Mer­kel res­pal­da a Ma­cron co­mo el me­jor an­tí­do­to con­tra Le Pen

Hoy se reúne con Trump for­ta­le­ci­da por la de­rro­ta de Wil­ders

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PATRICIA BAELO

«Fue un buen día pa­ra la de­mo­cra­cia». Así se re­fi­rió ayer la can­ci­ller ale­ma­na a la vic­to­ria de Mark Rut­te en Ho­lan­da y, so­bre to­do, a la de­rro­ta de Geert Wil­ders. «Una cla­ra se­ñal», di­jo ali­via­da An­ge­la Mer­kel, que tie­ne en ca­sa a su pro­pia bes­tia ne­gra: la xe­nó­fo­ba AfD. Po­co des­pués, la je­fa del Go­bierno ale­mán re­ci­bía con en­tu­sias­mo a Em­ma­nuel Ma­cron, cons­cien­te de que los son­deos pro­nos­ti­can que el can­di­da­to in­de­pen­dien­te se im­pon­drá a la ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen en la se­gun­da ron­da de las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas.

Fue un en­cuen­tro a puer­ta ce­rra­da pe­ro car­ga­do de sim­bo­lis­mo, ya que el ac­tual fa­vo­ri­to a la ca­rre­ra por el Elí­seo re­ci­bía un fuer­te es­pal­da­ra­zo de Mer­kel, que so­lo tie­ne una idea en men­te: cual­quie­ra me­nos Le Pen. Por eso mis­mo in­vi­tó a Fra­nçois Fi­llon a pre­sen­tar su pro­gra­ma en Berlín el pa­sa­do enero, cuan­do el con­ser­va­dor ga­lo aún no ha­bía si­do impu­tado por co­rrup­ción, y a pe­sar de las di­ver­gen­cias que exis­ten en­tre am­bos en asun­tos co­mo la agen­da mi­gra­to­ria o la pos­tu­ra que de­be adop­tar la UE fren­te a Ru­sia. Con Ma­cron, en cam­bio, to­do son «coin­ci­den­cias», ad­mi­tía el po­lí­ti­co fran­cés, a quien los dipu­tados ale­ma­nes de to­das las ver­tien­tes con­si­de­ran ya co­mo el per­fec­to an­tí­do­to eu­ro­peís­ta con­tra la ul­tra­de­re­cha.

De­fen­sa de Eu­ro­pa

Trans­mi­tir el pa­pel pre­pon­de­ran­te de la Unión Eu­ro­pea se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Mer­kel, y así se lo ha­rá sa­ber a Do­nald Trump en el en­cuen­tro que am­bos man­da­ta­rios man­ten­drán hoy en EE.UU., ini­cial­men­te pre­vis­to pa­ra el mar­tes. La fuer­te tor­men­ta de nie­ve que su­pu­so un con­tra­tiem­po pa­ra Mer­kel, al obli­gar­la a ba­jar del avión en el úl­ti­mo mi­nu­to, se con­vier­te hoy en una ba­za a su fa­vor. Y es que la da­ma de hie­rro ate­rri­za en Was­hing­ton con el sen­ti­mien­to eu­ro­peís­ta más avi­va­do que nun­ca, una vez que se han di­suel­to los te­mo­res por un po­si­ble ne­xit en Ho­lan­da.

Em­po­de­ra­da, pre­ten­de ade­más sub­ra­yar la im­por­tan­cia de las in­ver­sio­nes ale­ma­nas en Es­ta­dos Uni­dos, que ge­ne­ran unos 224.000 mi­llo­nes de eu­ros, así co­mo de­jar cla­ro su re­cha­zo a cual­quier ti­po de dis­cri­mi­na­ción ha­cia sus em­pre­sas, des­pués de que Trump ame­na­za­ra con im­po­ner­les aran­ce­les adi­cio­na­les. De ahí que con Mer­kel via­jen re­pre­sen­tan­tes de gran­des com­pa­ñías ale- ma­nas co­mo Sie­mens o BMW.

Eso sí, a sa­bien­das de que la re­la­ción bi­la­te­ral es­té de ca­pa caí­da, la can­ci­ller ale­ma­na bus­ca asi­mis­mo res­ta­ble­cer la con­fian­za con el pre­si­den­te de EE.UU. en su pri­mer ca­ra a ca­ra, tras va­rias con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas que so­lo sir­vie­ron pa­ra acen­tuar sus di­fe­ren­cias. Pa­ra ello, de­fen­de­rá la co­mu­ni­ca­ción tras­atlán­ti­ca y le pre­sen­ta­rá el bo­rra­dor de los pre­su­pues­tos ale­ma­nes pa­ra el 2018, que con­tem­plan un in­cre­men­to del gas­to en De­fen­sa, tal y co­mo de­man­da Trump. Un 1,23 % del PIB, aún le­jos del 2 % pro­me­ti­do. Pe­ro, co­mo di­jo el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, la cla­ve es el «men­sa­je» que se en­vía con la su­bi­da y no «la ci­fra de­trás de la co­ma». Ma­cron se de­jó fo­to­gra­fiar tras ha­blar con Mer­kel.

F. BENSCH REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.