Una fin­ca del te­rror en Mo­lla­vao lle­na de ba­su­ra y ra­nas can­to­ras

El te­rreno de la vie­ja cons­truc­to­ra acu­mu­la co­sas in­ve­ro­sí­mi­les; des­de de­ce­nas de bu­ta­cas a pa­pe­les de ca­rác­ter con­fi­den­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

En Ma­drid hay una ca­sa del te­rror. Es­tá den­tro del par­que de atrac­cio­nes y se pa­ga por en­trar. Pre­ten­de asus­tar al vi­si­tan­te, con­ven­cer­le, en me­dio de una enor­me os­cu­ri­dad, que no es­tá se­gu­ro so­bre el sue­lo que pi­sa o que le pue­de caer en la ca­be­za al­go en cual­quier mo­men­to. En Pon­te­ve­dra, sin pa­gar un so­lo eu­ro, uno pue­de te­ner esa mis­ma sen­sa­ción. Cla­ro que, en el ca­so de la ciu­dad del Lé­rez, no es una atrac­ción. Son unas rui­nas de ce­men­to y una fin­ca del te­rror de ver­dad, en la que los pe­li­gros pa­ra el vi­si­tan­te son reales. ¿En qué si­tio es­tá? En el ba­rrio de Mo­lla­vao. Se tra­ta de lo que fue­ron las ins­ta­la­cio­nes y los te­rre­nos de la vie­ja cons­truc­to­ra Mal­var, abier­tos de par en par y con­ver­ti­dos en un ver­te­de­ro de ba­su­ra que cre­ce sin con­trol, don­de el úni­co sín­to­ma de vi­da que se evi­den­cia —a ma­yo­res de quien de­be dor­mir en al­guno de los col­cho­nes que hay en unas vie­jas ca­se­tas o las ra­tas que se­gu­ra­men­te an­den suel­tas por ahí— son una ra­nas que croan por to­do lo al­to en unas fo­sas lle­nas de agua ver­de.

Va­ya­mos por par­tes. Pri­me­ro, las ins­ta­la­cio­nes. Es­tán com­ple­ta­men­te des­tro­za­das. Da la sen­sa­ción de que vi­vie­ron un au­tén­ti­co bom­bar­deo. Los sa­queos que de­bie­ron su­frir son de tal ca­la­do que has­ta es­tán arran­ca­dos por com­ple­to los te­chos de las cons­truc­cio­nes aún en pie. Los úni­cos que re­sis­ten al paso del tiem­po y al aban­dono son va­rios vie­jos car­te­les, co­mo uno que po­ne ba­ño de se­ño­ras, y un hó­rreo de pie­dra que, pe­se a es­tar re­cu­bier­to de ma­le­za, go­za de una apa­ren­te bue­na sa­lud.

Lue­go hay que ha­blar de la ba­su­ra. Por­que una co­sa es que el si­tio lle­va años pas­to del aban­dono y otra que se eche a pro­pó­si­to allí to­do ti­po de co­sas. Y eso, por lo que pa­re­ce, de­be es­tar su­ce­dien­do. Sin bus­car de­ma­sia­do pue­den ver­se api­la­das de­ce­nas de bu­ta­cas de plás­ti­co nu­me­ra­das, co­mo si hu­bie­sen per­te­ne­ci­do a una ins­ta­la­ción de­por­ti­va o al­go así. Hay pa­lés de ma­de­ra po­dri­dos y acu­mu­la­dos aquí y allá, rue­das y más rue­das ti­ra­das por los sue­los, ba­su­ra pro­ce­den­te de al­gu­na ca­sa con ni­ños, por­que no fal­tan ni ju­gue­tes ni pe­lí­cu­las in­fan­ti­les en deu­ve­dé o hay tam­bién nu­me­ro­so es­com­bro ti­ra­do en dis­tin­tos pun­tos. En un mon­tón, pue­den ver­se los res­tos de una obra de fon­ta­ne­ría o si­mi­lar, por­que hay de­ce­nas de tu­be­rías de to­dos los ta­ma­ños... un sin­fín de ba­su­ra. Si uno se pa­ra a mi­rar, en­cuen­tra has­ta in­for­ma­ción con­fi­den­cial. No en vano, pue­den ver­se de­ce­nas de fi­chas de en­tra­das y sa­li­das de tra­ba­ja­do­res, con nom­bres y ape­lli­dos.

¿Has­ta cuán­do va a du­rar es­te des­pro­pó­si­to? Lo úl­ti­mo que di­jo el Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra, que tie­ne una op­ción de com­pra so­bre es­ta par­ce­la pa­ra ha­cer un par­que, es que man­te­nía esa apues­ta has­ta mar­zo. Es­ta­mos, pre­ci­sa­men­te, en ese mes. ¿Ha­brá o no no­ve­da­des de una vez?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.