Y co­lo­rín co­lo­ra­do, la le­gis­la­tu­ra...

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La de­rro­ta ayer del Go­bierno en la vo­ta­ción de con­va­li­da­ción del de­cre­to ley so­bre la es­ti­ba po­ne de re­lie­ve que, o mu­cho cam­bian las co­sas, o es­ta le­gis­la­tu­ra, he­ri­da de muer­te, es­tá a pun­to de ex­pi­rar. Lo su­ce­di­do en el Con­gre­so es más sig­ni­fi­ca­ti­vo de lo que po­dría pa­re­cer, a la vis­ta de dos he­chos esen­cia­les: que ¡des­de 1979! es la pri­me­ra vez que no se con­va­li­da un de­cre­to ley, y que esa nor­ma res­pon­dió a la ne­ce­si­dad de dar ur­gen­te cum­pli­mien­to a una sen­ten­cia eu­ro­pea pa­ra evi­tar el pa­go de una mul­ta mi­llo­na­ria, lo que pa­re­ce no ha­ber­les im­por­ta­do na­da a los 175 dipu­tados que se han de­sen­ten­di­do de la san­ción, co­mo si fue­ra a abo­nar­la el Eje­cu­ti­vo y no los es­pa­ño­les.

Es más que pro­ba­ble, sin em­bar­go, que al­gu­nos de quie­nes hoy se fro­tan las ma­nos por el que creen un éxi­to ro­tun­do —de­jar con el cu­lo al ai­re a Ra­joy an­te la UE— no sean cons­cien­tes, en su ce­gue­ra cor­to­pla­cis­ta, de la de­li­ca­dí­si­ma si­tua­ción en que el país po­dría que­dar si el Go­bierno op­ta­se por con­vo­car elec­cio­nes pa­ra la vuel­ta del ve­rano. Eso se­ría en un sis­te­ma par­la­men­ta­rio lo más cohe­ren­te con una de­rro­ta que anun­cia las que ven­drán si se em­pe­ñan el PSOE y Ciu­da­da­nos.

De ellos úni­ca­men­te de­pen­de que los co­mi­cios re­sul­ten fi­nal­men­te inevi­ta­bles, pe­se a que na­da se­ría peor pa­ra con­so­li­dar la sa­li­da de la cri­sis y la crea­ción de empleo que ir a elec­cio­nes den­tro de unos me­ses; y na­da co­mo ellas de­bi­li­ta­ría más la po­si­ción del Es­ta­do pa­ra ha­cer fren­te al mo­tín se­ce­sio­nis­ta de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas.

Sí, el mo­men­to que vi­ve Es­pa­ña es el peor ima­gi­na­ble pa­ra an­te­po­ner en cual­quier cir­cuns­tan­cia los in­tere­ses de par­ti­do a los in­tere­ses ge­ne­ra­les, que es lo que la vo­ta­ción de ayer pa­re­ce in­di­car que es­tán dis­pues­tos a ha­cer el PSOE y C’s. La di­rec­ción pro­vi­sio­nal so­cia­lis­ta, vol­ca­da en una gue­rra in­ter­na don­de to­do se su­bor­di­na a la vic­to­ria de Su­sa­na Díaz so­bre el hom­bre que más da­ño ha he­cho al par­ti­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das, no ce­de­rá un pal­mo de te­rreno aun sa­bien­do que es­tá pren­dien­do un in­cen­dio del que tam­bién el PSOE sal­dría achi­cha­rra­do. Ciu­da­da­nos, que cam­bia de dis­cur­so tan­to co­mo Ri­ve­ra de cor­ba­ta, va, asi­mis­mo, a la de­ri­va, con un lí­der in­ca­paz de dis­tin­guir en­tre la reali­dad y sus de­seos, la sen­sa­tez y sus ur­gen­cias. Con­ven­ci­do de que las elec­cio­nes po­drían aho­ra ha­cer­le ga­nar ¡me­dia do­ce­na más de dipu­tados!, a ese gran ob­je­ti­vo con­di­cio­na Ri­ve­ra el sen­ti­do del Es­ta­do del que tan­to le gus­ta pre­su­mir.

Ob­via­men­te, el PSOE y Ciu­da­da­nos tie­nen to­do el de­re­cho del mun­do a im­pe­dir go­ber­nar a quien no tie­ne apo­yo su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro no más que el que te­ne­mos los es­pa­ño­les a des­con­fiar pa­ra mu­cho tiem­po de la ma­ja­de­ría so­bre la que am­bos par­ti­dos han cons­trui­do gran par­te de su dis­cur­so más re­cien­te: que sin ma­yo­rías ab­so­lu­tas o cer­ca­nas a la mi­tad más uno del Con­gre­so fun­cio­na mu­cho me­jor la de­mo­cra­cia. ¡Ya se ve!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.