Seis me­ses de pri­sión por el «sim­pa» de la pri­me­ra co­mu­nión de Pon­te­ve­dra

El acu­sa­do se com­pro­me­tió a de­vol­ver el di­ne­ro adeu­da­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - LÓ­PEZ PENIDE

En agos­to del año pa­sa­do, un cén­tri­co ne­go­cio de hos­te­le­ría de Pon­te­ve­dra su­frió un sim­pa que tu­vo co­mo tras­fon­do la pri­me­ra co­mu­nión de una ni­ña y a la que acu­die­ron nu­me­ro­sos in­vi­ta­dos. Por es­tos he­chos, la Fis­ca­lía Pro­vin­cial im­pu­tó un de­li­to de es­ta­fa a un ve­cino de la ciu­dad del Lé­rez, R. G. E., pa­ra quien ini­cial­men­te so­li­ci­tó nue­ve me­ses de pri­sión co­mo au­tor de un de­li­to de es­ta­fa. Sin em­bar­go, el ti­ma­dor, fi­nal­men­te, ha vis­to re­du­ci­da la con­de­na que ten­drá que cum­plir.

Y es que en los úl­ti­mos días, su re­pre­sen­tan­te le­gal y el mi­nis­te­rio pú­bli­co han lle­ga­do a un acuer­do que ya ha si­do ru­bri­ca­do an­te un ma­gis­tra­do. Es, por tan­to, fir­me. De es­te mo­do, el pon­te­ve­drés asu­mió ha­ber si­do el au­tor ma­te­rial de la es­ta­fa —en el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial abier­to lle­gó a es­tar en­cau­sa­da una se­gun­da per­so­na, A. N. D. O., alle­ga­da del aho­ra con­de­na­do. Pe­ro el fis­cal, a la ho­ra de for­ma­li­zar su es­cri­to de acu­sa­ción, so­li­ci­tó el so­bre­sei­mien­to pro­vi­sio­nal de las ac­cio­nes di­ri­gi­das con­tra ella— y se con­for­mó con una pe­na de seis me­ses de cár­cel. De igual mo­do, ac­ce­dió a de­vol­ver la to­ta­li­dad del di­ne­ro que de­jó sin pa­gar en el Ho­tel Res­tau­ran­te Vir­gen del Ca­mino, al­go más de se­te­cien­tos eu­ros, can­ti­dad que, se­gún pac­tó con el mi­nis­te­rio pú­bli­co, ira abo­nan­do en pla­zos men­sua­les de cien eu­ros.

Con an­te­ce­den­tes pe­na­les so­bre sus es­pal­das, R. G. E. ha­bía acor­da­do con el di­rec­tor de es­te es­ta­ble­ci­mien­to pon­te­ve­drés la ce­le­bra­ción de una co­mi­da pa­ra ce­le­brar la pri­me­ra co­mu­nión de su hi­ja. Se­gún tras­cen­dió, aquel 15 de agos­to del 2016, el nú­me­ro de in­vi­ta­dos que acu­dió al con­vi­te fue «im­por­tan­te», lo que, a la pos­tre, de­ri­vó en que el im­por­te del mis­mo as­cen­die­se a un to­tal de 704 eu­ros.

Tras la ce­le­bra­ción, y «con el pro­pó­si­to de be­ne­fi­ciar­se eco­nó­mi­ca­men­te», en pa­la­bras del fis­cal, R. G. E. se di­ri­gió al di­rec­tor del ne­go­cio co­mu­ni­cán­do­le que «pa­sa­ría más tar­de a pa­gar». No ocu­rrió así.

El tiem­po fue pa­san­do y el pon­te­ve­drés no da­ba se­ña­les de vi­da. Las fuen­tes con­sul­ta­das aña­die­ron, en es­te sen­ti­do, que en las se­ma­nas si­guien­tes la víc­ti­ma re­cla­mó in­fruc­tuo­sa­men­te el abono de la co­mi­da. An­te los si­len­cios del pon­te­ve­drés, el de­nun­cian­te de­ci­dió acu­dir a los juz­ga­dos. Qui­zás aho­ra sí pue­da re­cu­pe­rar el di­ne­ro de aque­lla pri­me­ra co­mu­nión que tan­tos do­lo­res de ca­be­za le ha cau­sa­do.

Es­te sim­pa se su­ma a otro que se in­ves­ti­ga en el con­ce­llo co­ru­ñés de Teo y cu­ya víc­ti­ma fue el due­ño del res­tau­ran­te San Mar­ti­ño. El 18 de ma­yo del año pa­sa­do un gru­po de unas dos­cien­tas per­so­nas de na­cio­na­li­dad ru­ma­na de­ja­ron sin pa­gar ocho mil eu­ros de un bau­ti­zo, se­gún re­co­gió el pe­rio­dis­ta Xur­xo Melchor en La Voz. El even­to fue pre­su­pues­ta­do en once mil eu­ros. So­lo abo­na­ron un ade­lan­to de tres mil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.