Es­pa­ña va bien, Es­pa­ña va mal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Es­tos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que nos es­cru­tan, nos acon­se­jan y a ve­ces nos im­po­nen sus re­ce­tas prac­ti­can el fu­nam­bu­lis­mo. El úl­ti­mo in­for­me de la OCDE se bam­bo­lea en la cuer­da flo­ja, a de­re­cha y a iz­quier­da, una ve­la a Dios y otra al dia­blo, un aplau­so por aquí, un abu­cheo por allá. Es­pa­ña va bien por­que «dis­fru­ta de una só­li­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca». Es­pa­ña va mal por­que cre­ce la po­bre­za «por la fal­ta de em­pleo de ca­li­dad que pro­por­cio­ne su­fi­cien­tes ho­ras de tra­ba­jo y unos in­gre­sos ade­cua­dos».

Asu­ma­mos que en Es­pa­ña, al igual que en Mon­go­lia o el Pe­rú, hay co­sas y gen­tes que van bien, y co­sas y gen­tes que van mal. Na­da te­ne­mos que ob­je­tar, por tan­to, a que la OCDE o el sur­sun­cor­da ha­ga ba­lan­ce de unas y otras, ni a que re­co­mien­de pre­ser­var las pri­me­ras y co­rre­gir las se­gun­das. Fal­ta­ría más. El pro­ble­ma re­si­de en la fal­ta de cohe­ren­cia del in­for­me en­gen­dra­do en el club de los paí­ses ri­cos. No se pue­de de­fen­der la re­ba­ja de suel­dos —«mo­de­ra­ción sa­la­rial», en eu­fe­mis­mo al uso—, una de las ra­zo­nes que le per­mi­ten a Es­pa­ña ir bien, y al mis­mo tiem­po abo­gar por la re­cu­pe­ra­ción de «la ca­li­dad del em­pleo» y los «in­gre­sos ade­cua­dos», una de las ra­zo­nes por las que Es­pa­ña va mal. ¿En qué que­da­mos, chi­cha o li­mo­ná? ¿Ba­ja­mos los suel­dos pa­ra que Es­pa­ña si­ga yen­do bien o los subimos pa­ra que Es­pa­ña de­je de ir mal?

No es la úni­ca in­con­gruen­cia del dic­ta­men de la OCDE. Ade­más de la «mo­de­ra­ción sa­la­rial», otros tres vien­tos im­pul­sa­ron las ve­las de la «só­li­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca». Dos pro­ce­dían del ex­te­rior y son in­cues­tio­na­bles: la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va del BCE y el bajo pre­cio del pe­tró­leo. Pe­ro el ter­ce­ro no de­ja de sor­pren­der: «cier­ta ex­pan­sión fis­cal» en los úl­ti­mos tiem­pos con­tri­bu­yó tam­bién al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Cier­to. Los Pre­su­pues­tos del 2016, ela­bo­ra­dos en vís­pe­ras elec­to­ra­les, pu­sie­ron fin a una eta­pa de re­cor­tes dra­co­nia­nos, el es­mi­rria­do gas­to pú­bli­co se per­mi­tió una ca­na al ai­re y una ti­bia re­for­ma fis­cal re­ba­jó un ápi­ce los im­pues­tos. Y eso, po­co o mu­cho, se no­tó en la eco­no­mía es­pa­ño­la. ¿Pe­ro no nos ha­bían re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad —la OCDE, el FMI, Bruselas, el Go­bierno— que la re­cu­pe­ra­ción era fru­to de la aus­te­ri­dad y que la ex­pan­sión fis­cal nos con­du­cía a la ban­ca­rro­ta?

¿Apren­di­mos, al me­nos, la lec­ción? Pues no sé qué de­cir­les. Por un la­do, la OCDE afir­ma que las ayu­das a las fa­mi­lias son es­ca­sas, la po­lí­ti­ca so­cial ha si­do aban­do­na­da, la po­bre­za in­fan­til en Es­pa­ña (23,4 %) du­pli­ca la me­dia de los paí­ses ri­cos, el pa­ro si­gue en ta­sas es­can­da­lo­sa­men­te al­tas. Y por otro la­do, el mis­mo in­for­me de la OCDE pro­po­ne que se eli­mi­nen las pen­sio­nes de viu­de­dad y or­fan­dad, sal­vo en ca­sos de ex­tre­ma ne­ce­si­dad. Así pues, co­mo el ca­ma­re­ro es­tá en las ber­zas, sír­van­se el pla­to que más les gus­te.

Y una úl­ti­ma cues­tión: de­be­ría­mos uti­li­zar, y yo el pri­me­ro, la pa­la­bra Es­pa­ña con más tino. Si los tra­ba­ja­do­res, que son ma­yo­ría, no dis­fru­tan «de una só­li­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca», ¿po­de­mos afir­mar que Es­pa­ña «dis­fru­ta de una só­li­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca»?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.