Los wa­saps ya se usan co­mo prue­ba en de­ce­nas de jui­cios en Ga­li­cia

«Son as car­tas, os co­rreos e os SMS de an­tes», di­ce un juez, que no ve ne­ce­sa­rio le­gis­lar so­bre ellos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - C. PUNZÓN

Ma­dre e hi­ja se in­ter­cam­bia­ron de­ce­nas de men­sa­jes de What­sApp re­trans­mi­tien­do los pasos pre­vios y pos­te­rio­res al ase­si­na­to del aman­te de am­bas. El ras­tro te­le­fó­ni­co de­ja­do en la co­mu­ni­ca­ción de sus in­ten­cio­nes y sus ubi­ca­cio­nes a tra­vés de la red de men­sa­je­ría rá­pi­da fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que las dos y sus cóm­pli­ces fue­sen con­de­na­dos por el cri­men de la co­ru­ñe­sa pla­za de la Cu­be­la. Los wa­saps las con­de­na­ron, y co­mo a ellas ca­da vez a más acu­sa­dos y de­nun­cia­dos en Ga­li­cia por los men­sa­jes, imá­ge­nes y ar­chi­vos de au­dio trans­mi­ti­dos por la red de men­sa­je­ría rá­pi­da u otras si­mi­la­res, co­mo Te­le­gram o Mes­sen­ger.

Fun­cio­na­rios de Jus­ti­cia de la co­mu­ni­dad re­co­mien­dan no bo­rrar los men­sa­jes que pue­dan ser pre­sen­ta­dos co­mo prue­ba en un li­ti­gio, por­que di­chas co­mu­ni­ca­cio­nes tie­nen una im­por­tan­cia cla­ra­men­te al al­za a la ho­ra de in­cli­nar el fa­llo ju­di­cial. «Ca­da vez ser­ven máis co­mo ele­men­to pro­ba­to­rio, por­que ca­da vez a xen­te as em­pre­ga máis», apun­ta Xer­mán Va­re­la, ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Pon­te­ve­dra y por­ta­voz de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia en Ga­li­cia. La ve­ri­fi­ca­ción de que no hay in­di­cio de ma­ni­pu­la­ción de los men­sa­jes es el pa­so cla­ve pa­ra la admisión de los men­sa­jes co­mo prue­ba. Pe­ro no hay nin­gu­na sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo que es­ta­blez­ca ju­ris­pru­den­cia de có­mo de­be de ser la re­co­gi­da o vol­ca­do de los men­sa­jes o có­mo de­be for­mar­se la ca­de­na de cus­to­dia de es­tos una vez pre­sen­ta­da una de­nun­cia o los ar­chi­vos son ad­jun­ta­dos co­mo prue­ba, re­cuer­da el fis­cal es­pe­cial de de­li­tos in­for­má­ti­cos de A Coruña, Luis Vázquez.

En ma­nos de ex­per­tos

«La po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil tie­nen me­dios pa­ra ex­traer los men­sa­jes de un te­lé­fono mó­vil y pro­bar que la ho­ra y fe­cha de ellos son co­rrec­tas y no han si­do ma­ni­pu­la­das», se­ña­la el fis­cal es­pe­cia­li­za­do en ma­te­ria in­for­má­ti­ca, que aña­de que siem­pre que hay un men­sa­je re­ci­bi­do hay tam­bién un emi­sor al que se le pue­de re­que­rir ju­di­cial­men­te su te­lé­fono pa­ra com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de la prue­ba.

«Po­do va­li­dar ou non men­sa­xes de What­sApp co­mo pro­ba de­pen­den­do das cir­cuns­tan­cias de có­mo se en­tre­guen, se se fan con ou sen te­lé­fono, ou con as men­sa­xes im­pre­sas», ex­pli­ca el juez Va­re­la, que in­di­ca que los ma­gis­tra­dos to­man más pre­cau­cio­nes cuan­to más se com­pli­can los ca­sos a los que ha­cen fren­te. «Por iso te­mos que apli­car un­ha sa crí­ti­ca, por­que as su­pos­tas pro­bas po­den non ser ve­ra­ces de to­do», se­ña­la alu­dien­do a bo­rra­dos par­cia­les o ma­ni­pu­la­ción del te­lé­fono por un ter­ce­ro.

No hay de­re­cho a la in­ti­mi­dad que am­pa­re al emi­sor de un men­sa­je que pue­da ser te­ni­do en cuen­ta co­mo prue­ba ju­di­cial o que cons­ti­tu­ya en sí mis­mo un he­cho pu­ni­ble. «O emi­sor ce­de ese dereito ao re­cep­tor can­do se es­ta­ble­ce a co­mu­ni­ca­ción», ad­vier­te Xer­mán Va­re­la pa­ra aña­dir que el des­ti­na­ta­rio del wa­sap, co­rreo o gra­ba­ción pue­de ha­cer­los pú­bli­cos sin que exis­tan res­tric­cio­nes le­ga­les que lo im­pi­dan.

Eso sí, aun­que el pe­so y la pre­sen­cia de las prue­bas que de­jan las re­des de men­sa­je­ría son ca­da vez ma­yo­res, ni el juez ni el fis­cal es­pe­cial con­si­de­ran que ha­ya que le­gis­lar res­pec­to a la uti­li­za­ción de wa­saps o men­sa­jes si­mi­la­res. «Os wa­saps son as car­tas, os co­rreos e os SMS de an­tes», se­ña­la el ma­gis­tra­do, mien­tras que el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Fis­cal con­si­de­ra que «no pue­de ha­ber ley que se adap­te a to­das las no­ve­da­des in­for­má­ti­cas».

