«No me con­ven­cía el ci­ru­jano y di­se­ñé una pró­te­sis pa­ra mi pro­pio co­ra­zón»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

pró­te­sis al­ter­na­ti­va que pro­mo­vió: «Es de po­liés­ter y con­fío en que du­re has­ta que me mue­ra».

To­do co­men­zó por­que, cuan­do te­nía que ope­rar­se, le ofre­cie­ron co­mo op­ción el re­cam­bio to­tal de la raíz aór­ti­ca, y su re­em­pla­zo, con pre­ser­va­ción de la vál­vu­la, co­mo se ha­cía ha­bi­tual­men­te en­ton­ces con ca­sos co­mo el su­yo: «No me con­ven­ció el ci­ru­jano y di­se­ñé una pró­te­sis pa­ra mi pro­pio co­ra­zón», ex­pli­ca. Tal Go­les­worthy, que tra­ba­ja­ba en el cam­po de la com­bus­tión y en la po­lu­ción del ai­re, pro­pu­so a su equi­po de in­ge­nie­ros bus­car una so­lu­ción me­jor. Co­men­za­ron en el 2001, lo con­si­guie­ron y se pro­bó en él con éxi­to. Apro­ve­cha­ron los co­no­ci­mien­tos pro­pios de su for­ma­ción y los apli­ca­ron a la me­di­ci­na, in­di­ca.

An­tes de su ope­ra­ción asis­tió a un en­cuen­tro de pa­cien­tes con sín­dro­me de Mar­fan, y allí con­tac­tó con un ci­ru­jano car­día­co, con quien acor­dó co­la­bo­rar en la bús­que­da de téc­ni­cas nue­vas pa­ra su pro­ble­ma. Pa­ra desa­rro­llar el pro­to­ti­po que mos­tra­ba en la ca­mi­se­ta uti­li­za­ron pro­ce­di­mien­tos in­for­má­ti­cos. Una vez que se di­se­ñó Tal Go­les­worthy, ayer en San­tia­go.

un mo­de­lo sa­tis­fac­to­rio, se pa­só a la fa­se de­ci­si­va, que con­sis­tió en cons­truir aquel di­se­ño vir­tual con tejido, y con ca­rac­te­rís­ti­cas vá­li­das pa­ra po­der im­plan­tar­lo me­dian­te ci­ru­gía. Des­pués, en el 2008, agre­ga, se hi­zo una mo­di­fi­ca­ción «por­que an­tes so­lo se uti­li­za­ba el pro­to­ti­po que di­se­ña­mos pa­ra ope­rar sín­dro­me de Mar­fan, y aho­ra pue­de usar­se pa­ra el tra­ta­mien­to de cin­co en­fer­me­da­des más de la ar­te­ria aor­ta», ex­pli­ca.

Se uti­li­zó la téc­ni­ca «con 95 pa­cien­tes del Reino Uni­do, pe­ro tam­bién de Bél­gi­ca, Re­pú­bli­ca Che­ca y Nue­va Ze­lan­da». Él fue el pri­me­ro en re­ci­bir lo que se con­si­de­ra el pri­mer so­por­te ex­terno de la raíz aór­ti­ca, se­gún se ex­pli­có en el con­gre­so, y aho­ra tra­ba­ja pa­ra ex­ten­der esa op­ción qui­rúr­gi­ca a un gru­po más am­plio de pa­cien­tes con di­la­ta­ción aór­ti­ca.

Go­les­worthy de­ci­dió par­ti­ci­par en el con­gre­so clau­su­ra­do ayer en San­tia­go, or­ga­ni­za­do por la aso­cia­ción Us­cien­ce de la Fa­cul­ta­de de Me­di­ci­na, pa­ra que «los jó­ve­nes de hoy, que son los mé­di­cos de ma­ña­na, com­pren­dan que hay otras for­mas de tra­tar la en­fer­me­dad. Y pa­ra avan­zar de­ben man­te­ner la men­te abier­ta a las po­si­bi­li­da­des de otras áreas, ade­más de la me­di­ci­na». Su ex­pe­rien­cia se co­no­ce in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo la his­to­ria del in­ge­nie­ro que re­pa­ró su pro­pio co­ra­zón. Un ca­so de éxi­to que ha cau­ti­va­do a los es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.