Rut­te bus­ca so­cios pa­ra go­ber­nar Ho­lan­da

El ga­na­dor de los co­mi­cios ad­mi­te que la bal­ca­ni­za­ción del nue­vo Par­la­men­to com­pli­ca los pactos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

«Vol­ver a unir a Ho­lan­da», es el co­me­ti­do que se ha pro­pues­to el ac­tual pri­mer mi­nis­tro Mark Rut­te, ven­ce­dor de las elec­cio­nes del miér­co­les. La ta­rea se­rá her­cú­lea por­que el re­cuen­to pre­li­mi­nar su­gie­re que la nue­va Twee­de Ka­mer se­rá la más he­te­ro­gé­nea de su his­to­ria. Has­ta 13 par­ti­dos con­ta­rán con re­pre­sen­ta­ción. Fuer­zas de to­do el es­pec­tro ideo­ló­gi­co, des­de eu­ró­fo­bos a cal­vi­nis­tas ra­di­ca­les o ani­ma­lis­tas, un cóc­tel di­fí­cil de com­bi­nar y po­co pro­pi­cio pa­ra la es­ta­bi­li­dad.

El VVD se­gui­rá sien­do la fuer­za do­mi­nan­te con 33 dipu­tados, ocho me­nos de los que con­si­guió en el 2012. Rut­te amor­ti­guó el des­gas­te de cua­tro años de re­for­mas eco­nó­mi­cas im­po­pu­la­res, car­gó el pe­so so­bre sus so­cios so­cial­de­mó­cra­tas, en­du­re­ció el dis­cur­so so­bre in­mi­gra­ción y se apro­ve­chó en el úl­ti­mo mi­nu­to de la po­lé­mi­ca con Tur­quía pa­ra ga­nar pun­tos. A los li­be­ra­les les si­gue el PVV. El xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders ara­ñó 20 es­ca­ños, cin­co más de los que te­nía: un re­sul­ta­do agri­dul­ce pa­ra quien as­pi­ra­ba a la vic­to­ria aren­gan­do a los vo­tan­tes con dis­cur­sos iden­ti­ta­rios e is­la­mó­fo­bos. Sus men­sa­jes fun­cio­na­ron en ciu­da­des co­mo Maas­tricht o Rot­ter­dam, pe­ro el pul­so pro­gre­sis­ta de la ca­pi­tal, Ams­ter­dam, emu­la­da por otras ciu­da­des co­mo Gro­nin­gen, apla­ca­ron su en­vi­te.

Em­pa­ta­dos a es­ca­ños (19), los de­mó­cra­tas cris­tia­nos de la CDA y los li­be­ra­les de cen­tro del D66 as­pi­ran a for­mar par­te del pró­xi­mo Go­bierno. Am­bos se han ali­men­ta­do de la pér­di­da de po­pu­la­ri­dad y la caí­da en des­gra­cia de al­gu­nos par­ti­dos tra­di­cio­na­les. El Par­ti­do So­cia­lis­ta (SP), pier­de un es­ca­ño y se que­da­rá en los 14, los mis­mos que co­se­chó el ca­ris­má- Wil­ders, a la iz­quier­da, y Rut­te se sen­ta­ron jun­tos en la pri­me­ra se­sión del Par­la­men­to tras los co­mi­cios del miér­co­les. ti­co lí­der de los ver­des, Jesse Klaver, ca­ta­pul­tan­do al Groe­nLinks a una po­si­ción cla­ve en el Par­la­men­to. ¿Al­guien echa en fal­ta a la so­cial­de­mo­cra­cia? El Pv­dA, que fue­ra se­gun­da fuer­za en las elec­cio­nes del 2012 con 38 dipu­tados, se hun­de en la sép­ti­ma po­si­ción con so­lo nue­ve es­ca­ños. Sus vo­tan­tes no per­do­nan los cua­tro años de com­pli­ci­dad con las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les de su so­cio, el

VVD de Rut­te. La fac­tu­ra en las ur­nas trae­rá con­se­cuen­cias du­ras pa­ra el par­ti­do y di­fi­cul­ta­rá las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar nue­va coa­li­ción. Con la piel en car­ne vi­va, el lí­der del par­ti­do, Lo­de­wijk Ass­cher, so­pe­sa re­nun­ciar y pa­sar a la oposición.

A par­tir de ahí se abre un aba­ni­co de pe­que­ños par­ti­dos que pue­den ser­vir de mu­le­ta pa­ra una coa­li­ción. Los cris­tia­nos con­ser­va­do­res

dis­pon­drán de cin­co asien­tos, los mis­mos que los ani­ma­lis­tas. Un es­ca­ño me­nos (4) ten­drá el par­ti­do de los pen­sio­nis­tas (50+), mano a mano con el de los di­si­den­tes so­cial­de­mó­cra­tas que con­cu­rrie­ron ba­jo la de­no­mi­na­ción de Denk (3 es­ca­ños) pa­ra de­fen­der la asi­mi­la­ción y no in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes. Cal­vi­nis­tas ra­di­ca­les del SGP (3 es­ca­ños) y an­ti­eu­ro­peos del FvD (2) cie­rran el co­lo­ri­do aba­ni­co.

Rut­te ten­drá en su mano la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar la for­ma­ción de una coa­li­ción. «Se­rá muy com­ple­jo», ase­gu­ró el li­be­ral quien no es­con­de su de­seo de for­mar un Eje­cu­ti­vo de cen­tro. Las cuen­tas le sa­len si con­ven­ce al CDA, D66 y la CU. Es­te úl­ti­mo, par­ti­do co­mo­dín, pue­de re­em­pla­zar­lo por los ver­des, el ma­lo­gra­do Pv­dA o una com­bi­na­ción de dos pe­que­ños. Fal­ta el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra em­pe­zar a ne­go­ciar y so­lo hay una op­ción que se des­car­ta: la alian­za con Wil­ders.

YVES HERMAN REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.