El Su­pre­mo ab­suel­ve a un ve­cino de A Ba­ña con­de­na­do a 44 años por vio­lar a sus tres hi­jas­tras

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

Un ve­cino de A Ba­ña que lle­va­ba en la cár­cel des­de el 28 de no­viem­bre del 2014 por ha­ber vio­la­do du­ran­te años a sus tres hi­jas­tras sa­lió ayer de pri­sión con la sen­ten­cia del Su­pre­mo que lo ab­suel­ve de to­da cul­pa ba­jo el bra­zo. El fa­llo anu­la la con­de­na que le im­pu­so la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Coruña, que lo cas­ti­ga­ban na­da me­nos que a 44 años de pri­sión co­mo au­tor de tres de­li­tos con­ti­nua­dos con­tra la li­ber­tad se­xual. Y ade­más sus­pen­de la or­den de alejamiento que ha­bía res­pec­to a las víc­ti­mas. En­ton­ces el tri­bu­nal ha­bía con­si­de­ra­do pro­ba­do que es­te hom­bre de 47 años ha­bía es­ta­do abu­san­do du­ran­te los úl­ti­mos 11 de las tres hi­jas de su es­po­sa. Tam­bién fue acu­sa­do de mal­tra­tar y abu­sar de su mu­jer y de la úni­ca hi­ja que te­nían en co­mún, si bien fue ab­suel­to de ello al no ha­ber prue­bas su­fi­cien­tes.

«Tam­po­co las ha­bía pa­ra con­de­nar­lo por agre­dir a sus tres hi­jas­tras, pe­ro lo hi­cie­ron», la­men­ta Kost­ka Fer­nán­dez, el abo­ga­do del aho­ra li­be­ra­do. El le­tra­do co­ru­ñés re­cuer­da que fue la pro­pia sa­la de la Au­dien­cia Pro­vin­cial la que ad­mi­tía en su sen­ten­cia de oc­tu­bre del año pa­sa­do «la au­sen­cia de prue­bas con­clu­yen­tes». Por ese mo­ti­vo, ex­po­nía: «Es­ta­mos an­te una pon­de­ra­ción de cre­di­bi­li­da­des, en la que la sa­la, sin ig­no­rar la bue­na opi­nión que de él te­nían un buen nú­me­ro de per­so­nas, op­ta por la ver­sión da­da por las tres hi­jas de la es­po­sa del pro­ce­sa­do». Kost­ka Fer­nán­dez, que ya en el jui­cio ha­bía re­cor­da­do que la exes­po­sa de su clien­te de­nun­ció a su pri­mer ma­ri­do por he­chos si­mi­la­res y que lue­go se de­mos­tró que «to­do ha­bía si­do una men­ti­ra y de­nun­cia fal­sa», ta­cha tan­to a ella co­mo a sus hi­jas de «pro­fe­sio­na­les de la de­nun­cia». In­sis­tió mu­cho du­ran­te los días del jui­cio en que las víc­ti­mas lle­va­ban años pre­pa­ran­do sus de­cla­ra­cio­nes. La sen­ten­cia con­de­na­to­ria fue re­cu­rri­da en ca­sa­ción al Tri­bu­nal Su­pre­mo y ayer mis­mo es­te emi­tió un au­to en el que or­de­na­ba su in­me­dia­ta sa­li­da de pri­sión. No en­tran a va­lo­rar la cre­di­bi­li­dad de las víc­ti­mas, si es­tas min­tie­ron o no, sino que lo ab­suel­ve, bá­si­ca­men­te, por fal­ta de prue­bas só­li­das o con­clu­yen­tes.

En el fa­llo de la Au­dien­cia se de­cla­ra­ba pro­ba­do que el hom­bre con­vi­vió con su ex­mu­jer, con la que te­nía una hi­ja en co­mún, y sus tres hi­jas­tras, pri­me­ro en Ca­na­rias y lue­go en Ga­li­cia. «Se apro­ve­cha­ba de su con­di­ción de ca­be­za de fa­mi­lia y de la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de es­ta pa­ra do­ble­gar su vo­lun­tad e im­pe­dir que, de los he­chos por los que aho­ra ha si­do con­de­na­do, se en­te­ra­sen el res­to de los miem­bros». Tam­bién se de­cía que «el ini­cio de la con­duc­ta del pro­ce­sa­do es coin­ci­den­te con el mo­men­to en el que co­mien­za la pu­ber­tad de ca­da una de las víc­ti­mas». So­bre una de ellas, que con­ta­ba con 23 años en el mo­men­to de la de­nun­cia, se­ña­la que ini­ció los to­ca­mien­tos al po­co de vi­vir en Ga­li­cia, cuan­do ella te­nía 12 años. Idén­ti­ca edad que te­nían las otras dos víc­ti­mas cuan­do las vio­ló». Pe­ro el Su­pre­mo lo nie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.