La UE es­ta­lla de jú­bi­lo y ve el ini­cio de una «pri­ma­ve­ra eu­ro­pea»

Los eu­ró­fo­bos del con­ti­nen­te guar­dan si­len­cio an­te el va­ra­pa­lo su­fri­do por su co­le­ga ho­lan­dés

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - C. PORTEIRO

Eu­fo­ria desata­da tras cer­ti­fi­car la de­rro­ta de los ex­tre­mis­tas. La UE res­pi­ra tran­qui­la des­pués de sor­tear su pri­mer obs­tácu­lo, el xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders. El Trump ho­lan­dés se­gui­rá por el mo­men­to fue­ra de jue­go y, aun­que to­da­vía que­dan por de­lan­te dos ci­tas más con las ur­nas en Fran­cia y Ale­ma­nia en las que se me­di­rá la re­sis­ten­cia de la UE al po­pu­lis­mo de ul­tra­de­re­cha, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean Clau­de Junc­ker, se mues­tra es­pe­ran­za­do con es­ta pri­me­ra vic­to­ria. «Es un vo­to pa­ra Eu­ro­pa y un vo­to con­tra los ex­tre­mis­tas. Una ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos», ma­ni­fes­tó en la car­ta de fe­li­ci­ta­ción que en­vió al pri­mer mi­nis­tro, Mark Rut­te, al que le de­di­ca un co­ra­zón al tér­mino de la mi­si­va, ges­tos que re­ga­la el lu­xem­bur­gués cuan­do le em­bar­ga el buen hu­mor. En Bruselas se res­pi­ra un cau­to op­ti­mis­mo. En sus cuar­te­les es­pe­ran que la «pri­ma­ve­ra pa­trió­ti­ca» se trans­for­me en «pri­ma­ve­ra eu­ro­pea», la apues­ta en fir­me por «una so­cie­dad li­bre, to­le­ran­te y prós­pe­ra».

«Ho­lan­da, eres una cam­peo­na», pro­cla­mó el equi­po de An­ge­la Mer­kel a los ho­lan­de­ses, elo­gian­do la mo­vi­li­za­ción ma­si­va del elec­to­ra­do (80%) que lo­gró, a pe­sar de la enor­me frag­men­ta­ción del vo­to, le­van­tar un di­que de con­ten­ción pa­ra fre­nar a Wil­ders. El pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, sa­be que su país se la ju­ga­rá en la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les el pró­xi­mo ma­yo. Los son­deos au­gu­ran que el Fren- te Na­cio­nal de Le Pen lle­ga­rá a los co­mi­cios en ca­be­za. «Los va­lo­res de aper­tu­ra, res­pe­to a los de­más y fe en el fu­tu­ro de Eu­ro­pa es la úni­ca y ver­da­de­ra res­pues­ta a los im­pul­sos na­cio­na­lis­tas y el re­plie­gue que es­tá sa­cu­dien­do al mun­do», ma­ni­fes­tó el ga­lo tras ce­le­brar la de­rro­ta de los eu­ró­fo­bos. El pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Pao­lo Gen­ti­lo­ni, que tam­bién bre­ga en su país con mo­vi­mien­tos ul­tra­de­re­chis­tas co­mo la Li­ga Nor­te y po­pu­lis­tas co­mo el Mo­vi­mien­to 5 Estrellas, se mos­tró sa­tis­fe­cho por el «no al ne­xit (sa­li­da de Ho­lan­da de la UE)», que pro­po­nía Wil­ders.

La ale­gría po­dría du­rar po­co si Bruselas y los Go­bier­nos na­cio­na­les des­cui­dan los mo­ti­vos por los que los ciu­da­da­nos cas­ti­gan con su vo­to en cuan­to tie­nen opor­tu­ni­dad: bre­cha am­plia de de­sigual­dad, des­pro­tec­ción, in­cer­ti­dum­bre la­bo­ral y pé­si­ma ges­tión mi­gra­to­ria. Po­co le va a im­por­tar a un fran­cés o un ale­mán lo que ha­yan vo­ta­do sus pa­res ho­lan­de­ses. La de­re­cha an­ti­eu­ro­pea ha per­di­do una ba­ta­lla, pe­ro si­gue dis­pues­ta a lu­char pa­ra ga­nar la gue­rra que le ha de­cla­ra­do a la UE. El si­len­cio que guar­da­ron ayer sus pa­la­di­nes, co­mo que­rien­do ol­vi­dar una ma­la no­che, con­tras­ta con el hos­ti­ga­mien­to per­pe­tuo que afli­gen a los eu­ro­peís­tas en ca­da una de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes.

El jol­go­rio ge­ne­ra­li­za­do que desata­ron tras el re­fe­ren­do del brexit o la vic­to­ria de Trump que­dó apa­ci­gua­do tras ver frus­tra­das sus es­pe­ran­zas de ases­tar otro gol­pe. So­lo la lí­der del AfD ale­mán, Frau­ke Petry, sa­lió en de­fen­sa de Wil­ders. «Es el ga­na­dor de las elec­cio­nes aun­que los me­dios no lo quie­ran asu­mir. El VVD del pri­mer mi­nis­tro ha per­di­do una cuar­ta par­te de los es­ca­ños y los so­cial­de­mó­cra­tas tres cuar­tas par­tes mien­tras que el PVV ha ga­na­do ca­si un ter­cio», in­di­có, ig­no­ran­do que el re­sul­ta­do es peor que el ob­te­ni­do en el 2010. Dos mu­je­res ex­te­rio­ri­zan su ale­gría en Berlín.

FA­BRI­ZIO BENSCH REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.