Ha­bla­mos de ir siem­pre ha­cia de­lan­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - Ma­nu Fer­nán­dez

La pri­me­ra vez que tu­ve a Kevin de­lan­te fue en una ca­fe­te­ría de Pon­tea­reas. Án­gel Via­de­ro, que en ese mo­men­to en­tre­na­ba al SD No­ja y con el que ha­bía coin­ci­di­do en el club me­ses atrás, me ha­bía ha­bla­do de un chi­co ga­lle­go que te­nía en Can­ta­bria y que «mos­tra­ba ma­ne­ras», pe­ro que no po­día ju­gar por fal­ta de acuer­do en­tre las par­tes im­pli­ca­das. Arro­pa­do por sus pa­dres, es­cu­ché una his­to­ria de las que po­drían lle­nar pe­rió­di­cos de pren­sa de­por­ti­va to­dos los días, de pro­me­sas, de ma­len­ten­di­dos, de sue­ños y de apues­tas que no aca­ban bien. En­ten­dí el men­sa­je de la ma­ne­ra más sim­ple po­si­ble: el chi­co que­ría ju­gar al fút­bol.

Por suer­te pa­ra to­dos, el club tam­bién en­ten­dió el men­sa­je y de­ci­dió apos­tar de ver­dad por Kevin. Reali­zó un gran­dí­si­mo es­fuer­zo pa­ra lle­gar a un acuer­do con el club que te­nía sus de­re­chos fe­de­ra­ti­vos y don­de ha­bía es­ta­do ju­gan­do an­tes de em­pren­der su aven­tu­ra en Can­ta­bria, el Sár­do­ma. A na­die se le ocu­rri­ría po­ner aho­ra en du­da lo acer­ta­do de la apues­ta, pe­ro de to­dos es sa­bi­da la ha­bi­tual re­ti­cen­cia de los clu­bes a apos­tar por jó­ve­nes ta­len­tos. Kevin es el cla­ro ejem­plo de que no hay di­ne­ro me­jor in­ver­ti­do que aquel que se des­ti­na a la ba­se de la pi­rá­mi­de. Ni tan si­quie­ra es ne­ce­sa­rio ex­plo­tar la mar­ca de Kevin, la de ese me­dio­cen­tro to­do­te­rreno, re­cu­pe­ra­dor y lle­ga­dor, po­li­va­len­te, ca­paz de ocu­par cons­tan­te­men­te es­pa­cios que otros de­socu­pan y ha­cer buenos a to­dos los que tie­ne a su al­re­de­dor pa­ra re­fren­dar es­ta opi­nión, cuan­do a su la­do pue­des ver a Bruno, Edu o Adrián. O dar­le ha­cia atrás al re­loj y ver a tan­tos y tan­tos can­te­ra­nos ha­cien­do vi­si­ble en el pri­mer equi­po el tra­ba­jo más in­vi­si­ble: el de can­te­ra.

Sin em­bar­go, la lle­ga­da de Kevin al Pon­te­ve­dra vino acom­pa­ña­da de una gra­ve le­sión de ro­di­lla que hi­zo de su paso por la Di­vi­sión de Ho­nor Ju­ve­nil al­go ca­si anec­dó­ti­co. Su re­cu­pe­ra­ción coin­ci­dió con el paso de ju­ve­nil a «afi­cio­na­do», lo que con­lle­va­ba un cam­bio de ca­te­go­ría del Di­vi­sión de Ho­nor ju­ve­nil al Pon­te­ve­dra B de Re­gio­nal Pre­fe­ren­te. Em­pe­za­ba la tem­po­ra­da 13/14. Y ahí ya to­do fue muy rá­pi­do. Pa­ra él y pa­ra mí.

Soy cons­cien­te de que es­toy es­cri­bien­do es­te ar­tícu­lo por te­ner la for­tu­na de ha­ber coin­ci­di­do en tiem­po y lu­gar con Kevin Pre­sa. El res­to no tie­ne el me­nor mé­ri­to, más allá de ser ca­paz de re­co­no­cer a un chi­co gri­tán­do­te ca­da día que quie­re ser fut­bo­lis­ta y no en­tro­me­ter­te en su ca­mino.

No se me ocu­rri­rá ja­más ha­cer de me­nos a tan­tos y tan­tos fut­bo­lis­tas que he te­ni­do la suer­te de acom­pa­ñar en sus for­ma­cio­nes tan­to de­por­ti­vas co­mo per­so­na­les. Pe­ro si hoy ha­bla­mos de Kevin Pre­sa, ha­bla­mos de de­rri­bar puer­tas, de ir ha­cia ade­lan­te, de de­jar­te el al­ma por lle­gar a ser lo que quie­res ser. Y ade­más de to­do eso, fút­bol, mu­cho fút­bol.

Ma­nu Fer­nán­dez es pre­si­den­te del Co­mi­té Ga­lle­go de En­tre­na­do­res y ex­téc­ni­co del Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.