So­lo cua­tro de las 13 in­ves­ti­ga­cio­nes a las ca­jas ga­lle­gas si­guen abier­tas

An­ti­co­rrup­ción de­ja fue­ra nue­ve ope­ra­cio­nes por­que han pres­cri­to o por fal­ta de en­ti­dad Más de cien ban­que­ros es­tán pro­ce­sa­dos en Es­pa­ña por que­bran­tos que su­pe­ran los 4.000 mi­llo­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - ANA BALSEIRO

La jor­na­da de de­cla­ra­cio­nes más es­pe­ra­da —y cla­ve— en el ca­so Ban­kia se ce­rró ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal con­fir­man­do la po­la­ri­za­ción de las ver­sio­nes so­bre la si­tua­ción real de la en­ti­dad cuan­do sa­lió a bol­sa, en ju­lio del 2011. Jo­sé An­to­nio Ca­saus, ins­pec­tor res­pon­sa­ble de la su­per­vi­sión de Ban­kia en aquel mo­men­to, y al que el juez Fer­nan­do An­dreu ci­tó por se­gun­da vez a de­cla­rar co­mo tes­ti­go, ra­ti­fi­có pun­to por pun­to lo que ya di­jo en sep­tiem­bre y de­fen­dió de nue­vo el con­te­ni­do de sus po­lé­mi­cos co­rreos elec­tró­ni­cos, en los que ad­ver­tía de la in­via­bi­li­dad de la en­ti­dad, y que han pro­vo­ca­do la impu­tación en el ca­so de las an­ti­guas cú­pu­las del Ban­co de Es­pa­ña y de la CNMV.

«Na­die dis­cu­tía mi diag­nós­ti­co de que el gru­po [BFA-Ban­kia] es­ta­ba muer­to», sen­ten­ció an­te el juez, in­sis­tien­do en que lo re­co­gi­do en los co­rreos no eran «opi­nio­nes» es­pon­tá­neas en ab­so­lu­to, sino «re­fle­xio­nes pen­sa­das, con­sen­sua­das [con su equi­po] y muy me­di­ta­das». Se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes pre­sen­tes en su de­cla­ra­ción, sub­ra­yó que en­vió los mails por­que con­si­de­ra­ba que el te­ma era re­le­van­te y la si­tua­ción muy gra­ve, y que em­plear el co­rreo elec­tró­ni­co era más ofi­cial que co­mu­ni­car­lo de pa­la­bra.

El ins­pec­tor se que­jó de que «nun­ca» re­ci­bió nin­gu­na res­pues­ta de sus su­pe­rio­res, al tiem­po que se de­fen­dió de las acu­sa­cio­nes de es­tos so­bre los «erro­res» de sus con­clu­sio­nes es­pe­tán­do­le a la de­fen­sa del Ban­co de Es­pa­ña: «Si creían que eran erro­res, me lo po­dían ha­ber di­cho ha­ce seis años. Pe­ro nun­ca re­ci­bí res­pues­ta».

Ban­cos «ma­lo y muy ma­lo»

Los ar­gu­men­tos de Ca­saus, ade­más, tum­ban la lí­nea de de­fen­sa ofi­cial sos­te­ni­da des­de el su­per­vi­sor ban­ca­rio que di­fe­ren­cia­ba en­tre la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de BFA, la ma­triz de Ban­kia y «ban­co ma­lo» del gru­po, y la en­ti­dad que sa­lió a bol­sa. El ins­pec­tor sos­tu­vo que am­bos te­nían pro­ble­mas. «Ban­kia es el ban­co ma­lo y BFA es el ban­co muy ma­lo», iro­ni­zó.

Pu­so co­mo ejem­plo los 16.000 mi­llo­nes de cré­di­to pro­mo­tor mo­ro­so no re­co­no­ci­do (8.000 mi­llo­nes de Ca­ja Ma­drid y otros 8.000 de las seis ca­jas res­tan­tes fu­sio­na­das), aña­dien­do que «no ha­bía un pro­mo­tor bueno. Es­ta­ban to­dos que­bra­dos».