Asun­tos la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res

La abo­ga­da co­ru­ñe­sa Lo­li Ro­drí­guez Amo­ro­so aguar­da en es­tos días el fa­llo de un ca­so cu­ya de­fen­sa es­tá asen­ta­da bá­si­ca­men­te en el in­ter­cam­bio de men­sa­jes en­tre los dos miem­bros de una ex­pa­re­ja. La de­nun­cia de que un pa­dre no se ocu­pa­ba de su hi­ja ha si­do con­tra­rres­ta­da con nu­me­ro­sos men­sa­jes de What­sApp en los que los dos pro­ge­ni­to­res se po­nían de acuer­do so­bre la ho­ra de re­co­gi­da de la ni­ña en el co­le­gio, quién la lle­va­ba a ac­ti­vi­da­des

ex­tra­es­co­la­res, con­sul­tas so­bre los re­ga­los de cum­plea­ños y otras cir­cuns­tan­cias de la vi­da co­ti­dia­na de la pe­que­ña.

«Lo re­co­men­da­ble es lle­var el

te­lé­fono a un no­ta­rio y que dé fe de que los men­sa­jes que con­tie­ne el mó­vil son los que se im­pri­men pa­ra lle­var al juz­ga­do co­mo prue­ba», se­ña­la la abo­ga­da, que aña­de que esa mis­ma cer­ti­fi­ca­ción pue­de rea­li­zar­la di­rec­ta­men­te la le­tra­da de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia.

«En el ca­so del que es­pe­ra­mos el fa­llo los wa­saps van a ser de­ter­mi­nan­tes», au­gu­ra Ro­drí­guez Amo­ro­so, que apun­ta que en los asun­tos ju­di­cia­les de fa­mi­lia y en los la­bo­ra­les ca­da vez sur­gen más prue­bas ba­sa­das en men­sa­jes te­le­fó­ni­cos. En ellos se de­ja cons­tan­cia so­bre to­do de la exis­ten­cia de re­la­cio­nes la­bo­ra­les de tra­ba­ja­do­res con em­pre­sas que no les dan de al­ta y sin em­bar­go re­ci­ben ór­de­nes con­cre­tas a tra­vés del mó­vil, co­mo tam­bién de ce­sión ile­gal de tra­ba­ja­do­res en­tre fir­mas con cons­tan­cia es­cri­ta tam­bién de esa vin­cu­la­ción frau­du­len­ta, o de in­cum­pli­mien­tos en la co­mu­ni­ca­ción de des­pi­dos que no son no­ti­fi­ca­dos en tiem­po y for­ma le­ga­les adu­cien­do no te­ner for­ma de con­tac­tar con el afec­ta­do, y acu­mu­lar sin em­bar­go es­te en su mó­vil in­fi­ni­dad de men­sa­jes de la em­pre­sa.

Amo­ro­so y Aso­cia­dos es­ti­ma que en el úl­ti­mo año ya han uti­li­za­do wa­saps co­mo prue­bas en al me­nos tres ca­sos de asun­tos de fa­mi­lia y en en­tre 15 y 20 oca­sio­nes en te­mas la­bo­ra­les. «Nun­ca tu­vi­mos nin­gún pro­ble­ma en la pre­sen­ta­ción de los men­sa­jes y tam­po­co se fa­lló en con­tra de­cla­rán­do­los no vá­li­dos», in­di­ca la ti­tu­lar del des­pa­cho, que aña­de ade­más al What­sApp co­mo fuen­te pro­ba­to­ria muy de­ter­mi­nan­te en asun­tos de vio­len­cia ma­chis­ta y aco­so.

Car­ga de la prue­ba

El abo­ga­do lu­cen­se Ju­lio Cas­tro La­mas, que ha in­ter­ve­ni­do en nu­me­ro­sos ca­sos en los que los men­sa­jes en re­des so­cia­les tu­vie­ron tam­bién re­le­van­cia de pri­mer or­den, ad­vier­te en to­do ca­so que en una sen­ten­cia del 2015 el Tri­bu­nal Su­pre­mo de­ter­mi­nó que si las con­ver­sa­cio­nes se po­nen en du­da cuan­do se apor­tan ar­chi­vos im­pre­sos, se des­pla­za la car­ga de la prue­ba a quien pre­ten­de apro­ve­char su ido­nei­dad pro­ba­to­ria. Cas­tro se­ña­la que, por ese mo­ti­vo, se con­si­de­ra in­dis­pen­sa­ble rea­li­zar una prue­ba pe­ri­cial pa­ra iden­ti­fi­car el ver­da­de­ro ori­gen de esa co­mu­ni­ca­ción, la iden­ti­dad de sus in­ter­lo­cu­to­res y la in­te­gri­dad de sus con­te­ni­dos, lo que afec­ta tam­bién a los wa­saps, in­for­ma des­de la de­le­ga­ción de La Voz en Lu­go Enrique G. Souto.

El mis­mo le­tra­do lu­cen­se se­ña­la que, con fre­cuen­cia, quien pro­fie­re ame­na­zas por es­te me­dio no cui­da lo que di­ce por­que se pro­du­ce en el trans­cur­so de una con­ver­sa­ción que va de­ri­van­do y evolucionando de ma­ne­ra rá­pi­da.

CÉSAR QUIÁN

Los wa­saps las de­la­ta­ron. El ase­si­na­to de un hom­bre en la pla­za co­ru­ñe­sa de la Cu­be­la fue di­ri­mi­do por los men­sa­jes de What­sApp de las in­duc­to­ras. La sen­ten­cia de ma­yo del 2013 hi­zo men­ción a esos men­sa­jes y des­de en­ton­ces la pre­sen­cia del What­sApp en los jui­cios no ha de­ja­do de cre­cer en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.