Dos años de cár­cel pa­ra un pro­mo­tor pon­te­ve­drés que ven­dió el mis­mo pi­so a una mu­jer y una inmobiliaria

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - L. PENIDE

Un pro­mo­tor pon­te­ve­drés, quien en agos­to del 2008 era ad­mi­nis­tra­dor úni­co de la so­cie­dad li­mi­ta­da La­mei­ri­ña, ha si­do con­de­na­do a dos años de pri­sión co­mo au­tor de una es­ta­fa im­pro­pia tras ha­ber ven­di­do el mis­mo pi­so a una mu­jer y a una inmobiliaria. Ade­más, se le im­po­ne el pa­go de 167.721 eu­ros más los in­tere­ses le­ga­les co­mo in­dem­ni­za­ción a la pon­te­ve­dre­sa.

De es­te mo­do, se con­si­de­ra acre­di­ta­do que el acu­sa­do acor­dó con es­ta úl­ti­ma la ad­qui­si­ción de una vivienda en cons­truc­ción en el cas­co ur­bano de Pon­te­ve­dra por im­por­te de po­co más de 162.000 eu­ros. Pos­te­rior­men­te, y se­gún re­co­ge la sen­ten­cia, «o día 25 de se­tem­bro do 2009 ou­tor­gou­se un no­vo con­tra­to pri­va­do so­bre es­te mes­mo pi­so en­tre as mes­mas par­tes pac­tán­do­se a en­tre­ga das cha­ves da vi­ven­da e que a es­cri­tu­ra pú­bli­ca da com­pra­ven­da se fa­ría en agos­to do 2011».

Sin em­bar­go, y pe­se a exis­tir es­tos acuer­dos, me­ses des­pués, en ma­yo del 2012, el pro­mo­tor otor­gó un con­tra­to de com­pra­ven­ta en es­cri­tu­ra pú­bli­ca por el que se ven­día la vivienda a una so­cie­dad inmobiliaria. Es­ta fir­ma, de he­cho, «ins­cri­bíu o seu fa­vor no Re­xis­tro da Pro­pie­da­de [o in­mo­ble] ad­qui­rin­do o do­mi­nio de­fi­ni­ti­vo do mes­mo».

Los ma­gis­tra­dos tie­nen el con­ven­ci­mien­to de que, en es­ta se­gun­da transac­ción, el en­cau­sa­do te­nía pleno y ca­bal co­no­ci­mien­to de que el pi­so en cues­tión ya no le per­te­ne­cía, por lo que ca­re­cía de fa­cul­ta­des pa­ra dis­po­ner del mis­mo. Por tan­to, «o pre­xuí­zo oca­sio­na­do á pri­mei­ra com­pra­do­ra era máis que evi­den­te», to­da vez que ha­bien­do pa­ga­do el im­por­te del pi­so, es­ta se que­dó sin la pro­pie­dad ya que la inmobiliaria es­tá con­si­de­ra­da co­mo ad­qui­rien­te de bue­na fe.

En es­te pun­to, es de des­ta­car el tes­ti­mo­nio que pres­tó el apo­de­ra­do de la en­ti­dad ban­ca­ria que ne­go­ció con el ape­lan­te la ven­ta de los in­mue­bles pa­ra li­be­rar la car­ga hi­po­te­ca­ria que pe­sa­ba so­bre ellos. Con ro­tun­di­dad, du­ran­te su com­pa­re­cen­cia ju­di­cial, se­ña­ló que si se hu­bie­se te­ni­do co­no­ci­mien­to de que es­te pi­so en con­cre­to no se po­día com­prar, no lo hu­bie­sen ad­qui­ri­do. Y, de he­cho, es al­go que su­ce­dió con otras vi­vien­das del mis­mo edi­fi­cio, aña­dió al res­pec­to.

En la re­so­lu­ción, fren­te a la que no ca­be re­cur­so or­di­na­rio al­guno, se es­ta­ble­ce que no se han acre­di­ta­do cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les que de­ter­mi­nen la im­po­si­ción de una con­de­na su­pe­rior a la de dos años de pri­sión. En­tien­den, por tan­to, que la pe­na es ajus­ta­da a la gra­ve­dad del he­cho impu­tado al pro­mo­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.