Oblak tra­mi­ta el pa­se a cuar­tos

La sen­sa­cio­nal in­ter­ven­ción del me­ta ani­mó un so­so en­cuen­tro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - R. ERRASTI

El Atlé­ti­co re­pi­te por cuar­ta cam­pa­ña con­se­cu­ti­va en cuar­tos de final de la Cham­pions, lo­gro que has­ta la lle­ga­da de Die­go Pa­blo Si­meo­ne al ban­qui­llo so­lo ha­bía con­se­gui­do en otras cin­co oca­sio­nes en to­da su his­to­ria. Lo cer­ti­fi­có en un due­lo ex­tra­ño an­te el Ba­yer Le­ver­ku­sen, ya que el 2-4 de la ida arro­jó un par­ti­do des­ca­fei­na­do pa­ra lo que acos­tum­bra a ver­se en el Vi­cen­te Cal­de­rón.

No sen­tía el ro­ji­blan­co esa sen­sa­ción de vér­ti­go de otras ve­ces. Po­co a po­co se ca­len­tó al em­pe­zar un sec­tor a en­to­nar los cán­ti­cos más ha­bi­tua­les. Ca­rras­co era el más en­chu­fa­do, com­ple­tó al­gu­nos es­lá­loms que le­van­ta­ron a los hin­chas y de­jó so­lo a Co­rrea an­te Leno pe­ro dio tiem­po a que los cen­tra­les evi­ta­sen el re­ma­te y mon­ta­sen una con­tra con Chi­cha­ri­to. El me­xi­cano, pe­la­do, vio fre­na­do su in­ten­to por un aten­tí­si­mo Gi­mé­nez. Era el se­gun­do avi­so ale­mán. Tay­fun pa­re­cía creer y Si­meo­ne mo­vía los pies emu­lan­do las ju­ga­das de sus chi­cos en el cés­ped. Vio la hin­cha­da preo­cu­pa­da a su téc­ni­co y le can­tó. Si­meo­ne sa­be que no se pue­de me­nos­pre­ciar a nin­gún ri­val.

El bo­ca­di­llo sa­có una son­ri­sa a la hin­cha­da, que de­di­có una ova­ción a Fer­nan­do To­rres cuan­do sa­lió a ca­len­tar al ini­cio de la se­gun­da par­te. Tay­fun arries­gó un po­co más. El due­lo se vol­vió al­go más in­tere­san­te, y en­ton­ces lle­gó el mo­men­to del par­ti­do, pro­ta­go­ni­za­do por Jan Oblak. El me­ta, cu­ya vi­da cam­bió ha­ce ca­si jus­to dos años (un 17 de mar­zo de 2015) an­te el pro­pio con­jun­to teu­tón por la le­sión de Mo­yá, se hi­zo gi­gan­te cuan­do una in­de­ci­sión de Gi­mé­nez per­mi­tió a Brandt dis­po­ner de un mano a mano. Re­pe­lió el in­ten­to del 19 y los dos pos­te­rio­res de Vo­lland a bo­ca­ja­rro. La bo­la lle­gó a Chi­cha­ri­to que in­ten­tó su­pe­rar al enor­me ar­que­ro lo­cal con un zur­da­zo pe­ro se le fue cru­za­do. Ex­plo­tó el Cal­de­rón, se can­tó el «Obli, Oblak, ca­da día yo te quie­ro más» co­mo pre­mio a la in­creí­ble in­ter­ven­ción. Bro­che pa­ra un ac­ce­so tran­qui­lo a cuar­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.