«La ne­gra es la no­ve­la rea­lis­ta del si­glo XXI»

Ca­ma­ra­sa ela­bo­ra su pro­pio diccionario so­bre el «noir» y re­pa­sa la his­to­ria de su mí­ti­ca li­bre­ría

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - EFE

Ne­gra y Cri­mi­nal, en Bar­ce­lo­na, fue du­ran­te años la úni­ca li­bre­ría de Es­pa­ña es­pe­cia­li­za­da en li­te­ra­tu­ra ne­gra. Su en­can­to no pa­só inad­ver­ti­do pa­ra es­cri­to­res con­sa­gra­dos co­mo Ja­mes Ell­roy, que qui­so com­prar­la ha­ce años. «Qui­zás es­ta­ba de bro­ma, pe­ro lo di­jo na­da más en­trar», cuen­ta Paco Ca­ma­ra­sa (Va­len­cia, 1950), pro­pie­ta­rio jun­to a Montse Cla­vés de es­te es­ta­ble­ci­mien­to ce­rra­do en el 2015. Ape­nas unas se­ma­nas des­pués de de­jar la di­rec­ción del fes­ti­val BCNe­gra —tras 12 años al fren­te—, Ca­ma­ra­sa aca­ba de pre­sen­tar en Ma­drid San­gre en los es­tan­tes (Des­tino, y ya en su cuar­ta edi­ción), li­bro en el que cuen­ta la his­to­ria de es­te po­pu­lar gé­ne­ro. Tam­bién res­ca­ta al­gu­nas anéc­do­tas (co­mo la de Ell­roy). —Se tra­ta de un li­bro so­bre no­ve­la ne­gra. ¿Por qué lo ha es­cri­to? —Por­que no exis­tía na­da pa­re­ci­do. Y pa­ra acla­rar con­cep­tos. Por ejem­plo, Agat­ha Ch­ris­tie y Ham­mett es­cri­ben so­bre de­li­tos, pe­ro de un mo­do tan di­fe­ren­te que pa­re­ce que vienen de pla­ne­tas dis­tin­tos. El li­bro abor­da la no­ve­la ne­gra a tra­vés de sus au­to­res y de mi ex­pe­rien­cia co­mo li­bre­ro, y re­co­ge la his­to­ria de la li­bre­ría y anéc­do­tas de ca­da es­cri­tor. —¿Tie­ne al­go que ver con que ha­ya ce­rra­do Ne­gra y Cri­mi­nal? —Sí, cla­ro. Es­cri­bir un li­bro co­mo es­te era un vie­jo de­seo de ex­pli­car los dis­tin­tos ma­ti­ces del gé­ne­ro y su am­pli­tud. La no­ve­la ne­gra pue­de ser­vir co­mo ele­men­to de aná­li­sis y lle­gar a aque­lla par­te os­cu­ra a la que el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción no lle­ga. La no­ve­la ne­gra es la no­ve­la rea­lis­ta del si­glo XXI, pe­ro tam­bién es un buen ele­men­to de en­tre­te­ni­mien­to. —Ne­gra y Cri­mi­nal es­tu­vo abier­ta en­tre el 2002 y el 2015. La ce­rró, di­jo us­ted, por can­san­cio. —Sí. Montse y yo nos can­sa­mos un po­co, pen­sa­mos que ha­bía un tra­ba­jo he­cho que no se co­rres­pon­día con la can­ti­dad de clien­tes que te­nía­mos. Mu­cha gen­te de­jó de ve­nir y yo no pue­do lu­char con­tra los há­bi­tos de con­su­mo. Cuan­do ce­rra­mos, sen­ti­mos que ya ha­bía­mos he­cho nues­tra ta­rea. Ha­bía cir­cui­tos y pre­mios de no­ve­la ne­gra, el gé­ne­ro se pu­so de mo­da y otras li­bre­rías am­plia­ron su fon­do de no­ve­la ne­gra. —¿Por qué tal in­te­rés por el «noir»? —Los lec­to­res del gé­ne­ro, los po­cos que ha­bía, siem­pre han si­do muy fie­les. A par­tir del fe­nó­meno Stieg Lars­son, co­men­za­ron a au­men­tar. Y po­co a po­co se ha ido lo­gran­do que la no­ve­la po­li­cía­ca y la ne­gra no tu­vie­ran tan ma­la pren­sa. En Es­pa­ña es­ta­mos per­dien­do la ver­güen­za de leer­las. —¿A qué se de­bía es­ta ma­la fa­ma? —Pa­re­ce que to­do lo que da pla­cer y no es cos­to­so no pue­de ser bueno. Los au­to­res po­li­cía­cos son muy pro­lí­fi­cos, les cues­ta po­co es­cri­bir. Y no so­lo eso, sino que ade­más dis­fru­tan es­cri­bien­do. Eso es­ta­ba mal vis­to en­tre al­gu­nos es­cri­to­res. Mu­chos la con­si­de­ra­ban li­te­ra­tu­ra fa­ci­lo­na sin dar­se cuen­ta de lo cos­to­so que es es­cri­bir una bue­na no­ve­la ne­gra. —Pa­ra que una no­ve­la sea «noir» ¿bas­ta con que exis­ta un cri­men? —No. Por ejem­plo, uno de los clá­si­cos de la no­ve­la ne­gra es ¿Aca­so no ma­tan a los ca­ba­llos?, de Ho­ra­ce McCoy, don­de prác­ti­ca­men­te no hay ni cri­men ni in­ves­ti­ga­ción. To­da no­ve­la ne­gra de­pen­de de un per­so­na­je, una tra­ma o una at­mós­fe­ra. Un buen noir de­be ha­cer­te co­no­cer la reali­dad al­go más de lo que la co­no­cías cuan­do co­men­zas­te a leer­la. —¿Cuál es su im­por­tan­cia en la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea? —En es­te mo­men­to hay mu­chos au­to­res in­flui­dos por ella. Por ejem­plo, Ra­fael Chir­bes no es un au­tor de no­ve­la ne­gra, pe­ro sus obras Cre­ma­to­rio y En la ori­lla lo son por­que re­co­gen to­da una at­mós­fe­ra que pro­fun­di­za en la co­rrup­ción y mez­quin­dad mo­ral de las per­so­nas. —¿Cuán­do lle­gó us­ted al «noir»? —En la universidad, cuan­do ca­yó en mis ma­nos Co­se­cha ro­ja, de Das­hiell Ham­mett. Me pa­re­ció fan­tás­ti­co có­mo a tra­vés de una no­ve­la po­li­cial muy cor­ta se ha­bla­ba de la de­gra­da­ción de una ciu­dad y de la co­rrup­ción.

MARTA PÉ­REZ

Ca­ma­ra­sa po­sa en el lo­cal de su irre­pe­ti­ble li­bre­ría de la Bar­ce­lo­ne­ta, Ne­gra y Cri­mi­nal (que ce­rró en el 2015), el día en que pre­sen­tó su li­bro «San­gre en los es­tan­tes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.