Que tu co­ra­zón te cu­re

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ha­ce muy po­co tiem­po un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res ca­na­dien­ses, li­de­ra­do por un jo­ven de cu­yos orí­ge­nes no pue­den ca­ber­nos mu­chas du­das a la vis­ta de sus ape­lli­dos —Ma­tías Álvarez Saa­ve­dra, se lla­ma—, hi­zo un des­cu­bri­mien­to que me pa­re­ce fas­ci­nan­te. Es­ta­ban es­tu­dian­do ra­to­nes que pa­de­cen una en­fer­me­dad ce­re­be­lo­sa, una ata­xia, que ha­ce que no sean ca­pa­ces de man­te­ner el equi­li­brio. Es­te ti­po de en­fer­me­da­des se re­la­cio­na con otras más co­no­ci­das, co­mo la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, por ejem­plo, y es­tán cau­sa­das por una de­ge­ne­ra­ción neu­ro­nal irre­ver­si­ble a día de hoy. Pues en esos ra­to­nes, la te­ra­pia más sim­ple que nos po­da­mos ima­gi­nar lo­gró lo que la me­di­ci­na más so­fis­ti­ca­da no ha con­se­gui­do has­ta aho­ra: el ejer­ci­cio fí­si­co ha­bi­tual in­du­cía efec­tos que mo­di­fi­ca­ban la ex­pre­sión ge­né­ti­ca de su en­fer­me­dad, re­vir­tien­do los sín­to­mas.

Es­tos ra­to­nes tie­nen una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de al­re­de­dor de un mes, se caen al in­ten­tar ca­mi­nar, tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra al­can­zar la co­mi­da… En fin, un drama. Pe­ro si se los po­nía a co­rrer de ma­ne­ra ha­bi­tual en una rue­da, sus sín­to­mas me­jo­ra­ban de ma­ne­ra que su ex­pec­ta­ti­va de vi­da pa­sa­ba a ser de ca­si un año (va­le, no es mu­cho, pe­ro es lo nor­mal en esa ra­za de ra­to­nes), su pe­so se nor­ma­li­za­ba y su mar­cha me­jo­ra­ba ra­di­cal­men­te. No se cu­ra­ban, pe­ro la di­fe­ren­cia era pas­mo­sa.

Des­de Aris­tó­te­les sa­be­mos que el ejer­ci­cio fí­si­co es una he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca muy va­lio­sa in­clu­so pa­ra en­fer­me­da­des men­ta­les, pe­ro nos fal­ta­ba sa­ber el pro­ce­so ín­ti­mo por el que ac­túa, y eso es una de las co­sas que es­te gru­po ha lo­gra­do des­en­tra­ñar. El ejer­ci­cio de­bía de pro­du­cir al­gu­na sus­tan­cia que al­can­za­ba a las neu­ro­nas y las es­ti­mu­la­ba pa­ra re­pa­rar­las, pe­ro ha­bía que en­con­trar­la. Y lo hi­cie­ron. Ha­lla­ron una pro­teí­na (un ti­po de fac­tor de cre­ci­mien­to) lla­ma­da VGF, que es ca­paz de ha­cer que las neu­ro­nas da­ña­das se re­pa­ren par­cial­men­te, me­jo­ran­do su fun­ción y cam­bian­do ra­di­cal­men­te los sín­to­mas de su en­fer­me­dad. Fal­ta­ba sa­ber de dón­de vie­ne, cla­ro. Aun­que al prin­ci­pio bus­ca­ron el ori­gen en el múscu­lo es­que­lé­ti­co de los ra­to­nes, la na­tu­ra­le­za les te­nía re­ser­va­da una sor­pre­sa: allí no ha­bía na­da. Si­guie­ron bus­can­do y —fan­tás­ti­ca ale­go­ría— lo en­con­tra­ron en el co­ra­zón de los ra­to­nes: su múscu­lo car­día­co pro­du­cía el VGF que lue­go lle­ga­ba has­ta el ce­re­be­lo y lo­gra­ba que las neu­ro­nas se re­pa­ra­sen. La ma­la no­ti­cia es que el efec­to del ejer­ci­cio des­apa­re­ce al de­jar de prac­ti­car­lo. Pe­ro la bue­na no­ti­cia es que a cual­quier edad po­de­mos en­tre­nar y me­jo­rar. Por su­pues­to, ya hay una em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca pre­pa­ran­do el fár­ma­co sin­té­ti­co que lo­gra ese efec­to, pe­ro es po­si­ble que no es­té al al­can­ce de to­do el mun­do, mien­tras que ha­cer ejer­ci­cio dia­ria­men­te, sí. Co­mo siem­pre, el pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces es más fá­cil to­mar­se una pas­ti­lla o re­ci­bir una in­yec­ción que ha­cer dos ho­ras dia­rias de ejer­ci­cio. Pe­ro ¿no es más bo­ni­to ha­cer que nues­tro co­ra­zón lo­gre que nues­tro ce­re­bro me­jo­re? En to­dos los as­pec­tos, me pa­re­ce que a nues­tra so­cie­dad le iría me­jor si lo hi­cié­ra­mos. A Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción amea­za no­va­men­te ao co­lec­ti­vo de mú­si­cos cun­ha par­ti­tu­ra de seu: un­has opo­si­cións res­trin­xi­das en for­ma de mar­cha pro­ce­sio­nal, pa­ra mu­si­car o pa­so do per­soal de se­cun­da­ria a con­ser­va­to­rios que a sen­ten­za do TSXG tom­bou. É a ver­sión con­tem­po­rá­nea dos clá­si­cos na re­la­ción mú­si­ca-Ad­mi­nis­tra­ción: es­ca­so in­tere­se po­la mú­si­ca.

