Kevin Pre­sa o la pro­gre­sión sin fin del me­dio­cen­tro to­tal

Los dos go­les ano­ta­dos fren­te al Va­lla­do­lid B su­po­nen un nuevo sal­to de ca­li­dad en su im­pa­ra­ble evo­lu­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - ALEIXANDRE MÉNDEZ

Con so­lo 22 años, Kevin Pre­sa ha con­se­gui­do si­tuar­se en el po­dio de las pro­me­sas más fir­mes del fút­bol ga­lle­go. Ape­nas tres años y me­dio des­pués de su de­but con el pri­mer equi­po del Pon­te­ve­dra, el me­dio­cen­tro de Pon­tea­reas se ha con­ver­ti­do en to­do un re­fe­ren­te del club gra­na­te, al que lle­gó en edad ju­ve­nil y en el que ha ido su­bien­do es­ca­lo­nes, des­de Pre­fe­ren­te has­ta Se­gun­da B, tra­zan­do una pro­gre­sión im­pa­ra­ble. Sus dos go­les fren­te al Va­lla­do­lid B el pa­sa­do do­min­go han si­do so­lo una mues­tra más del am­plio aba­ni­co de so­lu­cio­nes que apor­ta al equi­po. Pe­ro más allá de es­ta ac­tua­ción pun­tual, quie­nes com­par­ten ca­da día jor­na­das de tra­ba­jo con él des­ta­can su men­ta­li­dad y ca­rác­ter co­mo cla­ve de su pro­gre­sión.

En es­te sen­ti­do, su com­pa­ñe­ro Bruno, que coin­ci­dió con él des­de su eta­pa en el ju­ve­nil gra­na­te, no tie­ne du­das del po­ten­cial de Kevin. «Co­mo ju­ga­dor es sú­per in­ten­so, con mu­cho re­co­rri­do, buen gol­peo de ba­lón... Es muy com­ple­to», des­ta­ca el cen­tral re­don­de­lano. Pe­ro, por en­ci­ma de sus cua­li­da­des fut­bo­lís­ti­cas, Bruno po­ne el acen­to en su per­so­na­li­dad. «Es un 10 co­mo per­so­na. Tie­ne un ca­rác­ter fuer­te, y lo que más lla­ma la aten­ción es que nun­ca se vie­ne aba­jo, sa­be so­bre­po­ner­se a to­do», des­ve­la. Una va­lo­ra­ción con la que coin­ci­de otro de los que le ha vis­to cre­cer co­mo Edu, que ha con­vi­vi­do con él es- tos tres años y me­dio en el pri­mer equi­po y com­par­te ha­bi­tual­men­te ha­bi­ta­ción en los des­pla­za­mien­tos. «Es un ju­ga­dor en cons­tan­te cre­ci­mien­to, que co­no­ce bien sus vir­tu­des y sa­be ex­plo­tar­las», ex­pli­ca el guar­da­me­ta res­pec­to a sus con­di­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas. Pe­ro, al igual que Bruno, po­ne en el fo­co su ca­rác­ter. «Es una per­so­na que, cuan­do ha re­ci­bi­do crí­ti­cas del ex­te­rior por un su­pues­to mal mo­men­to, ha sa­bi­do so­bre­po­ner­se a ellas», en­sal­za. «Es un fut­bo­lis­ta que siem­pre quie­re más —pro­si­gue—, pe­ro lo ha­ce en si­len­cio. Es una per­so­na que te ha­ce apren­der», aña­de.

