«La ver­dad que la gen­te es­tá lo­ca. No se me­re­cía lo que le hi­cie­ron»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

«Han ase­si­na­do a un ami­go mío. Le han cor­ta­do el cue­llo. Y creen que lle­va­ba va­rios días muer­to en su apar­ta­men­to. La ver­dad que la gen­te es­tá lo­ca. No se me­re­cía eso que le hi­cie­ron. Era un buen ami­go y una gran per­so­na». Con esas pa­la­bras se do­lía en Fa­ce­book An­drés San­tos Domínguez (San­ta Ma­ri­ña-Mu­xía, 1976) de la muer­te del ve­cino de Fis­te­rra Idi­lio Li­ñei­ro Mar­co­te, por la que aho­ra es­tá de­te­ni­do co­mo su­pues­to res­pon­sa­ble.

A Li­ñei­ro lo ha­bían en­con­tra­do de­go­lla­do días an­tes, el 15 de di­ciem­bre, en el pi­so que te­nía al­qui­la­do en la ca­lle Es­ca­se­las de Fis­te­rra, y no fue has­ta es­te miér­co­les por la ma­ña­na cuan­do se pro­du­jo la de­ten­ción de San­tos Domínguez, cu­ya vi­vien­da fa­mi­liar tam­bién re­gis­tra­ron.

Has­ta el mo­men­to es la úni­ca per­so­na lla­ma­da a de­cla­rar por su pre­sun­ta im­pli­ca­ción en los he­chos y, se­gún fuen­tes po­li­cia­les, no hay más gen­te re­la­cio­na­da, aun­que el ope­ra­ti­vo de la Guar­dia Ci­vil si­gue abier­to y el juz­ga­do de Cor­cu­bión, don­de se pre­su­me que ten­drá que com­pa­re­cer a lo lar­go de la jor­na­da de hoy, ha de­cre­ta­do el se­cre­to del su­ma­rio.

An­drés San­tos, que se de­di­ca a tra­ba­jos de hos­te­le­ría en las is­las Ba­lea­res, aun­que lle­va­ba un tiem­po re­si­dien­do en Mu­xía, tie­ne an­te­ce­den­tes por trá­fi­co de dro­gas, ro­bo y da­ños en dis­tin­tas cau­sas se­gui­das en los juz­ga­dos de Ma­llor­ca, pe­ro no fi­gu­ran en su his­to­rial de­li­tos de san­gre.

La re­la­ción con la víc­ti­ma la acre­di­tan sus pro­pias pa­la­bras, aun­que lo que pu­do con­du­cir a la Po­li­cía Ju­di­cial de A Coruña has­ta él pa­re­cen ser da­tos que lo si­túan en Fis­te­rra en las ho­ras en las que, se­gún los exá­me­nes

El de­te­ni­do por el cri­men de Fis­te­rra col­gó en Fa­ce­book men­sa­jes con­de­nan­do el ho­mi­ci­dio

fo­ren­ses, de­bió de co­me­ter­se el cri­men. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to la Guar­dia Ci­vil no ha fa­ci­li­ta­do in­for­ma­ción ofi­cial al­gu­na so­bre el mó­vil del cri­men ni so­bre el ar­ma o ar­mas ho­mi­ci­das, que se­gún los pri­me­ros in­di­cios son ob­je­tos que se en­con­tra­ban en la vi­vien­da de la víc­ti­ma.

Los in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­ja­ron en to­do mo­men­to con mo­ti­va­cio­nes re­la­cio­na­das con el trá­fi­co de dro­gas, ac­ti­vi­dad con la que se re­la­cio­na al de­te­ni­do, y que era la for­ma de vi­da de Li­ñei­ro, co­mo acre­di­tan nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios ve­ci­na­les y co­rro­bo­ran los pro­ce­sos ju­di­cia­les a los que tu­vo que en­fren­tar­se.

Lo que pa­só exac­ta­men­te en el in­te­rior del pi­so, que te­nía la puer­ta ce­rra­da y sin for­zar cuan­do en­con­tra­ron el cuer­po, si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta, aun­que sí es­tá cla­ro que el fis­te­rrán, que te­nía 39 años, fue ata­ca­do y le cla­va­ron al­gún ob­je­to en el cue­llo que aca­bó con su vi­da, en los días pre­vios a que fa­mi­lia y ami­gos lo echa­sen en fal­ta y se des­cu­brie­sen los he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.