«El pa­trón hi­zo del lí­der que ne­ce­si­ta­ban los ma­ri­ne­ros y, al ver­se a sal­vo, se de­rrum­bó»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima -

Po­cas ve­ces la ca­sua­li­dad se po­ne tan de ca­ra pa­ra que —aún den­tro del in­for­tu­nio— las co­sas sal­gan bien co­mo en el res­ca­te del pesquero de Ce­dei­ra O Busi, que el mar­tes su­frió un in­cen­dio a do­ce mi­llas de su puer­to ba­se. Qui­so esa ca­sua­li­dad que a unos 17 mi­nu­tos del pun­to en el que fae­na­ba el vo­lan­te­ro es­tu­vie­ra el He­li­mer 215 en pleno en­tre­na­mien­to. Que es­tu­vie­se cer­ca de Ce­dei­ra era cir­cuns­tan­cial, pues­to que sue­len ejer­ci­tar­se en el área de Vi­la­gar­cía o Mu­ros-Noia. Even­tual era tam­bién que el adies­tra­mien­to se hi­cie­se de día, pues acos­tum­bran a prac­ti­car de no­che. Y has­ta fue coin­ci­den­cia que es­cu­cha­sen el may­day que lan­zó el pa­trón del bar­co cuan­do dio por he­cho que las lla­mas de la sa­la de má­qui­nas iban a con­ver­tir­se en breve en el pa­vo­ro­so in­cen­dio que aca­bó con el O Busi en el fon­do del mar ca­si do­ce ho­ras des­pués. Así lo con­tó Si­mo­ne Taz­zi, co­man­dan­te del He­li­mer 215, al equi­po de V Te­le­vi­sión for­ma­do por Marta Car­ba­llo y Mar­co Gun­dín.

Apar­te del vien­to de ca­ra que re­tra­só la lle­ga­da y de la cer­ca­nía de la bal­sa al bar­co en lla­mas —per­cep­ti­ble en la cá­ma­ra tér­mi­ca del he­li­cóp­te­ro ya a bas­tan­te dis­tan­cia del pun­to del si­nies­tro —, po­cas com­pli­ca­cio­nes hu­bo más. Has­ta es­ta­ban muy bien de au­to­no­mía. «Te­nía­mos su­fi­cien­te com­bus­ti­ble cuan­do nos lla­ma­ron, pa­ra una ho­ra cuan­do lle­ga­mos allí», ex­pli­có Bel­trán Ga­rro­te, co­pi­lo­to del He­li­mer 215. Por eso le de­cía al res­ca­ta­dor, Pa­blo Ca­mino, que no co­rrie­se, que se lo to­ma­se con más cal­ma, pe­ro Pa­blo si­guió a su rit­mo y en

20 mi­nu­tos te­nía a los ocho tri­pu­lan­tes arri­ba sin ser cons­cien­te del te­mor del co­pi­lo­to a que se des­fon­da­se.

El pa­pel de­ci­si­vo del pa­trón

El úl­ti­mo en ser iza­do fue el pa­trón, que tu­vo un pa­pel de­ci­si­vo. «Qui­so que subie­ran los ma­ri­ne­ros pri­me­ro. Man­tu­vo la com­pos­tu­ra cuan­do es­ta­ba aba­jo, en la bal­sa, hi­zo del lí­der que los ma­ri­ne­ros ne­ce­si­ta­ban y cuan­do se vio a sal­vo se de­rrum­bó. Le man­da­mos un fuer­te abra­zo», re­la­tó Ga­rro­te.

Más com­pli­ca­cio­nes en­con­tró el res­ca­ta­dor. «Ao aban­do­nar tan rá­pi­do o bar­co, a al­gúns non lles dou tem­po a po­ñer o cha­le­co e, ao ter que bo­tar­se á au­ga pa­ra ser iza­dos, se lles en­char­ca a rou­pa e pe­san máis can­do se en­gan­chan a ti, así é que a par­tir do cuar­to ou quin­to iza­do no­tas a fa­ti­ga e os mo­men­tos nos que es­tás col­ga­do da grúa ve­ñen ben pa­ra co­ller ai­re». Pe­se a to­do, Pa­blo Ca­mino no se des­fon­dó y en 20 mi­nu­tos es­ta­ban en el he­li­cóp­te­ro «os oi­to vi­vos pa­ra con­ta­lo».

Los 8 tri­pu­lan­tes sal­ta­ron a una bal­sa en cuan­to se pro­du­jo el in­cen­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.