La ma­de­ra que­ma­da, atra­pa­da en el mon­te

Los co­mu­ne­ros no tie­nen de­man­da pa­ra los ár­bo­les que ar­die­ron y la ma­yo­ría si­guen sin ser re­ti­ra­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

Qui­zás por­que las tem­pe­ra­tu­ras son cá­li­das y la llu­via no es­tá ni se la es­pe­ra es­tos días, da la sen­sa­ción de que queda po­co pa­ra el ve­rano. Pe­ro, en reali­dad, el ca­len­da­rio in­di­ca que es­ta­mos en mar­zo y que to­da­vía fal­tan unos me­ses pa­ra la es­ta­ción más cá­li­da. ¿Se­rán su­fi­cien­tes pa­ra arre­glar el des­a­gui­sa­do que hay en los mon­tes en es­te mo­men­to? Y es que, se­gún ex­pli­can los co­mu­ne­ros, bue­na par­te de la ma­de­ra que que­dó cal­ci­na­da el pa­sa­do es­tío con­ti­núa atra­pa­da en el mon­te. En los lu­ga­res en los que hay con­ve­nio en­tre la co­mu­ni­dad y la Xun­ta sí han em­pe­za­do a re­ti­rar­se al­gu­nos ár­bo­les —no to­dos, se­gún los co­mu­ne­ros— pe­ro en aque­llos que no tie­nen acuer­do con la con­se­lle­ría los tron­cos ne­gros si­gue a pie de mon­te. El pro­ble­ma es fá­cil de en­ten­der: no hay quien de­man­de esa ma­de­ra ne­gra y, en el ca­so de los mon­tes pon­te­ve­dre­ses, de­ma­sia­do jo­ven pa­ra te­ner una mí­ni­ma uti­li­dad.

Manuel San­tos, pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de mon­tes de Pon­te Sam­paio, que tie­ne con­ve­nio con la Xun­ta, cuen­ta lo que pa­só con las 200 hec­tá­reas que que­da­ron cal­ci­na­das, de las cua­les la mi­tad eran de ar­bo­la­do. In­di­ca que la con­se­lle­ría sa­có a subas­ta la ma­de­ra de la par­te al­ta del mon­te, y que han em­pe­za­do a re­ti­rar­la aho­ra las em­pre­sas. In­di­ca que el pre­cio que co­bra­ron por ella es irri­so­rio, a 4 eu­ros la to­ne­la­da, y que si no hu­bie­se ar­di­do «es­ta­ría­mos fa­lan­do de mi­llón de pe­se­tas». San­tos in­di­ca, por tan­to, que el apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co del sue­lo que­ma­do es nu­lo. Y que lo úni­co po­si­ti­vo, «se se po­de fa­lar de al­go po­si­ti­vo», es que los en­car­ga­dos

de lle­vár­se­la tie­nen la obli­ga­ción de pa­sar una tri­tu­ra­do­ra y de­jar el mon­te lim­pio. «É eu­ca­lip­to e irá re­xe­ne­ran­do só», di­ce. San­tos cuen­ta tam­bién que, más allá de esa que se subas­tó, tie­nen otra ma­de­ra cal­ci­na­da en el mon­te. «Esa te­ré­mo­la que sa­car cos no­sos pro­pios me­dios por­que non ve­mos a ma­nei­ra de que a le­ven.

Non hai de­man­da por­que é ma­dei­ra moi no­va, que xa ar­de­ra no ano 2006, e que non che­ga­ra ao mo­men­to bo aín­da. Non a le­van nin gra­tis, ca­se», en­fa­ti­za.

Esa mis­ma his­to­ria, la de que la ma­de­ra que ar­dió es de­ma­sia­do jo­ven pa­ra que in­tere­se al sec­tor, la cuen­tan des­de la co­mu­ni­dad de mon­tes de Sal­guei­ral, en Bo­ra. Su pre­si­den­te, Jo­sé Bravo, in­di­ca que de mo­men­to no pu­die­ron re­ti­rar ni una so­la to­ne­la­da de tron­cos que­ma­dos. «Non hai quen a quei­ra, a no­sa é moi pe­que­na por­que ar­de­ra to­da no 2006 e non ti­ña com­ple­ta­do o ci­clo. Non é bo pa­ra o mon­te que si­ga aí, cla­ro, pe­ro de mo­men­to non a pui­de­mos sa­car», di­jo.

Ca­mino de pie­dra y pis­tas

Lo que cuen­tan des­de otra de las co­mu­ni­da­des de mon­tes cu­yo te­rreno ar­dió es­te ve­rano, la

de Car­ba­lle­do (Co­to­ba­de), don­de per­die­ron unas 60 hec­tá­reas de ma­sa fo­res­tal, tam­po­co in­vi­ta al op­ti­mis­mo. En su ca­so, la ma­de­ra que­ma­da em­pe­zó a cor­tar­se ha­ce quin­ce días gra­cias al con­ve­nio que tie­nen con la Xun­ta. Pe­ro, se­gún di­jo el se­cre­ta­rio de la co­mu­ni­dad, Ela­dio Lois, «aín­da queda moi­ta no mon­te, moi­ta, moi­ta». Es­te hom­bre tam­bién se­ña­ló que la en­ti­dad de la que for­ma par­te es­tá pen­dien­te de otros asun­tos, co­mo el arre­glo de un vie­jo ca­mino de pie­dra que que­dó des­tro­za­do con los in­cen­dios: «Pa­ra apa­gar a lu­me me­te­ron un­ha má­qui­na es­ca­va­do­ra e es­tra­ga­ron to­do o ca­mi­ño, tan­to as ta­jeas co­mo as tu­be­rías». Di­cen que el úni­co avan­ce fue el arre­glo de una traí­da de aguas por par­te del Con­ce­llo. En­via­ron un in­for­me con los da­ños tan­to a la Xun­ta co­mo a la Dipu­tación.

RA­MÓN LEIRO

Ma­de­ra que­ma­da que si­gue en el mon­te de Co­to­ba­de y los eu­ca­lip­tos re­bro­tan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.