Fren­te a la ver­sión de Ca­saus so­bre la cues­tio­na­ble sa­lud fi-

nan­cie­ra de Ban­kia y los per­jui­cios que iba a su­po­ner sa­car­la al par­qué, la vi­sión dia­me­tral­men­te opues­ta de los que fue­ron má­xi­mos res­pon­sa­bles del Ban­co de Es­pa­ña. Tan­to el ex­go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Ordóñez co­mo el exsubgobernador Ja­vier Aríztegui, que pre­ce­die­ron al ins­pec­tor an­te el juez, ne­ga­ron no so­lo ha­ber re­ci­bi­do los co­rreos de ad­ver­ten­cia, sino tam­bién que su ca­tas­tro­fis­ta diag­nós­ti­co fue­ra co­rrec­to, pe­se a que aca­ba­ra cum­plién­do­se.

El in­ten­to de des­acre­di­tar los mails de Ca­saus co­men­zó el mar­tes, cuan­do sus su­pe­rio­res en el Ban­co de Es­pa­ña, Pe­dro Co­mín y

Pe­dro Gon­zá­lez, los ta­cha­ron de «opi­nio­nes a fu­tu­ro», «pre­ci­pi­ta­dos» y «no lo su­fi­cien­te­men­te pen­sa­dos», ade­más de con­te­ner «erro­res». En idén­ti­cos tér­mi­nos se re­fi­rió ayer a ellos Fer­nán­dez Ordóñez, que, se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes ju­rí­di­cas, ase­gu­ró que na­die le ha­bía en­via­do a él los co­rreos, por­que «no te­nía por qué co­no­cer­los».

«Hi­cie­ron bien en no en­viar­los»

El que fue go­ber­na­dor del su­per­vi­sor fi­nan­cie­ro en­tre el 2006 y el 2012 aña­dió que, «ade­más, hi­cie­ron bien [en no man­dár­se­los], por­que el se­ñor Ca­saus es­ta­ba equi­vo­ca­do». Las mis­mas fuen­tes

in­di­ca­ron que, pe­se a que las pre­vi­sio­nes del ins­pec­tor prác­ti­ca­men­te cla­va­ron la cuan­tía del res­ca­te que pre­ci­só Ban­kia, el ex­go­ber­na­dor se en­ro­có en no con­si­de­rar acer­ta­das las ad­ver­ten­cias, ca­li­fi­cán­do­las de «pre­dic­cio­nes», aun­que sin ar­gu­men­tar­lo. «Se lo po­dría ex­pli­car en una ter­tu­lia», le res­pon­dió al abo­ga­do de la acu­sa­ción po­pu­lar, An­drés Her­zog, cuan­do es­te in­sis­tió en pre­gun­tar­le por qué de­cía que los co­rreos erra­ban cuan­do, «co­mo mu­cho, se han que­da­do cor­tos».

Tan­to Fer­nán­dez Ordóñez co­mo Aríztegui sos­tu­vie­ron que no fue la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de

Ban­kia, sino la cri­sis pos­te­rior, con el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co ge­ne­ral y la re­ce­sión, lo que la abo­có al res­ca­te. Co­mo el res­to de los impu­tados del Ban­co de Es­pa­ña que les pre­ce­die­ron es­ta se­ma­na en la Au­dien­cia, de­fen­die­ron la la­bor del su­per­vi­sor fi­nan­cie­ro y el exsubgobernador sub­ra­yó que los ac­ti­vos de la en­ti­dad es­ta­ban co­rrec­ta­men­te va­lo­ra­dos en el mo­men­to de sa­lir a co­ti­zar, ade­más de ex­pli­car que es a la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) y no al Ban­co de Es­pa­ña a la que le co­rres­pon­de el de­ber de pro­te­ger a los in­ver­so­res.

FOTOS: BENITO ORDÓÑEZ

El ex­go­ber­na­dor, an­te el juez. Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Ordóñez, que es­tu­vo al fren­te del Ban­co de Es­pa­ña del 2006 al 2012, de­cla­ró en la Au­dien­cia du­ran­te ho­ra y cuar­to.

El ins­pec­tor que dio la alar­ma. Co­mo en su de­cla­ra­ción de sep­tiem­bre, Jo­sé An­to­nio Ca­saus in­sis­tió en que aler­tó so­bre Ban­kia en el Ban­co de Es­pa­ña, pe­ro que no le es­cu­cha­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.