Exi­gen que se ade­cen­te la sa­la pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta de A Par­da

En la ac­tua­li­dad, es un cuar­to ha­bi­li­ta­do co­mo ar­chi­vo que no ga­ran­ti­za un mí­ni­mo de in­ti­mi­dad, se­gún el sin­di­ca­to SPJ-USO

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

Un «cuar­tu­cho», «un ar­qui­vo que non cum­pre as mí­ni­mas con­di­cións hi­xié­ni­cas nin ga­ran­te un mí­ni­mo de in­ti­mi­da­de e be­nes­tar pa­ra un­has ví­ti­mas nun­ha si­tua­ción con moi­ta car­ga emo­cio­nal e que es­tán su­frin­do un­ha si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­da­de má­xi­ma». Con es­tas pa­la­bras, Jo­sé Ni­lo Fer­nán­dez, de­le­ga­do sin­di­cal de SPJ-USO, des­cri­bió ayer la sa­la de es­pe­ra que tie­ne ha­bi­li­ta­da pa­ra las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta el juz­ga­do de ins­truc­ción pon­te­ve­drés que tie­ne com­pe­ten­cia so­bre es­tos de­li­tos.

To­das las fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en que, a la ha­bi­tual fal­ta de lim­pie­za, se su­ma el he­cho de que no ga­ran­ti­za to­tal­men­te la in­ti­mi­dad de la víc­ti­ma y de los me­no­res que la pue­dan acom­pa­ñar. A fin de cuen­tas, es­ta de­pen­den­cia se di­se­ñó ini­cial­men­te co­mo ar­chi­vo de otro de los juz­ga­dos del edi­fi­cio de A Par­da y, de he­cho, se ha di­vi­di­do la zo­na des­ti­na­da a ar­chi­vo del área ha­bi­li­ta­da co­mo sa­la de es­pe­ra me­dian­te dos ar­ma­rios.

En es­te pun­to, en es­ta de­pen- den­cia so­bre­sa­le un gran ven­ta­nal que co­mu­ni­ca con los pa­si­llos de las de­pen­den­cias ju­di­cia­les. Co­mo par­che o re­mien­do a es­ta fal­ta de in­ti­mi­dad, «pe­gá­ron­se uns anacos de plás­ti­co pa­ra evi­tar que a ví­ti­ma se­xa vis­ta, que non cum­pren evi­den­te­men­te un mí­ni­mo de ga­ran­tías», sos­tu­vo Jo­sé Ni­lo Fer­nán­dez.

Aña­de que a es­tas cir­cuns­tan­cias se su­ma el he­cho de que el mo­bi­lia­rio de es­ta suer­te de sa­la de es­pe­ra no es, ni mu­cho me­nos, el ade­cua­do. «Son so un­has ca­dei­ras, ca­da un­ha di­fe­ren­te, e das que ha­bía, ben ava­ria­das ou ben so­bran­tes nou­tras de­pen­den­cias do edi­fi­cio xu­di­cial de A Par­da».

A ma­yo­res, du­ran­te sus es­tan­cias en es­ta sa­la de es­pe­ra, las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta tie­nen que con­vi­vir con la pre­sen­cia de un cua­dro eléc­tri­co de gran­des di­men­sio­nes.

Úl­ti­mo tri­mes­tre del 2016

A mo­do de ejem­plo, las fuen­tes con­sul­ta­das re­se­ña­ron que so­lo en el úl­ti­mo tri­mes­tre del pa­sa­do año el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro tres con­ta­bi­li­zó 63 mu­je­res, cua­tro de ellas de ori­gen ex­tran­je­ra, que, en esos tres me­ses, su­frie­ron al­gún ti­po de agre­sión fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca en­mar­ca­da en la vio­len­cia ma­chis­ta. La ma­yor par­te de los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les, con­cre­ta­men­te 56, tie­nen su ori­gen en ates­ta­dos po­li­cia­les en los que cons­ta la de­nun­cia de la pro­pia víc­ti­ma, mien­tras que en dos oca­sio­nes es­ta fue in­ter­pues­ta por un fa­mi­liar

o un alle­ga­do de la mu­jer.

Los da­tos a los que ha te­ni­do ac­ce­so La Voz po­nen de ma­ni­fies­to que, en es­te mis­mo pe­río­do de tiem­po, en los cin­co res­tan­tes ates­ta­dos po­li­cia­les se re­fle­ja que la de­nun­cia fue por in­ter­ven­ción di­rec­ta de los agen­tes.

Des­de SPJ-USO re­co­no­cen que, por lo me­nos, Pon­te­ve­dra cuen­ta con un es­pa­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, to­da vez que aún hay juz­ga­dos que no dis­po­nen de es­te ti­po de de­pen­den­cias: «Un­ha das cou­sas que es­te sin­di­ca­to ven de­nun­cia­do sis­te­ma­ti­ca­men­te é a ca­ren­cia de sa­las de es­pe­ra pa­ra se­pa­rar ás ví­ti­mas e os me­no­res dos seus pro­pios mal­tra­ta­do­res», ex­pli­có Jo­sé Ni­lo, quien ya se ha di­ri­gi­do por es­cri­to a la Di­rec­ción Xe­ral de Xus­ti­za, ya que es el or­ga­nis­mo que tie­ne com­pe­ten­cia en es­te ám­bi­to.

En­tre otras cues­tio­nes, exi­ge que en la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble se pro­ce­de al ade­cen­ta­mien­to de es­te ha­bi­tácu­lo pa­ra que, de es­te mo­do, «se ga­ran­ta un mí­ni­mo de dig­ni­da­de e in­ti­mi­da­de» tan­to pa­ra las víc­ti­mas de ma­los tra­tos, co­mo pa­ra los me­no­res y los fa­mi­lia­res acom­pa­ñan­tes. De es­te mo­do, con­si­de­ra que, co­mo pri­me­ra ac­tua­ción, se de­be­ría le­van­tar un ta­bi­que o ele­men­to de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas que su­pon­ga una se­pa­ra­ción real de la zo­na de ar­chi­vo de la sa­la de es­pe­ra pro­pia­men­te di­cha.

Asi­mis­mo, de­man­dan que se do­te a es­te es­pa­cio de un mo­bi­lia­rio mí­ni­mo que dig­ni­fi­que a los usua­rios, así co­mo re­cla­man que se tie­ne que «ga­ran­tir a in­ti­mi­da­de das per­soas que es­tean den­tro da sa­la de ma­nei­ra que non poi­dan ser vis­tas den­de os co­rre­do­res do edi­fi­cio».

Sa­la de es­pe­ra de las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta en los juz­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.