru­sa en las elec­cio­nes. «Voy a lle­gar al fon­do de to­do es­to», di­jo irri­ta­do el se­na­dor re­pu­bli­cano Lind­sey Graham. Ese mis­mo día pre­ci­sa­men­te, ter­mi­na el pla­zo pa­ra que el De­par­ta­men­to de Justicia pre­sen­te prue­bas de la acu­sa­ción de Trump. Si no lo ha­ce, el Con­gre­so po­dría de­man­dar una ex­pli­ca­ción for­mal del pre­si­den­te.

Sus­pi­ca­cias

No fue el úl­ti­mo con­tra­tiem­po del día pa­ra el pre­si­den­te. Al­guien con ac­ce­so a sus de­cla­ra­cio­nes de ren­ta quie­re que se ha­gan pú­bli­cas ¿Pe­ro quién? Es- Trump y su yerno, en la Ca­sa Blan­ca.

ta es la pre­gun­ta que más se re­pi­te en los círcu­los de po­der es­ta­dou­ni­den­ses an­te la fil­tra­ción de la de­cla­ra­ción del 2005. Las teo­rías son dig­nas de cual­quier guion de Hou­se of Cards y la ma­yo­ría apun­ta ha­cia él y su círcu­lo co­mo po­si­bles fil­tra­do­res. En­tre ellos el pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción y ga­na­dor de un Pre­mio Pu­lit­zer Da­vid Cay Johns­ton, a quien la co­pia de la de­cla­ra­ción le lle­gó a su bu­zón de co­rreo de for­ma anó­ni­ma. En una en­tre­vis­ta

en la MSNBC, Johns­ton tam­bién des­ta­có el he­cho de que los do­cu­men­tos fil­tra­dos fue­sen una «co­pia del clien­te».

Lo que tam­bién le­van­ta las sus­pi­ca­cias es lo in­com­ple­to del do­cu­men­to. Lo úni­co que re­ve­la es que Trump pa­gó 38 mi­llo­nes de dó­la­res en im­pues­tos so­bre unos in­gre­sos su­pe­rio­res a los 150 mi­llo­nes tras de­du­cir más de 100 mi­llo­nes en pér­di­das de sus em­pre­sas, pun­to. No hay da­tos so­bre el ori­gen de las ga­nan­cias, ni tam­po­co cifras que apor­ten pis­ta al­gu­na so­bre po­si­bles ne­go­cios con otros paí­ses y que po­drían abrir la ve­da a los te­mi­dos con­flic­tos de in­tere­ses. No hay na­da da­ñino en las dos pá­gi­nas. Muy al con­tra­rio, se de­mues­tra que Trump pa­gó im­pues­tos fe­de­ra­les Un juez fe­de­ral de Es­ta­dos Unidos blo­queó ano­che tem­po­ral­men­te el nuevo ve­to mi­gra­to­rio de Trump, ho­ras an­tes de su en­tra­da en vi­gor. La or­den del ma­gis­tra­do De­rrick K. Watson, con se­de en Ho­no­lu­lú (Ha­wái), de­ja por el mo­men­to sin efec­to la me­di­da con la que Trump pre­ten­día sus­pen­der la en­tra­da al país de in­mi­gran­tes de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na y de to­dos los re­fu­gia­dos. La de­ci­sión del juez Watson su­po­ne un se­gun­do re­vés le­gal pa­ra el Go­bierno de Trump, que ya vio co­mo la Justicia blo­quea­ba a prin­ci­pios de fe­bre­ro su pri­mer ve­to mi­gra­to­rio.

en con­tra de lo que se pu­bli­có en va­rios me­dios du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral.

Ade­más, cuan­do MSNBC in­for­mó de que iba a dar a co­no­cer los do­cu­men­tos de Johns­ton, la Ca­sa Blan­ca se ade­lan­tó y re­ve­ló los da­tos. Es la se­gun­da vez en los úl­ti­mos sie­te me­ses que se fil­tra par­te de la de­cla­ra­ción de la ren­ta del mag­na­te neo­yor­quino, su se­cre­to me­jor guar­da­do. La pri­me­ra la pu­bli­có en oc­tu­bre el pe­rió­di­co The New York Ti­mes y co­rres­pon­día a los im­pues­tos de­cla­ra­dos en el año 1995. No obs­tan­te, la di­vul­ga­ción par­cial de los im­pues­tos aña­de pre­sión pa­ra que el pre­si­den­te pu­bli­que la to­ta­li­dad de sus de­cla­ra­cio­nes co­mo han he­cho to­dos los can­di­da­tos a la Ca­sa Blan­ca.

Un juez fe­de­ral blo­quea el se­gun­do ve­to mi­gra­to­rio

KEVIN LAMARQUE REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.