Te­mos que con­se­guir que a Ad­mi­nis­tra­ción apos­te fir­me­men­te po­lo en­sino mu­si­cal en to­da a so­cie­da­de en xe­ral e nos dis­tin­tos ni­veis edu­ca­ti­vos en par­ti­cu­lar. Por iso, es­te pro­ble­ma que vén sin­co­pa­do, on­de a Xun­ta ac­túa a con­tra­tem­po, en­toan­do un­ha me­lo­día sen har­mo­ni­zar que obri­ga ao pro­fe­so­ra­do de Mú­si­ca —tan­to de se­cun­da­ria co­mo de con­ser­va­to­rios— a bai­lar ao seu son, non é a me­lo­día que pre­ci­sa es­te sis­te­ma.

Os mú­si­cos de­be­mos to­car­lles ou­tra mú­si­ca: a das opo­si­cións li­bres e con igual­da­de de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos e to­das, en con­tra do re­cor­te de ho­ras de Mú­si­ca no en­sino, po­lo dereito de quen apro­bou as opo­si­cións e non se lle ofre­ce pra­za nun cen­tro edu­ca­ti­vo.

Apoie­mos as xus­tas de­man­das do pro­fe­so­ra­do de mú­si­ca. Con­vi­de­mos á Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción a que re­fle­xio­ne e dei­xe que se­xan os mú­si­cos os que to­quen es­ta par­ti­tu­ra, que é po­lo ben da so­cie­da­de. Ve­ña, con­se­llei­ro, ghas­tas pis­ta? EMI­LIO ME­SÍAS FARÍAS. La na­ta­li­dad en Es­pa­ña es­tá a la ba­ja, pues a me­dia­dos de la dé­ca­da de los se­ten­ta te­nía­mos una me­dia de 3 hi­jos por mu­jer, pe­ro a prin­ci­pios del si­glo XXI la me­dia ha­bía caí­do a 1,2 hi­jos.

Se de­be­ría in­cen­ti­var la na­ta­li­dad con me­di­das de ayu­da y per­mi­sos com­par­ti­dos, así co­mo que la ma­dre pue­da vol­ver a su tra­ba­jo sin nin­gún pro­ble­ma. La po­bla­ción es ca­da vez más lon­ge­va, lo que con­lle­va que en el fu­tu­ro los gas­tos en pen­sio­nes y sa­ni­dad se van a mul­ti­pli­car. Ne­ce­si­ta­mos co­ti­zan­tes.

La in­mi­gra­ción con­tro­la­da con un in­ter­cam­bio de so­li­da­ri­dad po­dría ir en esa di­rec­ción, pues en Ga­li­cia te­ne­mos más de 1.500 al­deas aban­do­na­das don­de se po­drían ins­ta­lar fa­mi­lias que, con ayu­da de la Xun­ta, po­drían for­mar coope­ra­ti­vas de tra­ba­ja­do­res pa­ra man­te­ner­se. AN­DRÉS SAN­JUR­JO MAR­TÍ­NEZ.

BOU­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.