Trump ya tie­ne su subida de ti­pos

La Re­ser­va Fe­de­ral en­ca­re­ce el di­ne­ro otro cuar­to de pun­to, y van dos en tres me­ses

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - MER­CE­DES MORA

Ya es­tá aquí la pri­me­ra subida de ti­pos de la era Trump. Co­mo to­do el mun­do es­pe­ra­ba, y ha­bía de­ja­do caer su pre­si­den­ta, Ja­net Ye­llen, la Re­ser­va Fe­de­ral dio ayer luz ver­de a otra al­za del pre­cio del di­ne­ro. La ter­ce­ra en po­co más de un año, la se­gun­da en tres me­ses y la pri­me­ra des­de que el des­pa­cho oval cam­bió de in­qui­lino.

Co­mo en las dos oca­sio­nes an­te­rio­res, es­ta vez la vuel­ta de tuer­ca tam­bién ha si­do pe­que­ña. De un cuar­ti­llo de pun­to. Lo es­pe­ra­do. Por­que pa­re­ce que los so­bre­sal­tos en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de los ban­cos cen­tra­les ha pa­sa­do a me­jor vi­da. Co­mo si de ver­dad la cri­sis fue­se ya so­lo un mal re­cuer­do.

No fue la de ayer, sin em­bar­go, una de­ci­sión uná­ni­me. Se to­mó con nue­ve vo­tos a fa­vor y uno en con­tra. El del pre­si­den­te de la Fed de Mi­neá­po­lis, Neel Kash­ka­ri, que que­ría de­jar las ta­sas don­de es­ta­ban.

La re­ba­ja co­lo­ca el pre­cio del di­ne­ro en­tre el 0,75 y el 1 %. Y su in­ten­ción, de mo­men­to, es apli­car otros dos nue­vos in­cre­men­tos en lo que res­ta de año. ¿Por qué lo ha­ce? Por­que la eco­no­mía, la real, mar­cha a buen rit­mo. No hay más que echar­les un vis­ta­zo a las úl­ti­mas cifras de pa­ro, con el país en si­tua­ción ya de pleno em­pleo, tras seis años de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do. Y por­que la in­fla­ción em­pie­za a acer­car­se a los ni­ve­les en los que a la Fed le gus­ta que es­té, pró­xi­ma al 2 %.

No quie­re la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na que las co­sas se le va­yan de las ma­nos y que la eco­no­mía aca­be re­ca­len­tán­do­se. La bre­cha en­tre las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de Drag­hi y Ye­llen se en­san­cha.

Así que me­jor pre­ve­nir...

Cal­cu­lan en la Re­ser­va Fe­de­ral que, cuan­do lle­gue el 2019, los ti­pos es­ta­rán en el 3 %. Y quie­re Ye­llen que el ca­mino has­ta allí sea tran­qui­lo. Que la apro­xi­ma­ción sea gra­dual. Pe­ro no las tie­ne to­das con­si­go. Por­que pue­de que los pla­nes de Trump, con re­ba­jas fis­ca­les —aún por con­cre­tar— por do­quier y bi­llo­na­rias in­ver­sio­nes en la mo­der­ni­za­ción de las in­fraes­truc­tu­ras del país —tam­bién por de­ta­llar— des­ba­ra­ten sus pla­nes con más in­fla­ción y ha­ya que ha­cer las co­sas a to­do co­rrer. Ya ve­re­mos...

Lo que sí es­tá cla­ro es que la bre­cha en­tre la Fed y el BCE se en­san­cha. En la otra ori­lla lle­van ya más de un año en otra his­to­ria. Con ti­pos ca­da vez más al­tos y na­da de es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios. Fue en di­ciem­bre del 2015 cuan­do se ini­ció el cam­bio de rum­bo. Cuan­do la Re­ser­va Fe­de­ral se atre­vió a en­ca­re­cer el di­ne­ro por pri­me­ra vez en diez años, dan­do car­pe­ta­zo a la Gran Re­ce­sión.

A es­te la­do, la má­qui­na de fa­bri­car di­ne­ro si­gue a pleno ren­di­mien­to; y los ti­pos de in­te­rés, en el 0 %. Lle­van ahí un año y van de la mano de un plan de com­pras

ma­si­vas de deu­da. To­do pa­ra es­ti­mu­lar el ra­quí­ti­co cre­ci­mien­to eu­ro­peo, es­ti­mu­lan­do el cré­di­to, la in­ver­sión y el con­su­mo.

Hoy ha­ce una se­ma­na que Drag­hi de­ci­dió de­jar las co­sas co­mo es­ta­ban. No aca­ba el ita­liano de ver las co­sas cla­ras. Aun­que, eso sí, al me­nos no di­jo que va­ya a ser ne­ce­sa­rio po­ner más car­ne en el asa­dor.

Al prin­ci­pio de la cri­sis to­do era al re­vés. Es­ta­dos Unidos no ha­cía más que dar­le a la má­qui­na del di­ne­ro y aquí el BCE, cru­za­do de bra­zos. Las tor­nas han cam­bia­do.

AFP/ EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.