Un ca­mino con ad­ver­si­da­des

Sin em­bar­go, pe­se a es­tar sa­bo­rean­do aho­ra las mie­les del éxi­to, su ca­mino en el fút­bol no ha si­do sen­ci­llo, mol­dean­do su ca­rác­ter a ba­se de gol­pes. Kevin em­pe­zó a ju­gar en edad ben­ja­mín en equi­pos del en­torno de Pon­tea­reas has­ta que en su pri­me­ra tem­po­ra­da co­mo ju­ve­nil se fue al Sár­do­ma. Al año si­guien­te, hi­zo las ma­le­tas pa­ra ju­gar en el No­ja cán­ta­bro, pe­ro un pro­ble­ma con su fi­cha, al ne­gar­se su an­te­rior club a dar­le la ba­ja fe­de­ra­ti­va, le lle­vó a pa­sar un año en blan­co. Y fue en­ton­ces cuan­do se cru­zó en su ca­mino el Pon­te­ve­dra, que le re­cla­mó pa­ra su equi­po ju­ve­nil de Di­vi­sión de Ho­nor.

Esa lla­ma­da pa­re­cía, en un prin­ci­pio, la luz al final de aquel tú­nel. Pe­ro su cal­va­rio per­so­nal to­da­vía no ha­bía ter­mi­na­do. En agos­to, Kevin su­frió una ro­tu­ra de li­ga­men­to cru­za­do que le obli­gó a pa­sar prác­ti­ca­men­te otro año en blan­co. Pe­ro en­ton­ces, la for­ta­le­za men­tal que des­ta­can en su en­torno le per­mi­tió no per­der la es­pe­ran­za, y tras re­gre­sar a los te­rre­nos de jue­go en el tra­mo final de la li­ga, el pre­mio le lle­gó la tem­po­ra­da si­guien­te. Esa cam­pa­ña la ini­ció en el fi­lial gra­na­te en Pre­fe­ren­te Sur a las ór­de­nes de Ma­nu Fer­nán­dez, y cuan­do el téc­ni­co sus­ti­tu­yó a Nan­do al fren­te del pri­mer equi­po, no tu­vo du­das en dar­le la al­ter­na­ti­va, ha­cién­do­le de­bu­tar un 17 de no­viem­bre del 2013 fren­te al Cer­ce­da.

A par­tir de ese mo­men­to, su con­so­li­da­ción co­mo ti­tu­lar fue cues­tión de se­ma­nas. Y ni si­quie­ra la lle­ga­da de un buen pu­ña­do de re­fuer­zos pa­ra esa de­mar­ca­ción en los úl­ti­mos años han lo­gra­do apear­le del once. Un pre­mio a su tra­ba­jo que el pro­pio ju­ga­dor, de dis­cur­so tem­pla­do pe­ro di­rec­to, jus­ti­fi­ca­ba ya en la úl­ti­ma tem­po­ra­da del equi­po en Ter­ce­ra en ba­se al tra­ba­jo cons­tan­te. «He vis­to par­tes muy feas del fút­bol que me sir­vie­ron pa­ra ha­cer­me fuer­te y po­der sa­lir ade­lan­te», ex­pli­ca­ba en­ton­ces.

Aho­ra, quie­nes le ro­dean no tie­nen du­das de que su te­cho to­da­vía es­tá le­jos. «Le veo una pro­gre­sión cons­tan­te. Es­tá a un ni­vel es­pec­ta­cu­lar, pe­ro eso es al­go que en el equi­po ya no nos sor­pren­de», de­fien­de Edu. «Lle­va to­do el año ha­cien­do un tem­po­ra­dón, no por los dos go­les del otro día es me­jor», aña­de Bruno. Por ello, am­bos coin­ci­den en una idea. «Su te­cho se­rá el que se mar­que él», apun­tan. Un plan­tea­mien­to que el pro­pio Lui­si­to, cuan­do le se­ña­ló co­mo uno de los once me­jo­res ju­ga­do­res ga­lle­gos de fu­tu­ro en el 2015, ya com­par­tía. «É a mi­ña apos­ta e non me vou a equi­vo­car», pre­de­cía el de Teo.

«Es­tá a un ni­vel es­pec­ta­cu­lar, pe­ro eso en el equi­po ya no nos sor­pren­de», afir­ma Edu

CAPOTILLO

Kevin Pre­sa, gol­pean­do un ba­lón du­ran­te un en­tre­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.