La te­le­vi­sión y la mi­sa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BARREIRO RI­VAS

Po­cos re­cuer­dan que el tér­mino lai­co es cris­tiano, y que su uso pri­mi­ge­nio no dis­tin­gue al cre­yen­te del ag­nós­ti­co, sino a las per­so­nas con­sa­gra­das del llano pue­blo de Dios. Los mo­nas­te­rios es­ta­ban lle­nos de lai­cos (o le­gos). Y el Con­ci­lio Va­ti­cano II aún de­di­có bue­na par­te de sus cons­ti­tu­cio­nes a re­va­lo­ri­zar la fun­ción de los lai­cos en la Igle­sia. Lo co­rrec­to se­ría que la ex­pre­sión Es­ta­do lai­co fue­se sus­ti­tui­da por Es­ta­do no con­fe­sio­nal, pa­ra ha­cer justicia a los pri­me­ros cris­tia­nos que, sin más ar­mas que la acep­ta­ción de su mar­ti­rio, in­ven­ta­ron e im­pu­sie­ron la li­ber­tad re­li­gio­sa. Por­que Ro­ma, a pe­sar de su sin­cre­tis­mo re­li­gio­so, te­nía por ofi­cial y obli­ga­to­rio el cul­to al em­pe­ra­dor. Y fue una lás­ti­ma que en el si­glo IV, cuan­do Cons­tan­tino ele­vó el cris­tia­nis­mo al ran­go de re­li­gión ofi­cial, los cris­tia­nos no tu­vie­sen la su­fi­cien­te lu­ci­dez pa­ra re­nun­ciar a ese re­ga­lo tan en­ve­ne­na­do.

Si re­cor­dá­se­mos es­tas co­sas, tam­bién sa­bría­mos que el he­cho de que el Es­ta­do no sea con­fe­sio­nal no sig­ni­fi­ca que los ciu­da­da­nos no pue­dan ser, ma­si­va­men­te, re­li­gio­sos. Y por eso los Es­ta­dos es­tán obli­ga­dos a con­si­de­rar un ser­vi­cio pú­bli­co que sus ciu­da­da­nos —en Es­pa­ña se de­fi­nen co­mo ca­tó­li­cos 39 mi­llo­nes— ten­gan fa­ci­li­da­des pa­ra la prác­ti­ca li­bre y pú­bli­ca de su re­li­gión, cual­quie­ra que es­ta sea. Con­vie­ne de­cir, ade­más, que en es­to no hay na­da dis­cri­mi­na­to­rio, ya que, de la mis­ma ma­ne­ra que los afi­cio­na­dos del Real Ma­drid tie­nen de­re­cho a pa­ra­li­zar el eje de la Cas­te­lla­na pa­ra ac­ce­der al Ber­na­béu, y a que la po­li­cía ve­le por su se­gu­ri­dad, en Es­pa­ña tam­bién se vi­gi­lan los es­plén­di­dos cul­tos de la Se­ma­na Santa, los cu­tres des­fi­les del En­troi­do san­tia­gués, los bo­te­llo­nes, las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti OTAN, los sa­raos in­de­pen­den­tis­tas y la pro­ce­sión del or­gu­llo gay.

Pe­ro en es­ta Es­pa­ña tan lai­ca y mo­der­na, tan acom­ple­ja­da e in­cul­ta, con una es­té­ti­ca tan ro­ño­sa y con tan es­ca­so sen­ti­do de los pro­ce­sos de cons­truc­ción de su iden­ti­dad y cul­tu­ra, el úni­co enemi­go a ba­tir es la Igle­sia ca­tó­li­ca, que en tér­mi­nos ob­je­ti­vos es el prin­ci­pal ac­tor de nues­tro tea­tro his­tó­ri­co. Por eso el as­tu­to Igle­sias, cons­cien­te de que ahí si­gue ha­bien­do un po­der só­li­do y no ma­ni­pu­la­ble, aca­ba de pro­po­ner que la mi­sa, tan esen­cial pa­ra los que no pue­den acu­dir a los tem­plos, sea bo­rra­da de la TVE, y que su tiem­po se aña­da a las ga­las drag

queen, a la to­ma­ti­na de Bu­ñol y a las bo­rra­che­ras de los san­fer­mi­nes.

Yo, co­mo ca­tó­li­co, es­toy muy de acuer­do con Igle­sias. Por­que me gus­ta­ría re­gre­sar a una co­mu­ni­dad ca­paz de evan­ge­li­zar y man­te­ner sus obras so­cia­les sin ayu­da del Es­ta­do. Pe­ro en mi con­di­ción de po­lí­ti­co no pue­do acep­tar que un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co se de­sen­tien­da del ac­tor más im­por­tan­te, coope­ra­dor y nu­me­ro­so que exis­te en Es­pa­ña. Y no por­que crea en Dios, que tam­bién, sino por­que soy de­mó­cra­ta, li­be­ral y na­da sec­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.