La ley del si­len­cio ga­na en el Con­gre­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

El Con­gre­so de los Dipu­tados vi­vió ayer una jor­na­da his­tó­ri­ca. Por pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia, el po­der le­gis­la­ti­vo reuni­do en pleno re­cha­zó un de­cre­to ley pre­sen­ta­do por el Go­bierno sin que me­dia­ra un error en la vo­ta­ción. La au­sen­cia de pre­ce­den­tes obli­ga a con­si­de­rar lo su­ce­di­do co­mo un bal­dón pa­ra el Eje­cu­ti­vo, que de­be­ría ha­ber­se ase­gu­ra­do la ma­yo­ría an­tes de so­me­ter a vo­ta­ción el de­cre­to de la es­ti­ba. El mi­nis­tro de Fo­men­to, Íñi­go de la Ser­na, que ya de­bu­tó con el error ma­yúscu­lo de plan­tear un AVE de se­gun­da pa­ra Ga­li­cia, sa­le muy to­ca­do.

Di­cho es­to, el res­to de par­ti­dos no tie­nen mo­ti­vos pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­sos de lo que hi­cie­ron ayer. El re­cha­zo del Par­la­men­to a una nor­ma­ti­va que vie­ne im­pues­ta por la Unión Eu­ro­pea, ade­más de ser una ma­ni­fies­ta irres­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, no le sal­drá gra­tis a Es­pa­ña, en­fren­ta­da a una mul­ta de 23 mi­llo­nes de eu­ros, que se ve­rá in­cre­men­ta­da con otra de 134.107 eu­ros dia­rios des­de el mo­men­to, in­mi­nen­te, en el que el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Eu­ro­peo dic­te su se­gun­da sen­ten­cia so­bre el ca­so.

Es­pe­cial­men­te ig­no­mi­nio­sa es la ac­ti­tud de Ciu­da­da­nos, que des­pués de ha­ber ma­ni­fes­ta­do su dis­po­si­ción a apo­yar el de­cre­to se echó atrás en el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra no par­ti­ci­par de la de­rro­ta. Una ac­tua­ción que, da­da la na­tu­ra­le­za de la cues­tión, re­sul­ta aún más in­jus­ti­fi­ca­ble en un par­ti­do que se re­cla­ma li­be­ral. Lo irre­gu­lar de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los es­ti­ba­do­res res­pec­to a las del res­to de tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les es tan evi­den­te que no me­re­ce ar­gu­men­ta­ción. To­do el mun­do sa­be que es im­po­si­ble man­te­ner esa si­tua­ción sin vul­ne­rar la le­gis­la­ción eu­ro­pea, la igual­dad de de­re­chos y la li­bre com­pe­ten­cia.

Por eso re­sul­ta tam­bién ver­gon­zo­so el cla­mo­ro­so si­len­cio de una gran par­te de los opi­na­do­res de iz­quier­da en es­ta cues­tión y el res­pal­do de los sin­di­ca­tos a unos pri­vi­le­gios que aten­tan con­tra el de­re­cho de cual­quier tra­ba­ja­dor a op­tar a un empleo en con­di­cio­nes de igual­dad. «Eres mi her­mano, Char­ley, te­nías la obli­ga­ción de ve­lar por mí», le de­cía Bran­do a Rod Stei­ger en La ley del si­len­cio. So­lo el co­bar­de te­mor a ser se­ña­la­do des­de la iz­quier­da más ra­di­cal y el po­pu­lis­mo ex­pli­ca esa ac­ti­tud pu­si­lá­ni­me. No es mi ca­so. La ce­sión an­te un gre­mio que no ocul­ta su in­ten­ción de re­cu­rrir a la vio­len­cia y pa­ra­li­zar los puer­tos pa­ra man­te­ner sus pri­vi­le­gios — «la úni­ca for­ma de arre­glar­lo es re­ven­tan­do to­do lo que te­ne­mos ahí», di­jo el lí­der de la Coor­di­na­do­ra de Tra­ba­ja­do­res del Mar, An­to­lín Go­ya— no so­lo re­tra­ta a unos par­ti­dos so­me­ti­dos a la pre­sión del sin­di­ca­lis­mo cor­po­ra­ti­vis­ta más ra­di­cal, sino tam­bién la me­dio­cri­dad po­lí­ti­ca de unas fuer­zas par­la­men­ta­rias in­ca­pa­ces de an­te­po­ner el bien co­mún a su mie­do a la im­po­pu­la­ri­dad y a sus an­sias de de­bi­li­tar al Eje­cu­ti­vo, aun­que sea a cos­ta del in­te­rés de los es­pa­ño­les. Des­pués de lo su­ce­di­do ayer, el Go­bierno de­be­ría plan­tear­se se­ria­men­te si Ciu­da­da­nos es un so­cio fia­ble y si, en esas con­di­cio­nes, es más pru­den­te se­guir so­me­tien­do a Es­pa­ña a una si­tua­ción de ex­tre­ma ines­ta­bi­li­dad o con­vo­car nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.