El «an­nus ho­rri­bi­lis» sin Bes­tei­ro del PS­deG

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS­deG-PSOE con un cau­dal de apo­yo im­por­tan­te y el pri­me­ro que eli­gie­ron los mi­li­tan­tes me­dian­te vo­to en ur­na. «Eu son fi­llo das pri­ma­rias», so­lía de­cir Jo­sé Ra­món Gó­mez Bes­tei­ro, el abo­ga­do lu­cen­se al que le vi­nie­ron las co­sas del re­vés pa­ra con­ti­nuar con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Du­ran­te me­ses, Pe­dro Sán­chez lo res­pal­dó e hi­zo la vis­ta gor­da con sus cua­tro impu­tacio­nes. Pe­ro la jue­za Pi­lar de La­ra le au­men­tó la do­sis: has­ta diez impu­tacio­nes por dos cau­sas di­fe­ren­tes, al­go iné­di­to en Ga­li­cia. Fue un ma­za­zo que obli­gó a Fe­rraz a sol­tar las­tre y que pro­vo­có la di­mi­sión de Bes­tei­ro ha­ce aho­ra un año.

La caí­da del lí­der del PS­deG tu- vo lu­gar el 18 de mar­zo del 2016, cuan­do Pe­dro Sán­chez in­ten­ta­ba aquel jue­go de ma­la­ba­res de pac­tar con Ciu­da­da­nos y re­que­rir una abs­ten­ción de Po­de­mos pa­ra con­ver­tir­se en pre­si­den­te del Go­bierno.

Con la sa­li­da de es­ce­na de Bes­tei­ro, vol­ca­do aho­ra en su la­bor pro­fe­sio­nal co­mo abo­ga­do, aun­que muy pen­dien­te de to­dos los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, el PS­deG se aden­tró en una de las cri­sis más pro­fun­das des­de su re­fun­da­ción, pues en la prác­ti­ca vi­ve des­ca­be­za­do y sin rum­bo, re­nun­cian­do a re­unir a los má­xi­mos ór­ga­nos del par­ti­do pa­ra in­ten­tar sa­lir del ato­lla­de­ro.

Fue un au­tén­ti­co an­nus ho­rri­bi­lis, que di­ría la rei­na de In­gla­te­rra, un pe­río­do en el que los so­cia­lis­tas tu­vie­ron que acos­tum­brar­se a sen­tir en la nu­ca el alien­to de Po­de­mos y sus so­cios, en el que Ma­drid apro­ve­chó pa­ra to­mar el pleno con­trol de su su­cur­sal ga­lle­ga y en el que las fa­mi­lias vol­vie­ron a afi­lar los cu­chi­llos pa­ra dispu­tar en un am­bien­te bé­li­co las pri­ma­rias pa­ra ele­gir al can­di­da­to a la Xun­ta.

«Un ca­bo­dano lon­go e doen­te», es­cri­bió re­cien­te­men­te el ou- Bes­tei­ro, cuan­do pre­sen­tó su di­mi­sión.

ren­sano Pa­chi Vázquez, que pre­ce­dió a Bes­tei­ro co­mo lí­der de los so­cia­lis­tas ga­lle­gos, pa­ra alu­dir a es­te año sin Bes­tei­ro en el que el al­cal­de de Vi­go, Abel Ca­ba­lle­ro, in­ten­tó ocu­par el bal­dío con el pre­tex­to de que era «un drama» que el PS­deG no tu­vie­ra di­rec­ción.

Y la ra­zón le asis­te, por­que el PS­deG no fue ca­paz de re­unir a su co­mi­té na­cio­nal, el má­xi­mo ór­gano en­tre con­gre­sos, en el úl­ti­mo año, del mis­mo mo­do que ha de­ja­do de re­unir­se la co­mi­sión

ges­to­ra que pre­si­de Pi­lar Can­ce­la, que teó­ri­ca­men­te lle­va las rien­das del par­ti­do. Su pe­núl­ti­ma reunión tu­vo lu­gar en Na­vi­da­des; la úl­ti­ma, en car­na­val. Al­gu­nas vo­ces del par­ti­do iro­ni­zan con que la pró­xi­ma ci­ta pue­de caer ha­cia Se­ma­na San­ta, coin­ci­dien­do con un nue­vo pe­río­do va­ca­cio­nal.

Evi­den­te­men­te, no to­do ha si­do ne­ga­ti­vo en la ho­ja de ser­vi­cios que pue­de mos­trar la ges­to­ra de Pi­lar Can­ce­la, que ocu­pó la si­lla va­cía de­ja­da por Bes­tei­ro. En un tiem­po ré­cord lo­gró or­ga­ni­zar con éxi­to unas pri­ma­rias, con un re­sul­ta­do acep­ta­do por to­dos, y vi­gi­ló mu­cho la ca­ja de cau­da­les pa­ra se­guir re­du­cien­do la abul­ta­da deu­da he­re­da­da de la eta­pa de Pa­chi Vázquez.

Sin au­to­ri­dad

En cam­bio, la ges­tión or­gá­ni­ca de Can­ce­la fue su­man­do un error tras otro. En reali­dad, no su­po ocu­par el es­pa­cio, tra­zar una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca ni im­po­ner una mí­ni­ma au­to­ri­dad so­bre el par­ti­do. Lle­ga­ron a pe­dir­le la di­mi­sión, sin que ocu­rrie­ra na­da. En el fon­do pue­de que Pi­lar Can­ce­la vi­vie­ra más có­mo­da en esa hue­ca ilu­sión ma­dri­le­ña de ser mi­nis­tra de Agri­cul­tu­ra en la som­bra, pa­pel que le otor­gó el ilu­sio­nis­ta Pe­dro Sán­chez, pues se tra­ta de un pues­to y de unas com­pe­ten­cias por las que no tie­ne que ren­dir cuen­tas a na­die.

Di­ri­gir el PS­deG tie­ne al­go más de com­ple­ji­dad que un mi­nis­te­rio inexis­ten­te. Es ver­dad que a quien fue nú­me­ro dos de Bes­tei­ro no le die­ron tre­gua, y qui­zás por ello su res­pues­ta fue que­dar quie­ta y no sig­ni­fi­car­se. Ra­zo­nes que aho­ra pue­den pe­sar en Fe­rraz pa­ra au­to­ri­zar su re­le­vo.

XOÁN A. SOLER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.